FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

05/12/2009

Las farmacias no podrán exponer medicamentos en sus góndolas

La nueva ley impide a las farmacias exponer medicinas en góndolas y también su venta en los quioscos. El impacto para los laboratorios, los consumidores y las grandes cadenas del sector. Por Victoria Álvarez Benuzzi y Roberto Anselmino VICTORIA ALVAREZ BENUZZI Y ROBERTO ANSELMINO Los quioscos no podrán vender remedios y las farmacias no podrán […]

La nueva ley impide a las farmacias exponer medicinas en góndolas y también su venta en los quioscos. El impacto para los laboratorios, los consumidores y las grandes cadenas del sector.

farmacias

Por Victoria Álvarez Benuzzi y Roberto Anselmino

VICTORIA ALVAREZ BENUZZI Y
ROBERTO ANSELMINO

Los quioscos no podrán vender remedios y las farmacias no podrán exponerlos en sus góndolas. Es un cambio de hábitos para todo el mercado, que afectará no sólo a los puntos de venta, también a los laboratorios y los consumidores, que según la norma son los beneficiarios indirectos de ley recientemente aprobada por la Cámara Alta. El negocio de venta libre que deberá modificar su forma de comercialización, que implica $ 1.100 millones anuales, ya tiene perjudicados y favorecidos. Las grandes cadenas de farmacias deberán cambiar sus estrategias de marketing y los pequeños laboratorios deberán posicionar sus productos sin exhibirlos en los comercios. Nace una polémica.

Adiós a comprar sales digestivas en el quiosco de la esquina o pedirle al supermercado chino un blister de analgésicos, por las dudas. La nueva ley de medicamentos es clara: todos los medicamentos de venta libre se podrán comercializar sólo y exclusivamente en farmacias, como sucede actualmente en algunas provincias del interior del país. La norma fue aprobada por unanimidad el 25 de noviembre, cuando Senadores derogó el Decreto 2284/91, que desde ese año habilitaba la venta de esos productos para dolencias menores en diferentes puntos de venta.

Esta modificación podría ayudar a que las farmacias v e n d a n más, en detrimento de los quioscos, ya que cuando el consumidor ingresa a comprar unas sales digestivas termina pidiendo además caramelos, un lata de gaseosa y otros productos o golosinas. Al fin y al cabo, así surgieron los maxikioskos. Mientras tanto, “quioscos y farmacias seguirán en la disputa porque de cada $ 100 en medicamentos que se gastan en el país, $ 11 corresponden a productos que no requieren de la prescripción médida”, según Juan Tonelli, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Productores de Especialidades Medicinales de Venta Libre. “En cantidades, es el 24% del mercado”, grafica. En realidad, para el directivo de la CAPEMVeL, “todos los medicamentos son de venta libre, sólo que hay algunos que requieren de receta y otros no”.

OCULTOS
El segundo cambio que introduce la nueva legislación es tal vez el más polémico: se prohíbe la exhibición de los medicamentos de venta libre en las góndolas. Es decir, que el consumidor no comprará impulsivamente un digestivo porque lo está viendo. Deberá realmente sentirse indigesto y recordar el nombre del producto que desea comprar. Caso contrario, deberá pedirle un genérico al farmacéutico. Y acá empiezan los reclamos de los laboratorios más chicos (los grandes tienen sus marcas muy afianzadas a fuerza de campañas de publicidad), e incluso de algunas cadenas de farmacias como Farmacity, que deberán modificar su estrategia de marketing vaciando las góndolas destinadas a medicamentos de venta libre y reemplazarlas con más productos de cosmética, belleza, higiene personal o cualquier otra categoría que no sea medicamentosa. Caso contrario, estaría infringiendo el Código Penal.

Los fundamentos legales de la normativa apuntan a terminar con una suerte de descontrol en la venta de estos remedios, y a hacer tomar conciencia de que su consumo no es tan inofensivo como prometen ser los OTC, como se los denomina en el sector a los medicamentos que se venden sin receta médica. Los legisladores estuvieron todos de acuerdo en aprobar estos controles, que entrarán en vigencia cuando se reglamente la ley y se publique en el Boletín Oficial. Según un estudio de la cámara empresaria, “el espectro de los venta libre es reducido, como aspirinas, sales digestivas, antimicóticos y shampúes contra la pediculosis, en cambio hay otros que la gente asocia a estos pero que se deberían vender con receta: Sertal, Migral, Amoxilina, Diclofenac, que curiosamente se venden en quioscos”.

Lea el artículo completo en la última edición de revista Fortuna

5/12/2009

Archivado en:

 

 

Expertos