FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Opinión

18/09/2009

Las huellas detrás del derrumbe financiero en Nueva York

Análisis. Por Pablo Calvi * | Octubre de 2008 fue un mes soleado y caluroso, quieto. Lehman Brothers acababa de desplomarse y 2009 ya se anticipaba como un año difícil para Nueva York. Por aquellos días todavía buscaba departamento en Williamsburg, una de las zonas más hipeadas de Brooklyn. Con mi mujer salíamos prácticamente todos […]

pablocalviAnálisis. Por Pablo Calvi * |

Octubre de 2008 fue un mes soleado y caluroso, quieto. Lehman Brothers acababa de desplomarse y 2009 ya se anticipaba como un año difícil para Nueva York. Por aquellos días todavía buscaba departamento en Williamsburg, una de las zonas más hipeadas de Brooklyn. Con mi mujer salíamos prácticamente todos los fines de semana en una metódica recorrida a pie, desde el McCarren Park hasta la North 6, metiéndonos a visitar una a una las oficinas de ventas tanto de grandes torres como de pequeños desarrollos, un total de casi 180 nuevos emprendimientos inmobiliarios en una zona que no supera los cuatro kilómetros cuadrados.

Con el boom inmobiliario y lo prohibitivo de los precios en Manhattan, Williamsburg se había convertido en la primera opción para jóvenes profesionales, brokers y emprendedores que quisieran mantenerse a pocas estaciones de Wall Street. Y, claro, durante casi siete años el barrio fue la meca para las empresas inmobiliarias en la ciudad.

Fueron realmente pocos los que anticiparon lo que se venía. Hunter Frick, ejecutivo de ventas de Halstead Properties, posiblemente la mayor de las inmobiliarias neoyorquinas, me decía por entonces que el panorama no estaba tan mal. Steelworks, un condominio de súper lujo que bajo el ala de la empresa recién comenzaba a buscar compradores, parecía marchar viento en popa. “Nueva York es la última en caer y la primera en levantarse”, se ufanaba Frick, espantándome las preguntas como pájaros mal agüero. ? A pesar de que hay mucha oferta en la zona, acá en Williamsburg hay muchísimo movimiento, es casi toda gente de Wall Street la que viene a preguntar?. En Steelworks, un dos ambientes no bajaba de los U$S 700.000, 20% de anticipo y el resto financiado a 20 o 30 años. Curiosamente, el número no parecía tan alto si se lo comparaba con lo que costaban algunas propiedades similares en Manhattan.

WALL STREET. En octubre de 2008 se perdieron 16.000 empleos en el centro financiero de Nueva York.
WALL STREET. En octubre de 2008 se perdieron 16.000 empleos en el centro financiero.

Creo que nos dimos cuenta que la ciudad había recibido el tiro de gracia casi 2 meses después de la caída de Lehman. A fines de octubre, el buró de estadísticas laborales de Nueva York reportó una pérdida de 16.000 puestos de trabajo sólo en Wall Street. Para dar una idea del impacto, un empleado automotriz en Detroit gana un promedio de entre 50.000 y 75.000 dólares anuales. En Wall Street, las primas anuales promedio representan casi 10 veces más, entre 600.000 y 700.000 dólares. Ya para noviembre, Wall Street había despedido a más de 100.000 empleados. Sus sueldos, cientos de miles de millones de dólares, dejaban de fluir no sólo hacia el negocio inmobiliario, sino hacia incontables restaurantes de alta gama, tiendas de ropa, cines, concesionarias de automóviles, empresas de turismo y todas las diferentes industrias pequeñas y medianas que se mueven en la ciudad. El golpe, sin dudas, fue tremendo.

Con mi mujer dejamos de buscar departamento en noviembre. Y no fuimos los únicos. Hoy Steelworks sigue allí, en proyecto. Las ofertas jamás llegaron y la construcción se detuvo antes de comenzar. Desde hace meses Halstead negocia con los inversores una nueva opción, crear condominios ultrabaratos para alquiler, aunque su futuro es incierto.

A un año de su comienzo, sin embargo, la crisis parece haber comenzado a amainar. Wall Street viene de dos meses espléndidos y algunos economistas ya dicen ver la luz al final del túnel. Varios incluso se animan a salir de compras otra vez y hasta los precios de las propiedades, que tocaron su piso en febrero, han comenzado a recuperarse.

Claro, a muchos de los que vivimos por aquí nos va a resultar difícil olvidar que en algún momento pisamos el borde del abismo. Pero, es verdad, Nueva York siempre es la primera en levantarse. Aunque eso sí, todavía le falta un buen rato para volver a caminar.

* Periodista, colaborador de New York Daily News. Master en Periodismo de la Universidad de Columbia. Ganador del premio Pulitzer Travelling Fellowship.

Archivado en: ,

 

 

4 pensamientos en “Las huellas detrás del derrumbe financiero en Nueva York”

  1. maganifico el comentario de Pablo y es real. Yo no creo que se haya recuperado nada , y menos en los que trabajamos en dependencia sin credito y luego que se llevaron nuestros ahorros en un cerrar de ojos y debemos salir a trabajar de nuevo. El pais esta quebrado en MEDICARE, MEDICAID, Y SOCIAL SECURITY ..su deuda tillonaria emitida en papeles impagables son los que negocian para salir adelante vendiendo deuda…pero hasta cuando?? yo le deseo a Obama lo mejor , es un hombre hecho en la politica y sin otro sentir que ver al pais mejor que como lo dejo el increible mal bicho de bush, que ha sido el peor bicho que ha gobernado en decadas y no entiendo como no esta siendo internado en un psiquiatrico.
    Yo no compraria nada todavia, creo que viene otro reacomodamiento , breve pero viene ya que lo han emitido es tanto, que hay prestarlo y la gente tiene que pedir creditos y deber , que es asi como funciona un banco , que hoy le deben, no cobran y estan llenos de propiedades que no quieren mal vender.
    si hay algo que es hiper real, es que hay mucho plata en los ricos, pero mucha, y nosotros los que trabajamos por salario anual…estamos en el horno.

  2. me habia olvidado..NADIE HABLA DE LA PLATA QUE IMPAGABLE DE LAS TARJETAS DE CREDITO QUE ES GIGANTE!!!! MUCHO MAS DE LO QUE SE IMAGINE CUALQUIER SER NORMAL…..NADIE DICE EN NUMEROS EL DEBT QUE HAY DE CREDIT CARDS!!! NADIE!!!

  3. En los bancos de Wall Street no ganan $700,000 promedio ni con bonos. Eso es el promedio de un lugar top como Goldman Sachs incluyendo bonos. Entre los 16,000 despedidos había una mayoría de profesionales que ganan menos y personal administrativo que gana todavía mucho menos.

  4. La cuestión inmobiliaria no es, a mi juicio, la principal causa de la debacle. El fondo del problema y que no ha sido resuelto es el “dinero de humo” o sea el dinero no generado por la producción concreta. Cifras astronómicas sin respaldo productivo, a más de toda la tecnología obsoleta, serán destruídos porque así es como funciona el capitalismo, que saldrá de la crisis cuando se desembarace de todo el “dinero de humo” y de la tecnología vieja. Ricardo San Esteban

Los comentarios están cerrados.