FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

20/03/2010

Superpetroleros: La doble ganancia de los Bulgheroni

Carlos y Alejandro Bulgheroni ganan en distintos frentes al incorporar a la petrolera china CNOOC a su empresa. El respaldo del coloso para negociar en el exterior y a nivel local. El gasoducto en Turkmenistán y la mayor posibilidad de crecimiento global. Por Diego Landi La entrada de la petrolera china CNOOC (China National Offshore […]

Carlos y Alejandro Bulgheroni ganan en distintos frentes al incorporar a la petrolera china CNOOC a su empresa. El respaldo del coloso para negociar en el exterior y a nivel local. El gasoducto en Turkmenistán y la mayor posibilidad de crecimiento global.

ROLES. Como presidente de Bridas, Carlos (der.) es el negociador nato del grupo. Alejandro, chairman de PAE y VP de Bridas.

Por Diego Landi

La entrada de la petrolera china CNOOC (China National Offshore Oil Company) en Bridas Corporation no es una transacción comercial más en el mercado hidrocarburífero local. Los ingredientes que contiene el acuerdo lo convierten en la mayor operación del sector en el plano privado. Pero, por sobre todo, la transforman en otro hito –tal vez el más ambicioso– del hábil empresario petrolero Carlos Bulgheroni en su carrera por ampliar los horizontes de expansión de una compañía creada por su padre en 1948.

Fu Chengyu, presidente de CNOOC.

Los u$s 3.100 millones que desembolsará la empresa oriental para adquirir el 50% de Bridas (firma que posee el 40% de Pan American Energy, PAE, la segunda productora del sector luego de Repsol YPF) le brinda a los Bulgheroni un doble beneficio en distintos frentes.

Por un lado, está la importancia de contar con un socio de las dimensiones de CNOOC. El aporte de capital de los chinos es decisivo a la hora de concretar el tan esperado proyecto del gasoducto que unirá Turkmenistán con Pakistán. Esta fue una jugada arriesgada para un ejecutivo como Carlos Bulgheroni, quien en 1991, cuando comenzó, disfrutaba de un apacible éxito a nivel regional y local. Bridas apostó muy fuerte y fue la primera compañía occidental en entrar en una licitación en ese país. La idea es construir un gasoducto que salga de la reserva de Yashlar, en el desierto de Karakum, cruce Afganistán y llegue a Pakistán.

Además, están los otros negocios que los chinos tienen alrededor del mundo: esta sociedad podría convertirse en una puerta por la que los Bulgheroni podrían acceder, aunque sea desde el lugar de socio en una empresa más que forma parte de un conglomerado de escala gigantesca.

Claro que esto es de ida y vuelta. Para Bridas la venta le permite un capital para realizar la obra en Turkmenistán y el acceso a otros negocios globales. Para los chinos, el gasoducto es otro de los factores por el que se interesaron en la empresa de los Bulgheroni ya que el enorme potencial de reservas de gas en la zona es un aporte que puede complementar las necesidades energética de China.

EXPANSIÓN GLOBAL
“Una compañía que no se proyecta al exterior está condenada a que la compren y él, a diferencia de grandes empresarios que prefirieron ser comprados y quedarse con el capital, no quiso y además redobló las apuestas para ampliar la expansión de sus negocios fuera de las fronteras”, dicen allegados a la familia.

“Una vez completado el acuerdo, Bridas y CNOOC compartirán la toma de decisiones estratégicas y de management de la sociedad. Con este acuerdo, CNOOC da un primer gran paso en el sur de Sudamérica y Bridas consolida su presencia internacional y su proyección en Asia Central, Africa y el Lejano Oriente”, dijo Bulgheroni en un comunicado cuando se selló la operación con CNOOC, empresa que había intentado el año pasado comprar YPF junto a China National Petroleum Corp., pero finalmente la operación se frustró.

EL COLOSO QUE ARRIBÓ A LA ARGENTINA
China National Offshore Oil Corporation (CNOOC) es la mayor productora internacional de petróleo chino y una de las tres más importantes del sector energético en el gigante asiático. En los últimos cuatro años ha iniciado una maratónica compra de compañías que producen crudo, y lleva desembolsados u$s 6.600 millones en adquisiciones en tres continentes. El año pasado, las acciones de CNOOC aumentaron un 78% en Hong Kong y los 318 millones de barriles de reservas que se sumará a partir de la compra de Bridas (lo que supone un incremento del 12%) aseguran que este año las acciones subirán todavía más. La producción de la petrolera china crecerá en 46.000 barriles por día y el crecimiento proyectado por la compañía entre 2010 y 2015 es de entre un 6% y un 10%.

A nivel local, en tanto, tener en el directorio de Bridas sentados a ejecutivos del coloso chino hace que la empresa se pueda plantar desde otro lugar ante funcionarios y competencia. En el primer caso, es distinto discutir con el Gobierno el tema del valor del barril del petróleo junto a CNOOC que teniendo al lado solamente a British Petroleum.

A nivel productividad, las ventajas se dan en la posibilidad de incrementar su escala y de darle pelea a las otras productoras. En este juego de conveniencias mutuas, tanto CNOOC como Bridas sacan sus respectivas tajadas del acuerdo anunciado en Beijing. Para la empresa de Bulgheroni es un valor preciado contar con las espaldas financieras de una empresa de capitales mixtos –privados y estatales– de una economía que es la segunda en lo que respecta a la demanda de energía. Y se proyecta a altas tasas de crecimiento.

HERMANOS Y ROLES
Los que conocen de cerca la relación de los hermanos destacan la habilidad de Carlos para llevar adelante los contactos y las negociaciones internacionales. Por su parte, Alejandro, una pieza importante en la estrategia de expansión de los negocios de la familia, encabeza la operación de PAE. Él fue quien afianzó a la empresa y la llevó de tener el 8% de porción de mercado en 1997 a alcanzar el 17% en 2009. En este sentido, los Bulgheroni, a diferencia de otras familias con negocios petroleros –como Perez Companc, que vendió su empresa–, crecieron y se quedaron. Y con esta asociación aspiran a robar más participación a Repsol YPF.

PAE aumentó sus ganancias en más del doble entre 2008 y 2009. Según los balances presentados a la Bolsa, la empresa petrolera obtuvo beneficios por $ 977 millones en 2008 y ventas por más de $ 6.000 millones. Un año después alcanzó los $ 2.155 millones de ganacias y ventas por $ 9.100 millones. La inversión entre 2008 y 2010, según datos de la empresa, superan los u$s 3.000 millones.

Lea el artículo completo en la última edición de Revista Fortuna

20/3/2010

Archivado en: ,