FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

30/08/2009

La gripe, el calor y la recesión mataron la temporada invernal ’09

Con el “veranito” de esta semana, los fabricantes de ropa y calzado dieron por terminada la temporada invernal, con caídas de ventas de hasta 20%. Sólo las ofertas permitieron rotar stocks, pero los fabricantes y comerciantes sienten que deben romper esa inercia. Por Matías Barbeira Las altas temperaturas del mes de agosto adelantaron la muerte […]

Con el “veranito” de esta semana, los fabricantes de ropa y calzado dieron por terminada la temporada invernal, con caídas de ventas de hasta 20%. Sólo las ofertas permitieron rotar stocks, pero los fabricantes y comerciantes sienten que deben romper esa inercia.

SALE. Los fabricantes quieren volver de la “oferta permanente”.
SALE. Los fabricantes quieren volver de la “oferta permanente”.

Por Matías Barbeira

Las altas temperaturas del mes de agosto adelantaron la muerte de una de las temporadas de invierno más difíciles que recuerde el sector de la indumentaria. Con caídas en ventas de hasta el 20%, según el rubro, empresarios consultados por PERFIL coincidieron en un diagnóstico negativo de su actividad en el último semestre, alcanzada de lleno por la crisis financiera, la epidemia de Gripe A (H1N1) y la tendencia de los consumidores a priorizar los descuentos y promociones.

“Esta fue una temporada perdida”, sentenció Teddy Karagozian, CEO de la hilandería TN&Platex, una de las empresas nacionales más importantes del sector. “La demanda de los productos textiles bajó 20%, a lo cual se agregó el problema de la caída de precios por acumulación de stocks: vendimos menos y por menor valor”, relató el empresario.

El diagnóstico de Karagozian es compartido por la empresa Cheek, dueña de las marcas Cheeky, Cómo quieres que te quiera y Patisserie, orientadas al segmento infantil y juvenil.

“Para nosotros, la caída fue del 6%, porque aprovechamos nuestro buen posicionamiento en el mercado y sufrimos menos en cuanto a caída de volúmenes de venta, pero lo pagamos por el lado de la rentabilidad, que fue casi nula”, señaló a este diario Héctor Borrell, gerente comercial de la compañía.

En un mercado en problemas, los precios encontraron la demanda muy por debajo de las pretensiones de los fabricantes y comerciantes, según explicó Borrell. “En la temporada invierno el mercado traccionó por promociones, el público se ha acostumbrado a comprar a un precio que nos ayuda a liquidar stocks pero que no nos otorga rentabilidad. El gran desafío para la próxima temporada es recuperar el precio”, concluyó el ejecutivo de Cheek.

Karagozian coincide con Borrell, pero agrega un factor a esa imposibilidad de encontrar un precio útil para los fabricantes y a la vez accesible para los consumidores.

“En la estructura de costos de los comercios, el crecimiento previo a la crisis generó una suba desmedida de alquileres, lo que impide que los comerciantes puedan pagar un precio razonable por los productos, al tiempo que lleva los valores de las prendas a un nivel que es un verdadero robo”, explica el CEO de TN&Platex.

Optimismo. A pesar del consenso respecto a una temporada invernal complicada, distintos empresarios del sector coincidieron también en pronosticar una buena temporada de verano.

“En este año y medio de crisis, comerciantes y fabricantes fueron muy cautelosos, prefirieron quedarse sin stock antes que acumularlo”, opinó Héctor Sellaro, presidente de la Cámara de la Industria del Calzado.

“Así, no se rompieron las cadenas de pagos y los comercios tienen sus stocks en cero para el verano, y con los límites a las importaciones nos va a tocar a nosotros proveerlos”, agregó Sellaro.

El peso del turismo
Una rareza dentro del sector de indumentaria y accesorios es el caso de la marroquinería. Durante este inverno 2009, jaqueado por epidemias, crisis y caída del turismo internacional, una línea muy clara separa a ganadores y perdedores. Según el presidente de la Cámara de Manufacturas del Cuero y Afines, Raúl Zylbersztein, el último semestre fue muy positivo para los fabricantes dedicados al consumo interno, a la vez que desastroso para los productores orientados al turismo y la exportación.

“Las fábricas dedicadas al mercado interno y con productos más populares, como mochilas escolares y carteras vinílicas, han aumentado su producción, a pesar de que los locales que comercializan sus productos vieron caer sus ventas”, aseguró Zylberszstein ante la consulta de PERFIL. “Parece contradictorio, pero con el cierre de las importaciones, tuvieron que cubrir parte de la demanda que antes era cubierta con importados”, señaló.

“Pero los productores de artículos de cuero y otros productos suntuarios –como yo– hemos padecido mucho más la crisis internacional y la gripe A, porque pegaron muy fuerte en el turismo y el exterior. Cerramos la temporada con dos realidades distintas”, concluyó el industrial.

* Diario Perfil

Archivado en: , , , ,

 

 

Expertos