FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Opinión

30/10/2009

Los llamativos datos del indicador oficial de la construcción

Opinión. Por Evelin Dorsch * | Según los datos elaborados por el INDEC, el nivel de actividad del sector de la construcción (relevado a partir de la demanda de insumos, Indicador Sintético de Actividad de la Construcción) registró una contracción interanual de sólo 2,7% en los primeros tres trimestres del año. En cuanto a la […]

evelindorchOpinión. Por Evelin Dorsch * |

Según los datos elaborados por el INDEC, el nivel de actividad del sector de la construcción (relevado a partir de la demanda de insumos, Indicador Sintético de Actividad de la Construcción) registró una contracción interanual de sólo 2,7% en los primeros tres trimestres del año.

En cuanto a la evolución de las distintos rubros, el organismo estadístico señaló que la construcción de vivienda logró promediar una expansión interanual acumulada de 1% real durante los primeros tres trimestres, amortiguando, parcialmente, la contracción afectó al resto de los insumos (a excepción de las obras viales, que como suele suceder en los años electorales, se mostraron muy dinámicas,+5,7%).

En el mismo período, las construcciones privadas para destinos no residenciales, las construcciones petroleras y las obras de infraestructura habrían promediado caídas interanuales de 5,1%, 38,3% y 6,6% real anual, respectivamente.

Sin embargo, en los últimos meses hemos detectado una serie de elementos, que como mínimo, resultan llamativos, generando la necesidad de desarrollar una estimación propia para analizar la evolución del nivel de actividad sectorial.

La primera cuestión llamativa, al igual que en el resto de los indicadores que el sector privado se ha visto forzado a estimar en forma paralela al INDEC, surge de la observación de las variaciones interanuales que cada mes resultan más difíciles de justificar.

I. En particular, el incremento interanual de 5,5% anual registrado por el nivel de actividad sectorial durante junio pasado fue la gota que rebalsó el vaso. Pues si bien, se esperaba un menor ritmo de contracción interanual o incluso una tímida variación positiva producto de la comparación con junio de 2008 (el nivel de actividad fue muy afectado por el conflicto campo-gobierno), la magnitud de la mencionada variación positiva sorprendió a todos.

La segunda cuestión surge del análisis de la evolución del nivel de actividad y el empleo registrado. En primer lugar, y siempre según los datos del INDEC, el empleo sectorial comenzó a contraerse en el tercer trimestre del año pasado, aunque el nivel de actividad siguió expandiéndose en términos interanuales.

II. Si bien durante el cuarto trimestre de 2008 cayeron tanto el nivel de actividad como el empleo, durante la primera mitad de 2009 se incrementó significativamente la brecha entre el ritmo de contracción de ambas variables. En particular, el indicador reflejó una contracción del nivel de actividad sectorial en torno a 2% real interanual, mientras que el empleo hizo lo propio casi 9% real interanual.

En consecuencia, resulta complicado justificar tamaña velocidad de cambio tecnológico ligada a la función de producción del sector de la construcción, pues este diferencial en asenso implicaría que se está reduciendo el requerimiento de mano obra por metro cuadrado construido.

III. La discrepancia entre los datos del indicador de la construcción y de empleo se vuelve aún más significativa cuando se consideran el conjunto de datos elaborados por el Instituto de Estadísticas y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC) En particular, durante el primer trimestre de 2009, según el mencionado organismo, la contracción interanual del empleo alcanzó a 13,7%, lo cual resulta incompatible con la caída de tan sólo 2% que sugiere el INDEC para el nivel de actividad sectorial.

IV. Se observan otros datos difíciles de justificar dentro de la propia demanda de insumos. A) Disociación de los despachos cemento Pórtland y ladrillos. Dada la complementariedad de ambos insumos, resulta imposible explicar la disparidad que registra la evolución de los despachos que sostiene el INDEC, especialmente desde la segunda mitad del año pasado. B) La dinámica marcadamente positiva que tomó la venta de pinturas y revestimientos cerámicos, en un contexto de profunda caída de los permisos de construcción para ampliaciones y refacciones.

En consecuencia, y tomando en consideración todos los puntos de discrepancia entre datos sectoriales públicos de diversas fuentes y el ISAC como indicador de actividad de la construcción, el Departamento Económico de Joaquín Ledesma & Asociados ha elaborado un estimador sectorial propio.

La estimación propia del nivel de actividad de la construcción se ha elaborado sobre la base de la producción y el despacho de insumos básicos (asfalto, pintura, vidrio plano, revestimientos cerámicos, ladrillos, cemento, hierro redondo y acero) ponderados según la participación de estos insumos en la determinación del nivel de actividad sectorial relacionado con la Matriz Insumo Producto de 1997.

Al igual que el resto de los índices de elaboración propia, el estimador de actividad de la construcción confirma la recesión que atraviesa el sector en particular y, la economía en general, desde el último trimestre del año pasado. Sin embargo, es importante destacar que desde el segundo trimestre 2009, se observa una tendencia a la reducción del ritmo de contracción interanual a medida que el nivel de actividad de la economía se estabiliza.

Por otro lado, y en línea con nuestras estimaciones, durante los primeros tres trimestre de 2009 la superficie autorizada para construir cayó 18,3% si se consideran los principales 42 municipios del país y más de 40% en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires alcanzó.

* Especialista en actividad de la construcción. Economista a cargo del departamento económico de Joaquín Ledesma y Asociados.

Archivado en: ,

 

 

Expertos