FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Estilo

02/10/2009

Salvatore Ferragamo en Buenos Aires

Uno de los íconos de la moda del siglo XX instaló su tienda en Patio Bullrich. El pasado de la marca está en la zapatería. Por María José Bonacifa *| A fines del siglo XIX en la ciudad de Bonito al sur de Italia, nacía Salvatore Ferragamo. A los 16 años, como tantos jóvenes de […]

Uno de los íconos de la moda del siglo XX instaló su tienda en Patio Bullrich. El pasado de la marca está en la zapatería.

Por María José Bonacifa *|

A fines del siglo XIX en la ciudad de Bonito al sur de Italia, nacía Salvatore Ferragamo. A los 16 años, como tantos jóvenes de su patria, partió a “hacer la América” con sus hermanos y se estableció en Santa Bárbara, California. Traía consigo unos pocos pesos y el oficio de la zapatería y en ese lugar abrieron una casa de botas para abastecer a la American Film Company.

Parala década del 30 se había convertido en el mejor zapatero de Los Ángeles. Una década antes había inaugurado una tienda en entre las calles Hollywood y Las Palmas.

Creó las sandalias romanas para películas como Los Diez Mandamientos y Rey de reyes. Le hacía zapatos por encargo a Rodolfo Valentino y otras celebridades en una floreciente industria del cine. También dio a luz unas zapatillas de pluma para una princesa India a la que le cobró U$S 500 el par, una cifra sideral para la época.

Pasaron los años y pudo construir un imperio pero a él siempre le gustó que lo llamen simplemente “zapatero”.

Cuando falleció en 1960, su empresa ya estaba posicionada como la marca del verdadero lujo hecho en Italia, a pesar de que sus comienzos fueron en la costa oeste de los Estados Unidos. Pero la técnica, la creación y el buen gusto venían de la cuna de los artesanos y eso se plasmó en cada producto. Su nombre fue uno de los más influyentes para la moda del siglo XX.

d
SALVATORE FERRAGAMO. Local en el centro comercial Patio Bullrich.

Su negocio se diversificó en decenas de productos muchos de los cuales llegan a los consumidores argentinos en su local de Patio Bullrich. La fachada de la nueva tienda está íntegramente realizada en mármol crema y marfil y tiene cinco vidrieras (dos a la calle, una curva sobre el hall del shopping y dos al interior). Posee paredes revestidas en nogal italiano, con nuevos exhibidores, los tradicionales estantes de aluminio, amplios sillones de cuero y probador. Y por si esto fuera poco, dentro de sus 160 metros cuadrados tiene espacios sectorizados para damas y caballeros.

Ofrece una gran variedad en carteras, cinturones, algunas prendas como chaquetas y camisas, accesorios y marroquinería para caballeros y, como no, su producto insignia, sus zapatros. No faltan accesorios como foulards y corbatas.

Hotelería
Un dato de puro glamour: El hijo de Salvatore, Massino construyó un exclusivo hotel en Montalcino, La Toscana. Se llama Castiglion del Bosco y la propiedad incluye las ruinas una iglesia del siglo X, un spa, dos restaurantes, una cancha de golf, granja, caballos y una pequeña bodega.

Se espera que esté terminada para el otoño de 2010. Contará con 20 villas y 26 suites de hotel. Los precios van desde los €600 a €3.000 la noche. De todos modos, aunque se cuente con el dinero, la idea es convertirlo en un club privado con una cuota anual de 2 millones de euros.

* Editora de Perfil.com

2/10/2009

Archivado en:

 

 

Expertos