FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Opinión

12/02/2010

Por inercia, en enero se profundizó la inflación

Opinión. Por Gabriel Caamaño Gómez * El proceso inflacionario se ha profundizado durante enero de 2010 el nivel de precios a consumidor promedió una alza mensual de 2,5% y una suba acumulada de 16,6% respecto de enero de 2009. INDEC: La inflación de enero fue 1%, la mitad de lo estimado por privados Con lo […]

Opinión. Por Gabriel Caamaño Gómez *

El proceso inflacionario se ha profundizado durante enero de 2010 el nivel de precios a consumidor promedió una alza mensual de 2,5% y una suba acumulada de 16,6% respecto de enero de 2009.

Con lo cual, se sostiene la aceleración de las presiones inflacionarias que comenzó a registrarse con posterioridad al acto eleccionario de fines de junio de 2009 (menor nivel de presiones por parte de la secretaría de comercio) y que luego fue reforzada por el fin de la epidemia de gripe A, agosto de 2009, y la incipiente recuperación del consumo privado local.

Desde el punto de vista de la variación mensual, tres rubros fueron de especial relevancia:

* Alimentos y bebidas: Que con una suba mensual de precios en torno a 3,5% realizó un aporte de 53% al alza registrada por el nivel de precios promedio. Las principales alzas se registraron en: Carnes (sobre todo en algunos cortes vacunos, con alzas de hasta 30%), lácteos y bebidas (sobre todo alcohólicas)

* Esparcimiento: Cuyos precios experimentaron un alza mensual de 6% como resultado del mes más álgido de la temporada estival (estacional). De está manera el aporte a la variación del nivel general se acercó a 23%.

* Salud: cuyo nivel de precios promedio avanzó un 3% por el encarecimiento de la medicina prepaga, aportando un 13% a la variación promedio total.

Con esos tres rubros, se logra explicar casi 90% del alza experimentada por el nivel de precios promedio durante enero pasado. También es interesante observar que aún dejando de considerar las alzas estacionales (esparcimiento), la tasa de inflación de enero pasado aún se ubica en torno a 2%. De forma que el componente más importante de la inflación de enero pasado no es el estacional, sino el inercial.

Por último, el único rubro que registró bajas en su nivel de precios promedio fue el de la indumentaria (-1,5%), con resultado del inicio de las liquidaciones de la temporada de verano.

La fuerte incidencia del proceso inflacionario en curso sobre el rubro alimentos y bebidas tiene dos consecuencias importantes:

Genera que la “sensación térmica” del público en general, la tasa de inflación percibida por el mismo, sea superior a la calculada por las consultoras privadas mediante métodos estadísticos basados en canastas representativas del gasto en bienes y servicios. Esa mayor “sensación térmica” retroalimenta el proceso inflacionario, acelerándolo, pues las familias toman sus decisiones de consumo y ahorro sobre la base de esta última. Lo mismo ocurre con los reclamos salariales.

– Potencia el impacto negativo cada punto de inflación sobre la pobreza y, en especial, la indigencia. Recordemos que la Canasta Básica Alimenticia (CBA) se elabora sobre la base de las necesidades nutricionales básicas de una familia tipo y, por lo tanto, los alimentos tienen un mayor peso en la misma que en la canasta utilizada para elaborar el IPC. Es sobre la CBA que luego se construye la Canasta Básica Total, con la cual se calcula el nivel de pobreza o ingreso mínimo necesario para no ser considerado pobre.

* Economista jefe de Joaquín Ledesma y Asociados. Especial para FortunaWeb.

COMUNIDAD EN FACEBOOK
Participe en el foro de la comunidad de FortunaWeb: ¿Cree más en las estadísticas del INDEC o en las privadas? Participe.

12/2/2010

Archivado en: ,