FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Mercados

17/04/2010

Grindetti: “Veo difícil lograr tasas de un solo dígito”

El ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, defiende la colocación de u$s 475 millones al 12,5% y asegura que aún después del canje el financiamiento será caro. Por Jairo Straccia Después de la primera prueba en los mercados internacionales de deuda, en el gobierno de Mauricio Macri cierran filas para defender la operación, que les […]

El ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, defiende la colocación de u$s 475 millones al 12,5% y asegura que aún después del canje el financiamiento será caro.


Por Jairo Straccia

Después de la primera prueba en los mercados internacionales de deuda, en el gobierno de Mauricio Macri cierran filas para defender la operación, que les permitió captar u$s 475 millones al 12,5%, y ya planean volver para financiar proyectos viales. Al mismo tiempo, en el Ministerio de Hacienda estudian renegociar los préstamos de corto plazo en el segundo semestre, tras la conclusión del canje de la Nación, mientras preparan una readecuación presupuestaria –con ajuste en Ingresos Brutos incluido- para cubrir los aumentos de salarios recién acordados.

Tras sondear unos 24 grandes fondos de inversión en Londres, Nueva York, Boston, Los Ángeles y San Francisco, la Ciudad de Buenos Aires colocó el Tango, un título a cinco años que constituyó la primera emisión porteña internacional desde 2001. La decisión se venía meditando hacía varios meses, pero se demoró en última instancia por el recrudecimiento de la crisis mundial por la situación en Grecia y España y, claro, por los vaivenes que ocasionó el affaire por las reservas.

De los fondos captados, unos u$s 300 millones vienen a completar las obras de los subtes.

La colocación, seguida por un llamativo incremento en los papeles en los días posteriores, fue tan celebrada puertas adentro como cuestionada en la vereda de enfrente. Desde la oposición se dijo que se pagó una tasa excesiva por el Tango 2015 cuando se pudo haber esperado un acuerdo del Gobierno nacional con los holdouts, dado que el consenso de los analistas financieros prevé una baja en las tasas a un dígito, quizás en algunos meses. Otros hicieron hincapié en las comisiones pagadas, de 0,75% al Credit Suisse y 1,25% al KBR Corporate Finance, un total de $ 9,6 millones.

Para todo, el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, tiene respuesta. “Gran parte del mercado ya descontó que el canje va a salir, con lo cual ya lo descontó en la tasa; la tasa no va a bajar mucho más, no veo tan claro que lleguemos al dígito”, afirmó en diálogo con FORTUNA.

“Que nadie sueñe que porque salga el canje vamos a ir inmediatamente a tasas chilenas, para eso hay que portarse 20 años como los chilenos”, completó y explicó: “La decisión nuestra fue una cuestión de oportunidad además de costo; porque discutir un punto o más o un punto menos de tasa podía poner en riesgo la colocación del bono y por ende la terminación de las obras”.

Lo mismo respecto de las comisiones: “Las comisiones para estas características están entre el 1 y el 3% y nosotros pagamos el 2%; además, hay que tener en cuenta que también teníamos ofertas más altas, y por último, hay que ecualizar las ofertas cuando se habla de comisiones, porque una cosa es cuando se habla de comisiones por ser el colocador y otra por ser el colocador y el underwritter”. Grindetti refiere en este punto que el consorcio elegido aseguraba u$s 135 millones si no se lograba colocar el bono. “Y eso cuesta”, dice.

La oportunidad, no se puede negar, resulta propicia en el macrismo para cuestionar la imagen internacional de la gestión de Cristina Kirchner. “El piso de tasa nos lo pone el riesgo país de la Nación, y no la Ciudad”, suelta Grindetti, que rememora que algunos brokers en el extranjero le decían, mitad en broma, mitad en serio, “sus números están bien, pero ustedes están en el zip code problemático”.

Como sea, se consiguieron los fondos y ahora la cuestión es administrar un presupuesto que sigue siendo restringido, lo mismo que el financiamiento.

Con este escenario, son días agitados para los técnicos de Hacienda. La renegociación de salarios, que empezó con los docentes y se completó luego con el resto de los gremios, ensanchó el gasto en $900 millones por encima de lo presupuestado. En las próximas tres semanas, llegará a la Legislatura una nueva versión de la ley de recursos y erogaciones, con el detalle del financiamiento para ese nuevo gasto.

“Hay tres formas de financiación para cumplimentar eso. Por un lado, está mejorando la recaudación de Ingresos Brutos, por la inflación. También, como recién está empezando el año, se puede ver de dónde redistribuir el gasto. Y en tercer lugar, que es lo que estamos tratando de evitar, se puede tocar la alícuota en Ingresos Brutos”.

En este sentido,Grindetti abona la discusión por la coparticipación del impuesto al cheque que reclaman senadores y gobernadores provinciales. “Sería importante que en la coyuntura se coparticipara mejor el impuesto al cheque. El tema es que el impuesto al cheque a nadie le gusta y que debería ser en todo caso a cuenta de Ganancias -dice-. Es muy fácil como opositor pedir que saquen el impuesto al cheque. Hay que decir cómo se financia. Hoy, en el corto plazo, me parece mejor ir por una mejor coparticipación del gravámen para que haya una baja en el manejo discrecional de los fondos por parte del gobierno nacional hacia las provincias. Paralelamente, se debe estudiar una reforma fiscal profunda que haga que el impuesto a las Ganancias, a los bienes patrimoniales, como en todas partes del mundo, contribuya más que los impuestos distorsivos”.

17/4/2010

Archivado en: ,

 

 

Expertos