FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

09/07/2010

Paquete post-Mundial: $15.000 M para olvidarse de Sudáfrica

A la inminente suba del mínimo no imponible de Ganancias, se sumaría una mejora en las jubilaciones y la asignación universal por hijo. El Gobierno busca apuntalar el humor social para que no decaiga el consumo. Por Jairo Straccia Ozil, Klose y compañía pusieron fin a la ilusión argentina en el Mundial y, sin saberlo, […]

A la inminente suba del mínimo no imponible de Ganancias, se sumaría una mejora en las jubilaciones y la asignación universal por hijo. El Gobierno busca apuntalar el humor social para que no decaiga el consumo.

CRISTINA FERNÁNDEZ.

Por Jairo Straccia

Ozil, Klose y compañía pusieron fin a la ilusión argentina en el Mundial y, sin saberlo, dejaron en un brete al Gobierno de Cristina, que tenía preparadas varias medidas para cuando pasaran los efectos de la Copa del Mundo, intuyendo que durarían alguna semanas más. Sin embargo, la derrota hizo temer en la Casa Rosada un brusco cambio del humor social que motivara una recaída del consumo por lo que rápidamente activaron la puesta en marcha de un programa “arriba-elánimo”.

El objetivo no sería tanto apuntalar la economía –que está creciendo a tasas chinas- sino evitar que el malestar post Sudáfrica 2010 sea capitalizado por la oposición con proyectos como los del 82% móvil para las jubilaciones. Por eso, en la Quinta de Olivos preparan anuncios para estimular la demanda doméstica. Y, como es su costumbre, Cristina no escatima en gastos. Por el contrario, en los próximos meses, el Gobierno tiene previsto disponer de al menos unos $ 15.000 millones en el plan que muchos creen marcará el inicio de la campaña electoral de 2011.

Las medidas, que irían siendo dosificadas en los próximos meses, incluyen tres ejes: el prometido ajuste del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, un aumento fuera de lo previsto por ley para todas las jubilaciones y, por último, una recomposición de la asignación por hijo.

1. GANANCIAS
En primer lugar, se espera de un momento a otro que la Casa Rosada concrete finalmente la suba del tope a partir del cual 1,2 millones de asalariados pagan Ganancias. Se trata de una demanda sostenida hace tiempo por el titular de la CGT, Hugo Moyano, que reclama porque luego de las paritarias, muchos empelados –como los camioneros- han pasado a pagar este gravámen por una cuestión nominal meramente nominal. El anuncio está listo desde hace varias semanas pero se ha postergado, precisamente, por el inicio del Mundial de Fútbol. Es que cualquier medida de alto impacto hubiera visto diluída su repercusión mientras la Selección argentina avanzara en el campeonato del mundo. Ahora, el contexto ha cambiado y en el entorno de Moyano esperan que la medida se concrete en las próximas semanas.

2. JUBILACIONES
Ante la avanzada de la oposición en el Congreso para aprobar el 82% móvil para los haberes jubilatorios, la administración de Cristina Kirchner buscaría retomar la iniciativa política con medidas sobre el tema. Algunas voces dentro del oficialismo anticipan que se podría adelantar el aumento previsto por ley para septiembre, y así amortiguar el costo político de un eventual veto de lo que aprueben en el Parlamento. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, ya adelantó que se trata de un proyecto “demencial”.

En este caso, el monto que cobran quienes reciben la mínima (el 75% de los beneficiarios) pasaría de los $ 895 actuales a cerca de $ 1.000. En esta línea, la idea sería que para marzo de 2011, la jubilación llegue a $ 1.200 y en septiembre, a $ 1.300. Otros, en cambio, consideran que la decisión sería establecer un incremento extra este año para la clase pasiva. Primero, señalan los especialistas, porque con el ajuste automático las jubilaciones mínimas estarían perdiendo poder adquisitivo por alza del costo de vida. Y segundo –y tal vez más importanteporque tendrían desde dónde defenderse si en la oposición les achacan “estar en contra de las mejoras para los jubilados”.

3. ASIGNACIÓN POR HIJO
El aumento en el precio de los alimentos, que se disparó a principios de año, se amesetó entre abril y junio, y retomó su impulso desde los últimos días de junio, viene carcomiendo el poder adquisitivo del subsidio a la niñez de $ 180 establecido a fines del año pasado y que hoy asiste a unos 3,6 millones de chicos y chicas en todo el país. Tal situación ha llevado a fuerzas cercanas al oficialismo a poner en la agenda el estudio de un retoque en este ingreso.

El pago de la Asignación insume en la actualidad aproximadamente unos $8.400 de pesos por año (menos del 1% del PBI, según la Anses). En SEL Consultores precisan que desde enero ha perdido un 20% de la capacidad de compra producto de la inflación. Si la Casa Rosada decidiera una mejora de esa misma proporción (unos $ 36), debería destinar alrededor de $ 2.000 millones más. Pero si, como figura en varios papers de economistas cercanos –y no tanto– del Gobierno, la idea sería dentro de algunos meses elevar el subsidio a $ 300 pesos, el gasto extra sería de $ 6.000 millones, lo que llevaría el programa a más de $ 14.000 millones.

Lea el artículo completo en la última edición de la Revista Fortuna

8/7/2010

Archivado en: ,