FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Mercados

09/10/2009

Los bonistas anticipan su rechazo al canje

Los bancos asesores garantizan acuerdo por U$S 8.000 millones de los u$s 29.000 que se deben. La aspiración de máxima es 60% de aceptación para reestructurar más de U$S 12.000 millones. Por Jairo Straccia Algunos desde la cautela y otros desde el llano rechazo, los acreedores de la Argentina que no entraron al canje de […]

Los bancos asesores garantizan acuerdo por U$S 8.000 millones de los u$s 29.000 que se deben. La aspiración de máxima es 60% de aceptación para reestructurar más de U$S 12.000 millones.

bonistas

Por Jairo Straccia

Algunos desde la cautela y otros desde el llano rechazo, los acreedores de la Argentina que no entraron al canje de 2005 observan igualmente expectantes los últimos movimientos del gobierno de Cristina Kirchner antes de presentar una nueva oferta de reestructuración de pasivos que le permita en pocos tiempo poder volver a pedir prestado en los mercados internacionales.

En el borroso universo de los tenedores de títulos por unos U$S 29.000 millones (aproximadamente U$S 20.000 millones por concepto de capital y el resto, intereses) hay de todo.

El banco Barclays, en sociedad con el Citibank y el Deutsche, le acercó a Cristina Kirchner en septiembre de 2008 una propuesta de renegociación en la que garantiza la aceptación por parte de bonistas con tenencias por casi U$S 8.000 millones. En estricto off the record, en algunos fondos de inversión representados por estas entidades financieras aseguraron a FORTUNA que “a nivel técnico está todo acordado, y que sólo falta por estas horas las decisión política de anunciar el acuerdo”.

“Puede faltar algo de último minuto, nada más, aunque a veces esas cosas son bastantes complicadas”, revelaron desde Manhattan. Según cuentan en la Gran Manzana, los
bancos limaron las últimas asperezas con el ministro de Economía, Amado Boudou, durante las visitas del funcionario a Pittsburg, en la reunión del Grupo de los 20, y en Estambul, donde hace unos días terminó la Asamblea del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

La estrategia ideada por los bancos que armaron la propuesta consiste en asegurar una aceptación inicial  de inversores por U$S 8.000 millones para, sobre esa base, salir a “promocionar” la operación entre el resto de los acreedores. La aspiración de máxima sería llegar así a reestructurar  deuda por entre u$s 12.000 y u$s 15.000 millones, lo que implicaría más de un 60% de aceptación.

La inminente oferta a los holdouts incluiría una quita total del 65%, con un título a 7 años por los intereses impagos desde 2005 y quizás también un Discount para  inversores institucionales por cerca de u$s 7.000 millones. Según ha trascendido, no se incluiría un cupón que ate los papeles a la evolución del Producto Bruto Interno, como lo había ideado el tándem Roberto Lavagna-Guillermo Nielsen en aquellos días de la primera propuesta. Por la llamada “Ley cerrojo”, esta nueva oferta del Gobierno a los bonistas debe ser menos tentadora que la original.

Lea el artículo completo en la última edición de revista Fortuna

9/10/2009

Archivado en: