FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Mercados

07/05/2010

Los bonistas italianos: el peso del gran elector del canje de deuda

La influencia de los bonistas de Italia: por qué, aunque no son los principales acreedores, son los que más poder tienen. El talón de Aquiles de la oferta. Por Pablo Menna El paquete de canje con el que los bancos colocadores convencieron a Boudou y a Kirchner de reabrir la oferta a bonistas venía con […]

La influencia de los bonistas de Italia: por qué, aunque no son los principales acreedores, son los que más poder tienen. El talón de Aquiles de la oferta.

AMADO BOUDOU. Ministro de Economía y Finanzas Públicas.

Por Pablo Menna

El paquete de canje con el que los bancos colocadores convencieron a Boudou y a Kirchner de reabrir la oferta a bonistas venía con una aceptación mínima implícita que muchos estiman ronda el 60% de la deuda en default. Con esta base de arranque se entiende que el trabajo del ministro de Economía y del secretario de Finanzas busque seducir a los indecisos tal como un candidato lo haría horas antes del inicio de una elección. Después de todo, si el grado de aceptación cerrara apenas por encima del 60%, el trabajo de Economía se habrá reducido a ser meros transmisores de una oferta que, de antemano y por su generosidad para con aquellos que vislumbraron un gran negocio comprando bonos a menos de la mitad de la oferta presentada, aseguraba ese piso de adhesión.

Por estas horas, probablemente, la sensación que causa Boudou en los habitantes del llamado Club Med (el grupo de países europeos más amenazados por el contagio de la crisis griega), cuando lo ven a yendo a la caza de los últimos indecisos por ingresar al canje, casi diez años después del default, no ha de ser muy simpática. Menos aún, cuando muchos comparan la situación actual en varios países europeos con la Argentina de 2001, y la paradoja encuentra a los inversores huyendo de bonos griegos, portugueses, españoles y hasta italianos, como hace 10 años lo hacían de los argentinos.

La necesidad de Boudou de conquistar al núcleo duro de Europa (Italia y Alemania) se basa en el alto porcentaje de bonos de origen europeo que no ingresaron al canje en 2005. En aquella ocasión, ingresó el 76% sobre el total de la deuda en condiciones de participar del canje, pero sólo lo hizo el 63% de los tenedores de bonos nominados en euros. Este porcentaje, sobre un total de bonos elegibles emitidos en euros por u$s 30.400 millones, dejó u$s 12.600 millones de deuda en euros sin regularizar. Hoy, de un total a canjear que supera los u$s 20.000 millones, esos u$s 12.600 millones equivalen, también, a un 62% del total del canje, transformando a los bonistas italianos y alemanes en la frutilla de la torta de un canje que, “llave en mano”, les vendieron los bancos asesores a Boudou y a Kirchner.

Más allá de la tentadora propuesta -que para los inversores minoristas implica recibir casi u$s 56, en bonos a precios de mercado, cuando a los mayoristas se les entregarán títulos que valen hoy unos u$s 49- la llave para el éxito mayor la tiene Nicola Stock. El titular de la TFA (Associazione per la Tutela degli Investitori in Titoli Argentini), si realmente representa a acreedores minoristas italianos por u$s 4.400 millones, tal como dice la página web de la asociación, ejerce la representación del 22% del total de deuda aún en default y su participación del canje (o al menos si no sugiriera seguir litigando) podría inclinar aún más la balanza hacia un éxito en la gestión del Ministerio de Economía.

Si se considera que quienes ofertaron esta operación al Gobierno habrían garantizado entre un 50% y un 60% de aceptación de parte de inversores mayoristas, y si el porcentaje de minoristas representados por Nicola Stock es del 22%, es fácil deducir el peso que tiene este último.

No sólo en números es clave su decisión sino también en términos políticos: aún cuando el porcentaje de deuda total regularizada se acerque a 90%, será difícil que se considere a la Argentina definitivamente fuera del default si el grupo de bonistas minoristas de Europa no entra en su gran mayoría al canje. El alcance político de su protesta inhibe que la cesación de pagos se convierta en historia antigua del país si deciden rechazar la oferta.

Por caso, si se consiguiera un 60% o menos de aceptación, el canje se verá a lo largo del tiempo, sólo como un buen negocio para aquellos que, sabiendo que se iba a proponer esta oferta, compraron bonos a precio de remate en el primer semestre de 2009 (algunos bonos en default que cotizaron por ese entonces lo hicieron en torno a los u$s 20- u$s 25).

Lea el artículo completo en la última edición de Revista Fortuna

7/5/2010

Archivado en:

 

 

2 pensamientos en “Los bonistas italianos: el peso del gran elector del canje de deuda”

  1. Estimado Sr. Menna.
    Sería importante que trasmita en su artículo que al día de hoy el Juez Griesa tiene finalizados cientos de juicios en contra del Estado Argentino, habiendo asignado a los bonistas minoristas o mayoristas, por cada 100 dolares la cifra de 230 dolares + un interes del 9% hasta su efectivo pago. Es decir argentina no debe 100, debe 230.
    Por otro lado, nada menciona Ud del engaño del “reconocimiento de intereses” que presentan como gancho para los minoristas. Argentina no reconoce interés alguno, dado si lo hiciera estaría en el orden del 80% o mas (9 años de intereses caídos). Lo que ofrece son los intereses del nuevo bono 2017 al 1.25% anual, lo que da un poco mas del 8%…..
    Si Ud. fuera poseedor de dicho fallo, o tener la posibilidad de tener dicho fallo, ingresaría al canje?.
    Llama poderosamente la atención que ningun periodista se dedique a investigar un poco más sobre este tema.
    Atte.
    Julio

  2. Muy interesante Vtro. art’iculo.
    Solicito amablemente me informe a qu’e inter’es desea pagar Argentina. Informan que pagar’ia intereses desde 2005 pero. a qu’e porcentaje. Esto es importante pues los bonos ten’ian un inter’es del 11.5, etc. Estar’ian disuestos a pagar ese porcentaje o…cu’as es el porcentaje que pagar’an. No he encontrado NADIE que publique esa informaci’on.
    Agradecer’ia su informaci’on.
    Atte.
    Pat

Los comentarios están cerrados.