FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

08/09/2009

Argentina, lejos de los países más competitivos del mundo

El informe de competitividad del Foro Económico Mundial ubicó al país 85 de 133 países. Chile es el más competitivo de la región y Brasil quedó 56. Suiza y Estados Unidos siguen al tope. Vea la calificación que recibió cada rubro de análisis en Argentina. Argentina rubro por rubro Los mejor y peor calificado por […]

El informe de competitividad del Foro Económico Mundial ubicó al país 85 de 133 países. Chile es el más competitivo de la región y Brasil quedó 56. Suiza y Estados Unidos siguen al tope. Vea la calificación que recibió cada rubro de análisis en Argentina.

informe_competitividad
El informe de competitividad 2009/2010 que elabora anualmente el Foro Económico Mundial (WEF) ubica a la Argentina en el puesto 85 respecto a 133 países evaluados. El análisis califica al desempeño nacional como “desepcionante” dadas las cualidades competitivas del país. La competitividad argentina escaló 3 niveles en el último año.

En el primer puesto quedó Suiza, seguida por Estados Unidos, Singapur, Suecia y Dinamarca. En el ámbito latinoamericano Chile tuvo el mejor desempeño con el 30º puesto, seguida por Puerto Rico (42) y Barbados (44). Brasil obtuvo el puesto 56 escalando 8 posiciones.

El trabajo fue dado a conocer hoy en Suiza  (como novedad, Estados Unidos quedó en segundo nivel) y mide 12 variables económicas en cada nación. Según el Foro Ecómico, la encuesta que se desarrolló en Argentina sobre los 15 factores problemáticos que dificultan los negocios midió:

  1. Inestabilidad política, 20,1%
  2. Acceso al financiamiento, 17,1%
  3. Corrupción, 15%
  4. Inflación, 9,4%
  5. Regulaciones laborales, 8,6%
  6. Ineficiencia de la burogracia estatal, 7,9%
D
COMPETITIVIDAD MUNDIAL. Fuente: Foro Económico Mundial - Informe 2009/2010

Argentina rubro por rubro
Los mejor y peor calificado por el Foro en cada segmento de competitividad argentina.

1. Instituciones
Mejor: Costos del terrorismo
Peor: Confianza pública en los políticos

2. Infraestructura
Mejor: Asientos disponibles por kilómetro
Peor: Calidad de aeropuertos

3. Estabilidad macroeconómica
Mejor: Superávit fiscal y ahorro nacional
Peor: Tasas de interés

4. Salud y educación primaria
Mejor: Tasa de escolaridad y expectativa de vida
Peor: Calidad de la educación primaria

5. Educación superior y entrenamiento laboral
Mejor: Tasa de estudiantes terciarios y manejo de escuelas
Peor: Calidad de la enseñanza de matemáticas y ciencia

6. Eficiencia del mercado de bienes
Mejor: Sofisticación de los compradores
Peor: Extensión de los impuestos

7. Eficiencia del mercado laboral
Mejor: Dependencia del management profesional
Peor: Eficiencia en la determinación del salarios

8. Sofiticación del mercado financiero
Mejor: Fortaleza en la proyección de inversiones
Peor: Restricciones en el acceso al crédito y al flujo de capitales

9. Tecnología
Mejor: Cantidad de suscriptos a telefonía celular e Internet
Peor: Transferencia tecnológica

10. Tamaño del mercado
Mejor: Tamaño del mercado doméstico y extranjero
Peor: [No registra]

11. Sofisticación en los negocios
Mejor: Extención del mercadeo
Peor: Ventajas competitivas

12. Innovación
Mejor: Patentes
Peor: Adquisición de tecnología avanzada por parte del Gobierno

En Argentina el centro de estudio de negocios IAE-Universidad Autral fue el consultor asociado del Foro Económico para realizar el análisis local.

8/9/2009

Archivado en:

 

 

3 pensamientos en “Argentina, lejos de los países más competitivos del mundo”

  1. HUIR HACIA LA CALIDAD

    En uno de los capítulos de la serie Cosmos, Carl Sagan mostraba el siguiente ejemplo sobre ‘Selección artificial’:
    “En una zona costera de Japón existía una especie de cangrejos con dibujos en su caparazón, entre ellos uno similar a la efigie del Emperador. Dado el temor de los pescadores ante la citada efigie que los llevaba a devolverlos al mar, estos cangrejos prosperaron más que los otros y con el tiempo prevalecieron”.

    El incremento de individuos con características perjudiciales para la sociedad se podría atribuir a las siguientes causas:

    – Las personas con valores morales destacados son consideradas ‘inadaptados sociales’, románticos, inconvenientes o peligrosos.
    – Al elegir personas para una tarea no se consideran preferentemente a idóneos y talentosos. Se priorizan edad, aspecto físico, compromisos previos, familiaridad, obsecuencia, “amiguismo o acomodos”. Se cubren puestos ignorando antiguedad, méritos, experiencia, escalafón o profesión afín. Según la conveniencia, se acepta sin discusión a intolerantes, fanáticos, inmorales o violentos.
    – Se opta despreocupadamente por líderes o políticos sin conocer sus estudios, antecedentes, trayectoria, valores, patrimonio ni sus propuestas detalladas.
    – Pese a la amplia legislación existente, las leyes no se cumplen ni se exigen ni se sanciona su incumplimiento.
    – Por falta de exigencia, nuestros colegios y universidades habilitan a jóvenes cuya preparación es cada vez más insuficiente. También y pese a ser obligatorio, muchos menores no estudian.
    – Por baja demanda o reconocimiento ciertos oficios y profesiones se encuentran en peligro de extinción.
    – Por temor, desidia, indiferencia o comodidad aceptamos atropellos, abusos, incumplimientos, mentiras y otros fraudes.

    Por otro lado, el avance del conocimiento y la tecnología requiere de individuos, profesionales y líderes cada vez más dotados para desempeñarse adecuadamente en un mundo globalizado y con mayores exigencias. La Excelencia es un atributo apreciado y reconocido en todos los ambientes profesionales para alcanzar logros superiores. Pero, para que la Excelencia se imponga debe anhelarlo la mayoría.
    Si continuamos ignorando o postergando a honestos, idóneos y talentosos. Si seguimos tolerando a inmorales, mediocres, corruptos y otros, la decadencia será inexorable e irreversible.
    Mas que huir hacia adelante, es vital y urge ‘huir hacia la calidad’.

    Decía Franklin: “Lo único que se necesita para que el mal triunfe es que las personas buenas no hagan nada”.
    Decía Groucho Marx: “El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla, está hecho”.

  2. No se llega a la competitividad redistribuyendo sino motivando al que rinde menos para que acelere su paso y alcance a los más rápidos. Para triunfar, el único método válido es trabajar más o trabajar mejor, y no esperar que otros nos den lo que ganan; no existe ninguna obligación moral o legal de “redistribuir” lo que uno se gana con su esfuerzo. La redistribución es, en todo caso, caridad, y depende de cada uno, pero no se puede formar una nación sobre la base de esperar que otros hagan el esfuerzo que cada uno debe hacer por sí mismo.

  3. El fin último, el principal y mas importante de la actividad politica es proteger los derechos constitucionales de los ciudadanos y si esto no se respeta, todo lo demas que pueda ofrecer un politico, no debe ser considerado: simplemente, como politico, es alguien que YA NO SIRVE. Hay errores que definen a un politico para toda su carrera. Uno de estos errores, fue la reestructuración del 2005 que dejó u$s 30.000 millones todavía sin acuerdo de pagarles y luego fue el caso de ROBO de los depositos previsionales de las AFJP. Si un politico es capaz de hacer estas cosas, todo es posible, porque robarle el capital a alguien con nombre y apellido marca una linea divisoria entre una persona decente y una totalmente irresponsable. Alberto Fernández, Felipe Solá, Sergio Massa, Daniel Scioli, el Lole Reuteman son, entre otros, politicos argentinos que actuan como inimputables, como si ellos no hubieran apoyado a los Kirchner en esos errores sin retorno y pretenden que la población no lo tome en cuenta, al igual que hace nuestro obsecuente periodismo…

Los comentarios están cerrados.