FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Mercados

10/09/2009

General Motors se desprende de Opel después de 80 años

La automotriz estadounidense aceptó finalmente este jueves ceder al grupo canadiense Magna el control de su marca alemana Opel. La filial alemana había sido el eje de su desarrollo en Europa. General Motors (GM) anunció su decisión de vender el 55% de sus filiales europeas Opel y Vauxhall a Magna, asociado al ruso Sberbank, pero […]

La automotriz estadounidense aceptó finalmente este jueves ceder al grupo canadiense Magna el control de su marca alemana Opel. La filial alemana había sido el eje de su desarrollo en Europa.

GM. Dejará de ser accionista mayoritario de Opel.
GM. Dejará de ser accionista mayoritario de Opel.

General Motors (GM) anunció su decisión de vender el 55% de sus filiales europeas Opel y Vauxhall a Magna, asociado al ruso Sberbank, pero conservará el 35% y ofrecerá el 10% a los empleados.

Este giro es histórico, tanto para los empleados de Opel como para GM que había integrado la marca alemana y le había confiado uno de sus grandes centros de investigación y desarrollo en el mundo, especializado entre otras cosas en los motores. Cuando GM adquiere durante la Gran Depresión de 1929 la fábrica creada por Adam Opel en 1862, esta última fabricaba más que nada bicicletas, sector en el que reivindicaba el primer lugar en el mundo, y máquinas de coser.

Los nuevos prevén el traslado parcial de la producción de su planta de Zaragoza (norte de España) a Alemania, reveló este jueves el vicepresidente de General Motors (GM), John Smith.

En mayo pasado Magna firmó una carta de intención con GM. Así se acordó que el Estado alemán otorgue a Open un préstamo de € 1.500 millones para asegurar la superviviencia financiera de la firma hasta alcanzar un nuevo contrato.

Historia de Open

Opel se había lanzado en la producción de automóviles en 1898. En 1906 causó gran sensación la salida de sus talleres del automóvil número 1.000. Luego Opel se convirtió en la proveedora de la corte del emperador Guillermo II.

Pero, sobre todo, son los pequeños modelos producidos por el constructor lo que aseguran su éxito. General Motors, que vio en Opel la marca faro para su extensión en Europa, concentró su producción únicamente en los automóviles. Con los estadounidenses la producción en serie se impuso rápidamente. El “Kadett”, pequeño modelo familiar, se convirtió en el más vendido.

Durante la guerra, Opel produjo principalmente camiones “Blitz” para el ejército. Luego de 1945, los aliados la obligaron a concentrarse en la producción de heladeras. Recién a principios de la década de 1950 se abocó nuevamente a la producción de vehículos.

Doce años después se comercializó una nueva versión del “Kadett”, alternativa al “escarabajo” de Volkswagen y destinada también a la mayor cantidad de gente posible. El comienzo de la década de 1970 son los años de oro para Opel, que conquistó el 20% del mercado alemán. Pero Volkswagen puso fin a su dominio lanzando su pequeño vehículo familiar, el Golf. Opel no se recuperó nunca.

Su diversificación en la alta gama, con Omega, e incluso los vehículos deportivos, con Tigra, fracasó. Los problemas de calidad afectaron su reputación. En 2001, afectada por su casa matriz, fue sometida a una ruda reestructuración. Logró alzar la cabeza por fuera del agua principalmente por dos pequeños modelos: el Corsa y el Astra. Pero en los últimos meses, el constructor tuvo algunos éxitos, entre otros con el nuevo modelo Insignia, designado como el auto europeo del año 2009, y presentando en el último salón del automóvil en Ginebra su vehículo eléctric.

10/9/2009

Archivado en: , , ,