FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

09/10/2009

El debate en el Senado por la ley de medios será hasta la madrugada

Según proyecciones del bloque kirchnerista, estaría asegurado el voto de 44 legisladores para su aprobación en general. La única duda es si podrá ser aprobada sin modificaciones en lo particular. El debate de la ley de Radiodifusión que impulsa el Gobierno se desarrollaba este mediodía en el Senado con encendidos discursos de defensa del proyecto […]

Según proyecciones del bloque kirchnerista, estaría asegurado el voto de 44 legisladores para su aprobación en general. La única duda es si podrá ser aprobada sin modificaciones en lo particular.

La Cámara Alta debatirá hoy en el recinto el proyecto de ley de medios.
La Cámara Alta debatirá hoy en el recinto el proyecto de ley de medios.

El debate de la ley de Radiodifusión que impulsa el Gobierno se desarrollaba este mediodía en el Senado con encendidos discursos de defensa del proyecto de parte de senadores kirchneristas, en contra de los detractores, quienes afirmaban que la iniciativa irá en contra de la libertad de expresión y de derechos adquiridos de las empresas de medios de comunicación audiovisual.

El presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Nicolás Fernández (FPV-Santa Cruz), argumentó en favor de la iniciativa asegurando que siempre que se quiere ir en contra de la concentración y los monopolios “va a haber tensión y crispación”, y manifestó que los detractores del proyecto “en realidad lo que pretendían era que la ley no se tratara”. “Lo que pasa es que la política tiene que elegir de qué lado de la tensión juega y este gobierno decide jugar del lado de la gente, de los que no tienen voz” y “también del lado de los usuarios”, ya que a su entender existe “es una censura de tipo empresarial”. La reunión se inició a las 10.33, con 38 senadores en el recinto, presidida por el titular del Senado, Julio Cobos, con un breve homenaje y minuto de silencio para recordar a la cantante Mercedes Sosa, fallecida el domingo pasado.

Luego de Fernández, tuvo la palabra el presidente de la comisión de Comunicaciones, Guillermo Jenefes (PJ- Jujuy), quien destacó que la “responsabilidad de firmar un dictamen en disidencia (que permitió el debate en el recinto del proyecto) era mi obligación como senador de la Nación y como un hombre de la democracia”, y que “era mi obligación no tener de rehén bajo ningún punto de vista al bloque al que pertenezco”. Jenefes, vinculado a los medios en su provincia, desmintió a aquellos que presumían que “yo tenía la llave para tratar este proyecto, y eso no es cierto” y, al igual que Fernández, criticó a los bloques opositores de la Cámara de Diputados, que se retiraron del recinto durante el debate en particular cuando “tenían la oportunidad histórica” de cambiar algunos artículos.

El senador admitió que estuvo dialogando con la Presidenta de sus “convicciones políticas y sin ningún tipo de presión” y dijo que “en realidad, la presión la sufrí de los medios de prensa, que tenían la pretención que este senador traicionara sus convincciones políticas y al Partido Justicialista”. Jenefes insistió en que “la realidad es que yo iba a llevar un dictamen en disidencia en base a mis convicciones y no por las presiones”. En tanto, el presidente de la comisión de Industria y Comercio, Arturo Vera (UCR), fue el primer senador opositor radical en hablar en el recinto y sostuvo en nombre del bloque que “no nos resignamos a perder la oportunidad de hacer una buena ley, que preserve todos los intereses en juego”.

El senador cuestionó que el proyecto permita al Gobierno de turno el manejo del espectro radioeléctrico y el otorgamiento de las licencias y destacó la necesidad de realizar cambios al proyecto en tratamiento: “Ningún gobierno deja de ser tal porque una ley se corrija”, dijo. Después la peronista disidente Sonia Escudero (Salta) sostuvo que “esta ley busca la posición dominante del Gobierno” al marcar su oposición al proyecto y, en contraposición con el predicamento de Juan Bautista Alberdi, la senadora alertó que con la norma que quiere el Poder Ejecutivo “vamos a permitir que sea el gobierno de turno el que censure al pueblo”.

El oficialismo espera contar con el número suficiente de legisladores para iniciar la sesión, en una cifra superior a los 37 legisladores, con los que se forma el quórum y un número que podría ser superior, por encima de 40, para la aprobación del proyecto en general.

La oposición, conformada por radicales y sus aliados, más el interbloque Federal, de justicialistas disidentes y partidos provinciales, confían en conseguir el apoyo de oficialistas críticos para cambiar varios artículos de la propuesta. Los números iniciales dan cuenta de una considerable ventaja del bloque kirchnerista en la votación general del proyecto, que en su mejor momento podría alcanzar las 44 manos alzadas, contra 26 de la oposición, una diferencia que se reduciría drásticamente en la discusión en particular.

Junto al bloque del Frente para la Victoria votarán a favor en general, los oficialistas que firmaron en disidencia el dictamen mayoritario, la radical correntina María Dora Sánchez y el bussista Carlos Salazar, quien luego rechazará varios artículos; ambos casos generaron una fuerte polémica.

Información vinculada

09/10/09

Archivado en: