FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 
25/09/2009

Cómo crecer con los chicos

El presidente de Coniglio cuenta sus planes para reposicionar la tradicional marca de ropa infantil. Su desembarco en el rubro y proyecciones del negocio. La estrategia dellegar al mercado adolescente. Por Claudio Corsalini Tanto en la vida como en el mundo de los negocios, uno siempre sabe dónde empiezan las cosas pero nunca sabe dónde […]

El presidente de Coniglio cuenta sus planes para reposicionar la tradicional marca de ropa infantil. Su desembarco en el rubro y proyecciones del negocio. La estrategia dellegar al mercado adolescente.

FEDERICO HINZ. Presidente de Coniglio.
FEDERICO HINZ. Presidente de Coniglio.

Por Claudio Corsalini

Tanto en la vida como en el mundo de los negocios, uno siempre sabe dónde empiezan las cosas pero nunca sabe dónde y cómo terminan”, afirma a modo de presentación Federico Hinz, el actual presidente de Coniglio (conejo en italiano), la marca de indumentaria infantil que se alzó con el Premio FORTUNA a la Mejor Empresa de Indumentaria 2008. Y vaya si tiene razones Hinz para pensar de esa manera. Ingresó a la firma comprando la mitad del paquete accionario junto a otro socio y, tras unos años de gestión compartida, terminó quedándose al frente de la compañía.

Se trata además de una marca que, a pesar de todos los inconvenientes que debió sortear a lo largo de los últimos tiempos, sobre todo en materia de importación de productos o falta de créditos bancario a largo plazo, logró una facturación el año pasado cercana a los $ 9 millones y que prevé ingresos en 2009 por unos $ 16 millones. “Desde que nos hicimos cargo de la marca a principios de 2004, nuestro crecimiento fue exponencial. Sobretodo en el interior del país. De mantenerse, creemos que en los próximos dos años estaremos facturando $ 50 millones y comercializando o produciendo unas 500 mil prendas al año. Tenemos todo para hacerlo”, asegura Hinz.

En este sentido el empresario aclara que actualmente en el segmento donde quiere volver a posicionarse Coniglio, el de 0 a 12 años, está ocupado por varias firmas que fueron naciendo mientras la marca “del conejito” se perdía dentro del holding textil del Exxel Group, IBG, tras su adquisición a fines de 1998.

mendiguren

Hoy Coniglio comparte “cartel” con marcas como Mimo, Cheeky y Grisino, entre otras. “Era tal el posicionamiento de Coniglio en el mercado que hicieron falta dos marcas
–Cheeky y Mimo– para ocupar su lugar”, señala Hinz, durante su charla.

Puntos de venta
Sobre la estrategia de comercialización implementada desde la compañía, Hinz cuenta que desde que está al frente de Coniglio la marca tiene presencia en todos los locales de la cadena Falabella. “Cerramos un acuerdo con ellos que nos asegura tener presencia exclusiva en todas sus puntos de venta”, señala. Más allá de este acuerdo y de contar con tres locales propios (uno de ellos outlet), Coniglio busca ganar mercado de la mano de las franquicias. Una herramienta que en el mundo textil es una “pata” fundamental en el desarrollo de una marca. “Hasta el momento tenemos otorgadas unas 15 franquicias en total, todas en el interior del país”, revela el empresario.

Respecto a los valores que se manejan en Coniglio, desde la compañía explican que para poder montar un local de la marca se necesitan unos $ 100 mil y un comercio de entre 50 y 60 m2 como mínimo. “No cobramos fee de ingreso, sólo un fondo de garantía de unos $ 20.000”, agrega Hinz. Por último, y a modo de estrategia, Hinz revela que tienen pensado lanzar una colección de prendas pensadas especialmente para adolescentes. “Es un nicho en el que hay mucho para crecer. Además –señala–, queremos vestir al novio de las chicas que se usan ropa de 47 Street”.

Lea el artículo completo en la última edición de revista Fortuna

25/9/2009

Archivado en:

 

 

Un pensamiento en “Cómo crecer con los chicos”

  1. Lo que deberia saber el señor Hinz, que tiene gente como el sr Defeudi que por la ambicion de vender, se olvida de los clientes que bancaron la empresa en plena decadencia y ahora por el simple hecho de creerse salvador abre cuentas por todos lados. La etica y respeto, no son palabras que a este sr le suenen en sus oidos, pero me queda la tranquilidad de saber que estas personas pasan y las empresas quedan.
    Al señor Defeudi, tambien le digo, que es triste que en la presentacion de colecciones, lleve prendas o calzados de otras marcas (chekky) para mostrar que coniglio es igual o mejor, me parece una falta total de etica y ARGUMENTOS para vender su marca.
    Estas cosas nos entristecen a los que nos supimos poner la camiseta en los peores momentos.
    gracias por el espacio

Los comentarios están cerrados.

Expertos