FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

23/09/2009

Estiman 30% de pobreza y el 9% de los hogares denunció hambre frecuente

Los datos se desprenden de las estimaciones de Ecolatina y Artemio López. El Observatorio Social de la UCA registró un incremento en el número de personas que sufren hambre. Las mediciones marcan una marginalidad 3 veces superior a la del INDEC. Por Juan Pablo De Santis * En el primer semestre del año el Instituto […]

Los datos se desprenden de las estimaciones de Ecolatina y Artemio López. El Observatorio Social de la UCA registró un incremento en el número de personas que sufren hambre. Las mediciones marcan una marginalidad 3 veces superior a la del INDEC.

d
HOGARES. Según la UCA el 9% de los hogares denunció hambre frecuente.

Por Juan Pablo De Santis *

En el primer semestre del año el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) reconoció que las variables más relacionadas con la pobreza empeoraron: aumento del desempleo y empleo en negro y crecimiento de la inflación. Es decir, bajó el número de personas que posee un trabajo formal y se erosionó el poder adquisitivo del salario, pero para la estadística oficial hay menos pobres. Anunció ayer que sólo el 13,9% de la población se situaba por debajo de la línea de pobreza, casi 1.500.000 de pobres menos respecto al último semestre de 2008.

Por otra parte, las mediciones privadas casi triplican al indicador oficial. La pobreza e indigencia que mide el INDEC se calcula con base sobre dos canastas, una básica total y otra alimentaria -respectivamente-, cuyos valores varían de acuerdo a la inflación registrada. Es decir, según los datos gubernamentales una familia tipo necesita $861,18 para adquirir un conjunto de bienes y servicios básicos para no ser técnicamente pobre. Si el índice de inflación minorista no es confiable, por relación, el de pobreza tampoco lo será.

Tres investigaciones privadas plantean que los primeros seis meses del año que la pobreza afecta a un tercio de los habitantes de argentina. Para la consultora Ecolatina es del 31,8% (12,7 millones de personas) y la indigencia 11,7% (4,7 millones de personas). Mientras tanto, eQuis, del sociólogo Artemio López, la ubica en 30,8% y 10,4%, la indigencia.

El Observatorio Social de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) está concluyendo las mediciones para el primer semestre y sus proyecciones indican que 35% de los habitantes son pobres y 12% indigentes -siguiendo la misma forma de medición que el INDEC-.

d
MEDICIONES. Las privadas indican que un tercio de los argentinos en prodio es pobre.

“Hay tres factores que marcan el aumento en la cantidad de pobres: caída del ingreso en los hogares vía pérdida o precarización de emplo, suba de precios y remuneraciones planchadas en el sector informal y falta de movilidad en los procesos de redistribución del ingreso”, explica Agustín Salvia, director del Observatorio e investigador del CONICET.

Por otra parte, la proyección eQuis muestra una sensible diferencia entre la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires. Mientras que en la Capital Federal el 14,9% es pobre, en el conurbano bonaerense este indicador marca 35,1%. Además, para Ecolatina, “la aceleración de los precios explica mayormente el fenómeno”, pero “ahora se le suman los problemas en el mercado laboral”.

Hambre
Una medición directa interanual realizada por la UCA en mayo-junio entre 2006 y 2009 muestra que aproximadamente el 9% de los hogares argentinos ha registrado casos en donde sus habitantes “denunció haber sufrido hambre de manera frecuente en el último mes”. Este indicador en 2006 era de 4%; 2007, 6%; 2008, 7,5% y 2009, 9%.

Según el Observatorio, “la variable que más se ha deteriorado en los primeros 6 meses ha sido el poder de compra de los hogares de bienes y servicios básicos”.

Nuevos pobres
Salvia analiza que el núcleo duro de la pobreza (estructural) ha cambiado su composición en los últimos años. Hace 20 y 30 años las zonas condenadas a la marginalidad económica eran comunidades aborígenes, rurales y sectores que se situaban a los márgenes de las grandes ciudades que poseían bajos nives educativos.

“El mapa actual de los últimos años comprende a clases medias que desendieron en la cala social y se convirtieron en pobres estructurales”, dice el director del Observatorio y agrega que “no se trata sólo de sectores populares, sino que también aquellos condenados a la informalidad porque el desarrollo capitalista argentino no los requiere por no tener la calificación profesional esperada, ni los procesos de socialización que requiere el trabajo informal y, además, el capitalismo local tampoco muestra interés por incluirlos”.

Información vinculada

* Editor de FortunaWeb

22/9/2009

Archivado en: ,

 

 

Expertos