FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

26/03/2010

¿El fin del trabajo en equipo?

Nuevos estudios advierten sobre los riesgos de las tareas en grupo de los empleados. Los pro y los contra de este sistema. Los que lo apoyan. Por Virginia Mejía* Si bien durante años las empresas privilegiaron el trabajo en equipo por sobre otras teorías, recientes estudios en el área de management demuestran que, al igual […]

Nuevos estudios advierten sobre los riesgos de las tareas en grupo de los empleados. Los pro y los contra de este sistema. Los que lo apoyan.

EN EQUIPO. Cada día son menos las personas que optan por esta modalidad.

Por Virginia Mejía*

Si bien durante años las empresas privilegiaron el trabajo en equipo por sobre otras teorías, recientes estudios en el área de management demuestran que, al igual que en una gran familia, en los equipos muchas veces los empleados abandonan la creatividad y las ideas propias para imitar a sus pares. En el artículo “Los efectos de trabajar continuamente en equipo sobre el desgaste de la creatividad” de la Academy of Management Review de Estados Unidos, los investigadores destacan que generalmente los miembros de los equipos actúan como si fueran hermanos y hermanas quedando atrapados en patrones de comportamiento que son muy difíciles de romper.

Según los autores Paul F. Skilton y Kevin J. Dooley, en esos casos no se discuten los modelos a seguir y cada uno asume un rol preestablecido, hermano mayor, padre, etc., a fin de no confrontar ni ser excluido del grupo. Además, señalan que uno de los efectos perniciosos de trabajar continuamente en equipo es que los empleados coinciden demasiado rápido sobre los temas y encuentran soluciones que les son familiares o conocidas. “Se adoptan acciones que son suficientemente buenas pero que no son optimas”, advierten Skilton y Dooley.

Lo cierto es que las teorías sobre el trabajo en equipo de las actuales organizaciones nacieron cuando en la década del 50, después de la guerra, los norteamericanos Joseph Juran y Edwards Deming viajaron invitados a Japón a exponer sus teorías de control de calidad en las empresas. En un principio, Estados Unidos los ignoró pero después del éxito obtenido a través de 14 premisas para ayudar a los orientales a fabricar productos de calidad a bajos costos, sus teorías fueron aplicadas en la mayoría de las compañías del mundo y pocas veces cuestionadas.

“A veces el trabajo en equipo enmascara la creatividad del individuo que tiene una determinada personalidad que le impide sobresalir. Entonces los integrantes pueden impedir que aflore la imaginación e iniciativa que tienen esas personas”, admite el consultor Diego Ghindini, quien a pesar de ello se declara un defensor del trabajo en grupo.

NIVELACIÓN. “Cuando el grupo nivela para arriba, el mediocre pasa desapercibido pero también, en algunos casos, se nivela para abajo y desgraciadamente en esas circunstancias el que es muy talentoso se oculta”, agrega el especialista que es preside la consultora Ghindini Rodil. Para evitar la fuga de talentos creativos frustrados por los equipos, las teorías de liderazgo advierten que los líderes deben estar alertas para detectar ese tipo de empleados a fin de que puedan destacarse en la empresa o, si ello no es posible, cambiar de empleo.

En ese sentido y con el objetivo de lograr un trabajo en equipo efectivo y motivador las compañías contratan como conferencistas a figuras vinculadas al deporte como el entrenador de fútbol Carlos Bianchi o Sergio Vigil, director técnico del equipo de hockey Las Leonas, entre otros. También eligen para sus charlas a figuras que, en equipo, hayan participado de expediciones extremas como ser escalar el monte Everest o de hazañas históricas donde se pone en juego la supervivencia como el accidente aéreo de los Andes de 1972.

Pedro Algorta, además de haber vivido aquella tragedia se desempeñó en varias empresas y fue CEO de la cervecera Quilmes en la Argentina y a través de su experiencia personal como sobreviviente asegura que “los equipos efectivos logran resultados buenos que son mejores que los individuales de cada uno”.

Con respecto a la posibilidad que en los equipos la creatividad de los individuos quede postergada, Algorta, en sus charlas en empresas asegura que “no es cierto que se mata la creatividad sino que cada uno se destaca y brilla por el interés del grupo. Imaginemos un equipo de fútbol con once Maradonas, sería un desastre”, remata.

En el ámbito artístico para muchos el más claro ejemplo de que la creatividad en los buenos equipos de trabajo se potencia son los Beatles. No necesariamente todos deben tener el mismo estilo ni pensar igual para asegurar el éxito.

“Cada vez que nos sentábamos a escribir una canción, y en general eran sesiones de 3 horas, nunca llegábamos a terminarla”, dijo Paul Mc Cartney en alusión a su particular vínculo con John Lennon durante una entrevista.
Lo cierto es que detrás de todas las grandes teorías están las personas, las organizaciones y sus circunstancias.

“Nadie puede estar a favor o en contra del trabajo en equipo como teoría, eso es ridículo”, asegura Santiago Lazzati de la consultora Deloitte. “El grado de interacción es lo determina la necesidad o no del trabajo en equipo. Por ejemplo, si tengo una empresa con varias sucursales en distintos puntos del país y cada jefe tiene su área de trabajo que funciona en relación a la casa central, entonces no necesito que esas personas se manejen en equipo”, advierte.

En ese sentido el gran desafío de las organizaciones del futuro será determinar bajo qué circunstancias el trabajo en equipo es ineludible, ante cuáles se puede prescindir de él y detectar qué tipo de individuos son capaces de potenciar sus talentos creativos en pos de la productividad de la empresa.

* Revista Fortuna