FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Estilo

06/11/2009

Las grandes marcas se mezclan en la literatura

Los zapatos de Prada, una chalina Fendi, una cartera de Ferragamo…Todo se fusiona en historias de vida de mujeres contemporáneas, dándoles un plus irresistible. Por María José Bonacifa * La moda se ha colado en la literatura: con propuestas que han sido verdaderos booms cuando fueron llevados al cine o a la televisión como El […]

Los zapatos de Prada, una chalina Fendi, una cartera de Ferragamo…Todo se fusiona en historias de vida de mujeres contemporáneas, dándoles un plus irresistible.

SEX & THECITY.
SEX & THECITY. En la película, Charlotte se encuentra con Big mientras compra.

Por María José Bonacifa *

La moda se ha colado en la literatura: con propuestas que han sido verdaderos booms cuando fueron llevados al cine o a la televisión como El diablo viste a la moda o Confesiones de una Shopaholic se suman títulos como Adictas a los zapatos, de reciente aparición.

Las historias de mujeres de entre 30 y 40 años mezclan avatares amorosos, laborales y las vicisitudes típicas de la vida en las grandes ciudades. Pero con un condimento muy especial: su delirio por las últimas tendencias es una parte importantísima y el condimento sin lo cual no serían lo mismo.

“Cuando yo compro el mundo mejora, el mundo mejora; y de repente no mejora más entonces tengo que volver a comprar”, dice la entrañable Becky Bloomwood, la adicta a las compras confesa que delira por las marcas y cuando viaja a Nueva York a buscar empleo no pierde oportunidad de participar de liquidaciones de bolsos de Loewe o Fendi o de perderse en los grandes almacenes o entrar a la tienda de souvenires de del MOMA.

Con Patricia Field como vestuarista (ya célebre por Sex & the City), en la película se ve un desfile incesante de equipos que en el libro dan aún a las lectoras adictas a las tendencias más espacio para la imaginación. Las páginas están llenas de descripciones: que si un vestido de Vicki Tiel, stilettos de Christian Loboutin o una cartera baguette de Fendi. En el caso de las cuatro amigas de Manhattan, lo visual lo transformó en “Tendencias en la ciudad”, siendo más hot las escenas de Carrie suplicándole a un ladrón en un callejón que no se lleve sus Manolo Blahnik que cualquier otro tipo de encuentro íntimo.

Adictas a los zapatos es otra de las novelas de reciente lanzamiento. Con Washington como escenario, una camarera llamada Lorna Rafferty gasta todo lo que tiene y más en piezas de Miu Miu, Gucci o Prada. Para poder dar una salida a su problema, decide armar un grupo de intercambio de pares con mujeres que comparten su “vicio”: se unen Helen Zahari, infeliz esposa de un político prominente; Sandra Vanderslice, teleoperadora sexual que lucha contra la agorafobia y Jocelyn Bowen, que no sabe nada de zapatos, pero hará lo que sea para escapar de la casa en la que trabaja como niñera

Una interesante manera de combinar el gusto por la moda y las historias de vida, demostrando que lo que a simple vista parece mera superficialidad no lo es tanto. Algo con lo que todas, en más o menos medida, podemos sentirnos identificadas.

ADICTAS A LOS ZAPATOSAlgunas sugerencias:

  • “Adictas a los zapatos”, de Beth Harbison. $ 65
  • “El diablo viste a la moda”, de Lauren Weisberger. $25
  • “Sexo en la Ciudad”, de Candance Bushnell. $27
  • Loca por las Compras, de Sophie Kinsella. $45
  • Becky en Manhattan, de Sophie Kinsella.$45
  • Becky prepara su boda, de Sophie Kinsella. $45
  • Becky tiene una hermana, de Sophie Kinsella. $45

* Editora de Perfil.com

6/11/2009

Archivado en: , , ,