FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

12/06/2010

Riesgo de default: Metrogas se acerca otra vez al precipicio

La distribuidora de gas volvió a avisar que podría incumplir sus pagos que vencen a lo largo de junio. Por qué esta vez hay más posibilidades de que eso suceda. El Gobierno y la idea de la intervención. Por Diego Landi La historia parece repetirse, pero no. Esta vez todo indica que el final será […]

La distribuidora de gas volvió a avisar que podría incumplir sus pagos que vencen a lo largo de junio. Por qué esta vez hay más posibilidades de que eso suceda. El Gobierno y la idea de la intervención.

Por Diego Landi

La historia parece repetirse, pero no. Esta vez todo indica que el final será otro. Si bien sonaron las mismas alertas, actúan los mismos protagonistas, se cruzan iguales silencios, el default parece más cerca. La posible cesación de pagos que Metrogas había anunciado a fines de 2009 vuelve a tomar cuerpo y a reavivar las disputas entre la empresa de distribución de gas con la gestión K. Hay una diferencia de peso entre el escenario planteado algunos meses atrás y el actual: existen menos voluntades por evitar que se dé el trascendental salto.

En aquellos momentos también se habían realizado los avisos a la Bolsa sobre el deterioro de su situación financiera, se habían actualizado los reclamos por la falta de reajuste de tarifas y el rumor de la intervención por parte del Estado sonaba en el aire. Sin embargo, finalmente, se pagaron las deudas que se pensaba que no se iban a pagar. En esa jugada decisiva tuvo un gran peso YPF.

A instancias de la empresa en la que tienen participación los Eskenazi se realizó un aporte de capital de los principales accionistas, que British Gas –el otro gran jugador y socio– aceptó. Pero eso no se volvería a repetir concuerdan todas las fuentes del sector que consultó FORTUNA.

“Esta vez parece que va en serio”, confía una voz que conoce de cerca el mundo de la distribución del gas. “Es que, por lo que se ve en los números, cada vez es menos viable y un aumento de tarifas que pueda aclarar un poco más el panorama tampoco se ve demasiado cerca”, agrega otra fuente que refuerza su postura señalando la intención de British Gas de deshacerse de su parte en Metrogas. La multinacional energética lo viene pensando desde hace tiempo en función de que el peso de la gasífera argentina es casi nulo para los números globales de la compañía británica. Hoy por hoy trae más dolores de cabeza que ganancias. Eso es lo debe pensar Robert Wilson, su presidente.

El pasivo no corriente a fines de marzo de Metrogas era de $ 859.490.000. Durante junio Metrogas deberá afrontar vencimientos de deuda por u$s 20 millones. Ese es el monto de la discordia y de la duda. Todo hace pensar que si no hay ninguna vuelta atrás en la política que lleva a cabo el Gobierno, la empresa vuelve a caminar por la cornisa y, muy posiblemente, realice el paso final que podría traer como consecuencia la injerencia del ENARGAS, muy esperada en los despachos oficiales. Tan esperada es la intervención que, afirman fuentes en estricto off the record, un funcionario estatal del sector de energía hizo comentarios poco felicies. El funcionario le dijo a un ejecutivo de la distribuidora que en poco tiempo se iban a “volver a ver”, en referencia a una posible intervención ante la falta de pago de las obligaciones financieras.

BALANCES EN ROJO
El último año que tuvo ganancias Metrogas fue 2007. En 2008 comenzó una pendiente que le generó $ 15.787.000 millones de pérdida. Y en 2009 se profundizaron: $ 78.342.000 en rojo. La tendencia no parece revertirse este año. En el primer trimestre las pérdidas ascienden a los $ 15.084.000. Y la visión de los accionistas de que la empresa en estas condiciones no es viable es cada vez más uniforme, al punto de que no recurrirían a la anterior estrategia de salvataje.

Lea el artículo completo en la última edición de Revista Fortuna

11/6/2010

Archivado en: ,

 

 

Expertos