FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Estilo

13/11/2009

Cosmética masculina: los señores se animan

Cuidarse la piel ya no es patrimonio exclusivo de los metrosexuales. Los hombres se atreven, aunque con una relación particular con el rito de la compra. Por María José Bonacifa * Cuando hace unos años comenzó a hablarse de las primeras cremas para hombres, para algunos hombres que iban a un spa o a la […]

Cuidarse la piel ya no es patrimonio exclusivo de los metrosexuales. Los hombres se atreven, aunque con una relación particular con
el rito de la compra.

ESTUDIO DE LÓREAL. Señala que dentro del segmento ABC1, cuidarse es un "deber ser" para hombres.
ESTUDIO DE LÓREAL. Señala que dentro del segmento ABC1, cuidarse es un "deber ser" para hombres.

Por María José Bonacifa *

Cuando hace unos años comenzó a hablarse de las primeras cremas para hombres, para algunos hombres que iban a un spa o a la manicura se pusieron de moda los rótulos de metrosexual y ubersexual. Pero hoy la cosmética masculina ha ampliado su campo y dentro del segmento ABC1, cuidarse es un “deber ser” ya que está directamente relacionado con el éxito profesional.

Ya en 2007, uno de cada dos hombres de este segmento se cuidaban la piel. En tan sólo dos años, la cifra ha quedado obsoleta y además se ha ampliado la cobertura en cuanto a rango social: “Acá vienen todo tipo de hombres, sin distinción de clase social”, dice Fabiana Rojas; encargada de la línea Biotherm de la sucursal Abasto de la cadena de perfumerías Juleriaque.

Rojas muestra señala con mucho entusiasmo dos ficheros repletos “esos son todos hombres”, dice. La experta comenta que en general son las mujeres las que ofician como nexo ya que llevan a sus maridos a la consulta y comienzan a hacerse tratamientos faciales en el gabinete en forma regular.

Valentín Gonzalez, director de la División de Lujo de LÓreal, sostiene que los consumidores argentinos están “más avanzados en relación a sus pares latinoamericanos. Argentina lidera porque el hombre es más receptivo a este consumo” y, coincidiendo con la vendedora sostiene que “la mujer cumple un rol activo, acompañando a su pareja”. La clave es romper el hielo, después se van animando a ir solos.

Es claro que los más jóvenes son los primeros en anotarse en esta tendencia: el cliente medio según Gonzalez es un hombre con edad promedio 25 a 35 años. De a poco ve ingresando el mayor gracias al lanzamiento de productos para las arrugas y firmeza de la piel, tanto en rostro como en contorno de ojos”.

Respecto de las diferencias entre hombres y mujeres, los hombres se fijan menos en el precio, pero compran menos veces (también porque no hay tanta variedad).

Una de los productos clave de Biotherm es el Anti Reeds Line Peel, un tratamiento de peeling diario para hombres. Posee una fórmula que no es grasa y muy fresca (si hay algo que odian los hombres de las cremas es estar “pegajosos”). Combina la renovación de la piel con un tratamiento anti-arrugas hidratante.

En la Argentina, la empresa Proud busca competir con las grandes marcas internacionales. De reciente lanzamiento, es una marca nacional cuya idea es posicionarse entre los cosméticos de consumo masivo y las líneas premium. Intentan llegar al consumidor por varios canales, ya sea spas, perfumerías e incluso Internet. “La estrella” de la línea es Stress Relief, una crema de tratamiento facial con propiedades antiage.

Seguramente tampoco faltan aquellos que le “roban” a sus esposas un poco de crema con la excusa de que lo castigó mucho el sol. Si la señora ve que los potes se van vaciando, es hora de que lo lleve a la perfumería para que se anime con su propia línea de cosmética.  L’Oréal Men Expert, Biotherm Homme, Dior, Proud, Nivea…la opción que el consumidor elija. Ya no hay excusas.

* Editora de Perfil.com

14/09/2009

Archivado en: