FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Opinión

02/04/2010

Cristina y el ajuste

Opinión. Por James Neilson * | De tomarse en serio lo que dijo hace una semana, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ya ha decidido autodestituirse pero espera que quien la suceda tenga que manejar una situación social tan convulsiva que el país no tarde en darse cuenta de la magnitud del error que cometió […]

Opinión. Por James Neilson * |

De tomarse en serio lo que dijo hace una semana, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ya ha decidido autodestituirse pero espera que quien la suceda tenga que manejar una situación social tan convulsiva que el país no tarde en darse cuenta de la magnitud del error que cometió al dejar de apoyarla. Si bien a esta altura hasta los kirchneristas más optimistas sabrán que pronto será necesario hacer algo para frenar el aumento explosivo del gasto público, Cristina aprovechó una visita al Alto Valle rionegrino para gritar: “¡Conmigo, el ajuste no! ¡No voy a ajustar a los argentinos! ¡Si quieren el ajuste, que vengan ellos a gobernar!”. Puesto que en el mundo actual gobernar es ajustar, la Presidenta acaba de informarnos que no tiene ninguna intención de asumir sus responsabilidades.

Aunque es notoria la afición de Cristina por ideas económicas raras –en una ocasión, opinó que era absurdo suponer que la Argentina pudiera tener una moneda tan fuerte como la de un país tan grande como los Estados Unidos, como si creyera que las dimensiones de las diversas economías tuvieron que ver con el asunto–, entenderá que a veces no hay más alternativa que la de reconocer que existen límites a lo que un gobierno puede gastar. Por injusto que le parezca, los recursos no son infinitos ni siquiera para multimillonarias como ella.

Pues bien: todo hace pensar que los Kirchner, conscientes de que no les será nada fácil aferrarse al poder por mucho tiempo más, han optado por armar una bomba de tiempo económica que sea lo bastante peligrosa como para intimidar a quienes sueñan con reemplazarlos. Si ellos no pueden gobernar, que no lo haga nadie. Productos típicos de la década de los setenta, apuestan a que la gente acuse a los obligados a “ajustar” de ser los únicos responsables de sus penurias, ya que para entonces habrá olvidado el aporte de quienes vinieron antes. Pero mientras que en el pasado los despilfarradores se cuidaban de informarnos de lo que tenían en mente, Cristina y su marido ya estrenaron el discurso que usarán cuando se hayan alejado del poder. Juran, y jurarán, haber sido defensores a ultranza del bolsillo “de los argentinos” amenazado por una horda de ajustadores malignos al servicio de vaya a saber cuáles intereses espurios que sólo quieren vaciarlo. Es poco probable que la maniobra funcione, pero dadas las circunstancias no les queda otra.

Puesto que los Kirchner ya se han comprometido con la noción de que hay que convencer a la ciudadanía de que la creciente crisis económica es obra del variopinto aglomerado opositor, se sienten libres para seguir agravándola. No hacen nada para combatir la inflación que, como sabemos, se debe a la rapacidad de comerciantes, chacareros oligárquicos y otros enemigos del pueblo, no al manejo irresponsable de las cuentas nacionales como dicen los economistas “ortodoxos”. Tampoco se esforzarán demasiado para impedir que aumenten a un ritmo insostenible los salarios de los afiliados a los sindicatos más poderosos. Como aclaró el todavía ministro de Economía, Amado Boudou, para llevarle tranquilidad a la población “no vamos a permitir congelamiento de salarios” ni nada parecido. Parecería que Boudou, de origen “neoliberal”, coincide con Hugo Moyano en que no hay ningún vínculo entre la evolución de los salarios por un lado y la de la inflación por el otro. Por desgracia, la experiencia tanto nacional como internacional en la materia sugiere que la teoría simpática así supuesta es un disparate, pero en el cada vez más surrealista mundillo oficialista tales detalles carecen de importancia.

Además de tratar de instalar la idea de que Cristina y Néstor representen la prosperidad generalizada y sus adversarios la miseria, la pareja quiere hacer de la oposición el partido del default. Que los Kirchner se hayan dado cuenta de que al país le convendría dejar de ser considerado un defaulteador serial y por lo tanto nada confiable es muy positivo; el que se les haya ocurrido insistir en que fue necesario apoderarse de las reservas del Banco Central, porque de lo contrario la Argentina se proclamaría orgullosamente quebrada por enésima vez, es paradójico. Entre los motivos por los que al Gobierno le cuesta más que al griego conseguir préstamos a tasas de interés razonables está la actitud a un tiempo belicosa y despectiva hacia los acreedores defraudados que asumió Néstor Kirchner en cuanto se mudó a la Casa Rosada. En aquel entonces, creía que las ganancias políticas de maltratar a los jubilados italianos y japoneses que habían perdido sus ahorros superaban con creces las eventuales desventajas financieras. Al fin y al cabo, siempre podría pedir plata a Hugo Chávez, su amigo usurero caribeño.

Integrantes de la oposición como el ex presidente del Banco Central, Alfonso Prat-Gay, han contestado de manera contundente las afirmaciones tendenciosas de Cristina, Néstor y sus partidarios. Para ellos, es ridículo argüir que el país enfrenta el “dilema de hierro” de pagar deuda con las reservas o ir al default. Asimismo, Prat-Gay y otros han señalado que un ajuste feroz ya está en marcha. Como tantos gobiernos anteriores, el kirchnerista ha elegido hacerlo mediante la inflación, un método cuyo mérito principal consiste en que los más perjudicados son los pobres. Aunque andando el tiempo casi todos perderán, quienes cuentan con recursos financieros están en condiciones de adaptarse a la inflación e incluso de aprovecharla. Puesto que los así privilegiados son más influyentes que los demás, a políticos como los Kirchner les parece menos arriesgado ajustar con inflación de lo que sería tomar medidas que enojarían a dirigentes empresariales, sobre todo los beneficiados por el “capitalismo de los amigos”. En cuanto a los jefes sindicales, la inflación les viene de perlas, ya que les permite celebrar paritarias tres o cuatro veces por año, lo que les asegura un grado de protagonismo que de otro modo no tendrían.

Continuar leyendo la columna en Revista Noticias »

* Columnista político de la Revista Noticias

1/4/2010

Archivado en:

 

 

4 pensamientos en “Cristina y el ajuste”

  1. Esto da realmente panico con la millonada de pobres que tenemos, a que caos nos mandan, que sera de nuestras vidas nuestras familias, nuestra seguridad con turbas enfurecidas destruyendo todo y sin fuerzas armadas que restablezcan el orden. Que dios nos ilumine.

  2. Bueno esto huele la gran Alfonsin , es producto de las asignaciones por hijo, el subsidio por alumna Madre enbarazada. Eso siii nunca mas se trabaja en este pais

  3. Realmente el autor y quines los defienden deben ser el hijo de Videla y el nieto de Ongania huelen a tirania y elite ruralista de Barrio Norte, dan asco su tiempo ya paso alcahuetes inmorales , como dijo Almafuerte hiperbolicos parasitos tenebrosos anti pueblo

  4. Realmente el autor y quienes los defienden deben ser el hijo de Videla y el nieto de Ongania huelen a tirania y elite ruralista de Barrio Norte, dan asco su tiempo ya paso alcahuetes inmorales , como dijo Almafuerte hiperbolicos parasitos tenebrosos anti pueblo

Los comentarios están cerrados.