FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

18/09/2009

Qué forma tiene la salida de la crisis económica

El mundo ya no discute el fin del colapso pero sí cómo se volverá al crecimiento. Por qué la mayoría cree que la reactivación será lenta pero firme. El escenario a nivel global que le deparará a la Argentina 2010. Por Matías Fuentes “La crisis financiera probablemente haya terminado”. El mensaje optimista es del titular […]

El mundo ya no discute el fin del colapso pero sí cómo se volverá al crecimiento. Por qué la mayoría cree que la reactivación será lenta pero firme. El escenario a nivel global que le deparará a la Argentina 2010.

u

Por Matías Fuentes

“La crisis financiera probablemente haya terminado”. El mensaje optimista es del titular de la Reserva Federal, Ben Bernanke que, a un año de la caída de Lehman Brothers y luego de ser ratificado en su cargo por el presidente Barack Obama, se animó a ubicar a Estados Unidos de nuevo en la senda del crecimiento. Sin embargo, el funcionario prefirió no quedarse en definiciones técnicas y, antes de tener que enfrentar críticas, aclaró que las consecuencias de la debacle persistirán durante bastante tiempo, especialmente para los 15 millones de estadounidenses desempleados”.

La dualidad que presenta Bernanke es un reflejo de cómo los analistas y los mercados viven y pronostican la crisis. Los más optimistas hablan de una pronta recuperación. En el otro extremo, en cambio, remarcan que el repunte podría tomar más de lo esperado. Para graficarlo: el último Informe Mensual Económico Financiero del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) se hace eco del gran debate mundial: la salida de la crisis en Estados Unidos podría adoptar una forma de “V”, con un crecimiento acorde a la rápida caída; una forma de “U” con una recuperación más o menos pronunciada y acorde a los daños que generó la crisis o, en el peor de los casos, el símbolo de raíz cuadrada, con un crecimiento corto seguido de un amesetamiento de la economía.

Por lo pronto, los números indican que la mayoría de los países desarrollados han experimentado un punto de giro económico en el segundo trimestre y que, a partir de ahora, las expectativas son de crecimiento. Estas predicciones y los buenos resultados que registraron los mercados en los últimos tiempos avalan a Bernanke, aunque el titular del FED prefiera mantener su natural prudencia. “Por un tiempo la economía continuará percibiéndose muy débil”, agrega el funcionario. Es que en Estados Unidos todavía sobrevuelan los fantasmas de la caída.

u2

Lea el artículo completo en la última edición de la revista Fortuna

18/9/2009

Archivado en: ,