FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Opinión

23/01/2010

Un par de costosísimas fantasías ferroviarias

Opinión. Por Juan Carlos de Pablo * | El ferrocarril llegó a la Argentina en 1854, 3 décadas después de haber sido inaugurado en Inglaterra. Los 10 kilómetros iniciales de vías se habían transformado en 13.682 kilómetros en 1892, en 33.510 en 1914 y en 43.930 en 1955, ¡disminuyendo desde entonces! Significó cosas bien diferentes, […]

Opinión. Por Juan Carlos de Pablo * |

El ferrocarril llegó a la Argentina en 1854, 3 décadas después de haber sido inaugurado en Inglaterra. Los 10 kilómetros iniciales de vías se habían transformado en 13.682 kilómetros en 1892, en 33.510 en 1914 y en 43.930 en 1955, ¡disminuyendo desde entonces!

Significó cosas bien diferentes, para distintos sectores y regiones. Una bendición para el agricultor, quien pudo transportar sus productos a distancias mucho mayores, una enorme complicación para los artesanos que tuvieron que competir con los productos importados, transportados a precios subsidiados (si el ferrocarril se instaló para exportar granos, no para importar textiles, no sorprende que la tarifa de cargas Tucumán- Buenos Aires fuera mucho mayor que la Buenos Aires-Tucumán).

La rentabilidad de los ferrocarriles se redujo a partir de la década de 1930, la calidad del servicio se desplomó desde su estatización, durante la segunda mitad de la década de 1940 (“hay 25 años de atraso en la renovación del material ferroviario. En 1955, 38% de las locomotoras tenían por lo menos 48 años, y 37% entre 24 y 47 años”, escribió Raúl Prebisch en el Informe que le preparó a la Revolución Libertadora).

Cuando falta un bien aumenta la demanda del sustituto más cercano. La menor oferta de transporte ferroviario incentivó el transporte de cargas por camión, y el transporte de personas por ómnibus y avión. Más allá de sus estilos, el poder relativo de los líderes sindicales Moyano y Pedraza reside en el hecho de que una huelga de camioneros puede “parar el país”, mientras que -exagerando un poco- de una huelga de ferroviarios que transportan cargas “no se entera nadie”.

A juicio de algunos políticos, ésta es una situación que está lejos de ser óptima (algunos la quieren modificar para reducirle el poder a Moyano, como algunos en el mundo buscan sustitutos al petróleo para “disciplinar” a los árabes).

No tengo ningún problema con buscar alternativas a lo que existe, pero tengo problemas -serios problemas, como se verá de inmediato- con algunas alternativas que se propusieron y se proponen.

La primera es la del tren bala. El matrimonio Kirchner no solamente propuso unir Buenos Aires con Rosario y Córdoba (también “se anotaron” Mendoza y Mar del Plata) con un tren de muy alta velocidad, sino que firmaron los contratos, y por falta de financiamiento el proyecto todavía no arrancó (a propósito: ¿cuánto nos saldrá a los argentinos no hacerlo? Pregunto porque generalmente los proyectos descabellados incluyen cláusulas muy costosas por volverse atrás).

La otra es la de la volver a hacer funcionar los ferrocarriles. Fernando (“Pino”) Solanas está planteando esta alternativa, pensando en la enorme cantidad de puestos de trabajo que se crearían (en los talleres que funcionaban en mi Liniers natal, trabajaban más de 3.000 operarios. Claro que era para mantener en funcionamiento locomotoras a carbón, que se reparaban “a medida” porque eran anteriores a la moderna estandarización. ¿Será volver al carbón parte de su propuesta?). Esto está en línea con la rehabilitación de los talleres de Tafi Viejo, encarada por el entonces presidente Alfonsín, y –en otro orden– por la rehabilitación de la vieja imprenta del Congreso, por parte del entonces presidente de la Cámara de Diputados Juan Carlos Pugliese.

La semana pasada un diputado de la Nación, licenciado en economía, propuso utilizar las reservas del Banco Central para hacer las inversiones que se necesitan para rehabilitar los ferrocarriles. Utilizar las reservas del Central para hacer inversiones en infraestructura es una barbaridad, independientemente del destino. Que lo proponga alguien que por formación debería saberlo es un lamentable ejemplo de cómo el saber se distorsiona cuando alguien decide encolumnarse políticamente.

¿Adónde voy con todo esto? Dios creó a los economistas para que le recordemos a la humanidad que los recursos son escasos, y tienen usos alternativos. Consiguientemente, las costosísimas fantasías implican que los recursos que se emplean en llevarlas a cabo, no están disponibles para encarar alternativas más sensatas.

En el caso del transporte, ignorar la estructura resultante de décadas de decisiones, como si estuviéramos comenzando de cero, es una barbaridad. Los camiones y los ómnibus llegaron para quedarse. Esto no quiere decir que no haya nada que hacer, quiere decir que hay que ser específico, no global. Y que junto a la fantasía, hay que hacer algunos números antes de adoptar las decisiones.

Siendo específico, la pasión ferroviaria debería concentrarse en hacer funcionar de la mejor manera posible el transporte de personas en Capital Federal y el Gran Buenos Aires, así como algunos transportes de carga que hoy se realizan por ferrocarril. Como ex usuario cotidiano de los servicios del Ferrocarril Sarmiento, soy una “autoridad” en el trayecto Once-San Antonio de Padua, además de observar -desde mi auto- la calidad del servicio de las otras líneas ferroviarias.

Antes de diagnosticar de manera integral sobre la calidad del servicio ferroviario, cabe preguntar: ¿por qué si todos somos argentinos, los trenes de algunas líneas ferroviarias lucen mucho mejor que las de las otras? ¿Por qué hay vandalismo en el Sarmiento y en el Roca, pero no en el Mitre, San Martín y Belgrano? ¿Es la reestatización de las concesiones la respuesta a los problemas existentes? Miremos Aerolíneas Argentinas, buscando una guía para la decisión.

Tomé el caso de los ferrocarriles, porque es un buen ejemplo. Pero lamentablemente no es el único. En esta tan pasional Argentina el razonamiento, los cálculos, la evaluación de las alternativas, etc., son descalificados por los fantasiosos. Pero en términos de los resultados esto no cambia la naturaleza del problema. Si vía la fantasía nos pudiéramos desarrollar, hace rato que seríamos desarrollados.

23/1/2010

Archivado en: , ,

 

 

12 pensamientos en “Un par de costosísimas fantasías ferroviarias”

  1. Hace mucho tiempo no leia algo coherente, como lo descripto por Juan Carlos de Pablo. Aerolineas Argentinas es el claro ejemplo de un Gobierno corrupto, que intenta descerebrar a la gente, diciendonos que la estatizacion es la solucion a muchos de nuestros graves problemas. Pero no hay que olvidar ciertas cosas como hacen algunos. Como por ejemplo aquellos que dicen que fue un gravisimo error la privatizacion de los ferrocarriles, cuando desde 1930,1940 venia decayendo la inversion en los mismos (cuando los mismos estaban en manos del estado). Por eso invito a quien lee esta nota de Juan Carlos de Pablo a leer mas, a investigar y a profundizar cual era la verdadera situacion antes y con ello descubrir porque estamos asi, hoy en dia. Esto es una cadena, en donde cada gobierno tuvo su cuota de responsabilidad, sin distinguir el signo politico. El dia que sepamos bien nuestro pasado y presente y miremos para el futuro y nada mas que el futuro seguramente ese sera el momento en que levantemos a esta Argentina derrumbada.

  2. FERROCARRILES: Estimado De Pablo: Leí su informe sobre los ferrocarriles y criterio en que sería un tremendo error en usar esos fondos del Central disponibles, para su reactivación, la de los ferrocarriles, claro. Leí, y no terminó de explicitar del porque lo sería. Me frustró y le confieso que no es el primer economista que lo logra. Lamento su sorna cuando dice que Pino “no intentará volver al carbón”. Es posible que tengamos que volver al carbón, ¿ y cual sería el problema? Dice además que es usuario del Sarmiento para desmentirse así mismo al asegurar que lo hace desde su automovil.Señor sería bueno menos sorna, soberbia y mas coherencia.Sabe qué, estuvo mucho tiempo con Bernardo, se le nota.

  3. Para el interés y la desinformacion patética de Alejandro le sugiero que lea”Historia de los ferrocarriles Argentinos”De Scalabrini Ortiz.Y una opinión, desconfíe de los economistas, son los profesionales que mas se equivocan.

  4. De pablo , muy noventista lo tuyo … Estoy de acuerdo que no se pueden usar reservas para hacer ferrocarriles , y tambien en la estupidez del tren bala .

    Pero ahora , decir que hay que abocarse solo para los trenes de transporte de personas , y inducis que tienen que ser privados . Discrepo muchisimo en ello .

    Pino Solanas , puede que tenga fantasias de los años 60 , que no se acuerda que estamos en el 2010 ,pero no hay que desestimar las ideas que tiene .

    El ferrocarril tiene que expandirse , y dar buenos servicios . Es escencial para el pais tener transporte de granos via ferrocarriles . Hablemos de las Pymes agropecuarias , que por ejemplo se encuentran lejos de los Puertos , Cordoba , Tucuman , San Luis , Mendoza . Gran parte de la rentabilidad se la “come “el traslado al puerto , porque solo se puede hacer via Camion .

    Ni locuras fanstasiosas como el tren bala , ni la boludez de los años 60 que plantea Solanas . Un sistema ferroviario Normal para un pais de grandes extenciones como es el nuestro .

  5. muy buen comentario de alguien que se acuerda de los ferrocarriles,lastima que la realidad es otra cosa ,lo digo con conocimiento de causas, ya que fui despedido por racionalizacion empresaria en 1993,los que les puedo decir que PEDRAZA,MOYANOA Y TODOS LOS GREMIALISTAS ,el camino los lleva a la KORRUPCION TOTAL,y no hay manera de salir ,lo agarras o lo dejas…..Asi todas las mafias ,todo es mafia,y recae en que todo es inseguridad,CHAUU……….

  6. Me parece que los presidentes justicialistas no entienden muy bien lo que es un ferrocarril, y por ese detalle han hecho las cosas que hicieron: Perón estatizó algo que no debía tocar, Ménem lo destrozó con pésimas privatizaciones, y los que tenemos ahora solamente han atinado a fantasear a costa de nuestro bolsillo con el tema.

  7. ¿y? ¿Mucho bla bla para no decir nada, ni proponer nada concreto? ¿Y sos Licenciado en economía? Por favor, no lo cuentes porque quizás la gente piense que somos todos iguales.. Vergonzoso

  8. No termino de entender porque “Utilizar las reservas del Central para hacer inversiones en infraestructura es una barbaridad”.

    Si se hace un proyecto como el tren bala y se financia con deuda (en este caso con Francia) luego pasado algun tiempo viene un gobierno y usa “las reservas del Central” para pagar esa deuda. Me parece mas practico utilizar parte de las reservas para hacer directamente nosotros la inversion, al menos nos ahorramos los intereses y servicios de la deuda.

  9. Juan Carlos, no utilizar las reservas ni la locura del tren bala de acuerdo, pero con el resto discrepo, para un pais tan extenso como el nuestro una red inteligententemente armada de trenes mas que vovler a los 60 seria un paso al futuro ejemplos en el mundo sobran, lamentablemente todo en este pais se hace por politica, presiones (ej moyano) etc, y menos por conveniencia de los ciudadanos y el pais. leo tu nota y veo una persona que solo piensa en capital y el conurbano, uno de los principales problemas de nuestro pais “federal” es justamente ese, en fin un tema muy largo de discusion pero a su vez muy interensante y estaria bueno publicar los beneficios q trae en ciertos puntos el tren sobre el transporte de carga o pasajeros de ruta para poder profundizar mas en la discusion.

  10. Sr. la verdad que no se quien es, tengo 24 años, tal vez tenga menos viviencia que uste pero sin embargo el digo por sentido comun y por formacion que los trenes fueron y seran un medio de transporte muy importante para la economia de un pais. Recuerde que ustede vive en Buenos Aires, pero no se olvide que tenemos pobladores a lo largo de toda la Argentina donde los caminos no son accesibles para todos, no tienen autopistas, no tienen fletes, no cuentan con ningun tipo de acceso, solo en aquellos lugares es donde puede llegar el tren. Por eso creo que las personas como ustedes que piensan a nivel especifico son las que fomentan que existan personas mas ricas, el dia que empezemos a pensar en este bendito pais a nivel global las cosas se van a mejorar….a nivel global, claro.

  11. Cuando de Pablo dice: “Dios creó a los economistas para que le recordemos a la humanidad que los recursos son escasos” muestra como influyo en el la ” doctrina” del norte… Los paises desarrollados tienen indices de probreza nulos y a veces con escasos recursos y paises como Brasil , con el PBI N º 8 del mundo tiene indices de pobrezas de los mas altos de America Latina y el mundo. EJEMPLO CLARO DE LA MALA DISTRIBUCION Y NO DE LA FALTA DE RECURSOS.
    Si se creen menos que los profesionales de otras zonas, mantengan sus complejos en reserva y traten de no transmitirlos a todos.
    Igual no es exclusividad de su profesión, sino de toda la dirigencia argentina que cree que con ” inversiones” extranjera vamos a salir del 3º mundo y de la pobreza!!
    Maduren chicos economistas nos venden a nosotros recetas que ellos no aplican para si mismos!!!
    PD: no soy de izquierda, ni nada que se parezca a ningun extremo, pero no se si los opinologos del pais dicen las cosas convencidos o nos tratan de convencer para que nos resignemos..

  12. De Pablo, ¿podés explicar porqué no se deben utilizar las reservas, para poner en marcha una red de modernos ferrocarriles, cosa imprescindible dado lo extenso del territorio nacional?

Los comentarios están cerrados.

Expertos