FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

02/08/2010

Crecen las intrigas en el Banco Central por la renovación de cargos

En 53 días vence el mandato de Marcó del Pont y cinco directores. Kirchner decidirá quién se queda sólo en la primavera. Iría por dos vacantes y esperará a 2011 para hacer pasar al resto por el Senado. Por Ariel Cohen * y Rodolfo Barros ** Sospechas, intrigas, proyectos que van y vuelven. A pesar […]

En 53 días vence el mandato de Marcó del Pont y cinco directores. Kirchner decidirá quién se queda sólo en la primavera. Iría por dos vacantes y esperará a 2011 para hacer pasar al resto por el Senado.

Por Ariel Cohen * y Rodolfo Barros **

Sospechas, intrigas, proyectos que van y vuelven. A pesar de que faltan más de 50 días para que se termine el mandato de cinco directores y de la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, la sede de la autoridad monetaria se convirtió en el Palacio de Internas de los más variados colores. La semana que pasó las expuso en su punto más alto desde la renuncia de Martín Redrado.

El jueves, el Directorio del BCRA aprobó la transferencia al Tesoro de una parte de sus utilidades. Fue por $3 mil millones, la primera cuota de las seis que se pagarán durante 2010, en gran medida fruto de la ganancia de diferencias de cambio.

Pero a la mesa de trabajo del cuerpo llegó un proyecto de Marcó del Pont para subir los encajes de los bancos. Se trata de los fondos que los bancos deben dejar indisponibles y a disposición del Central por cada depósito que toman. La medida busca dos efectos: uno monetario, por el que se absorbería circulación de dinero, y frenar una tendencia inflacionaria generada por la expansión de la circulación de moneda. A la vez, estimularía el fondeo de los bancos a préstamos de largo plazo.

El proyecto fue recibido con sorpresa por gran parte de los directores, y Marcó del Pont optó por retirarlo y presentarlo la semana próxima, como un “derrotero a estudiar”, confirmaron a PERFIL dos fuentes. La intención de la titular del Central causó preocupación entre algunos banqueros nacionales de primera línea que no quieren estacionar el dinero en el BCRA.

Probablemente, intuyen dentro y fuera del Central, esos sectores tampoco están de acuerdo con el rumbo que imprimió Marcó del Pont. En estas internas, algunos observadores apuntan al ministro de Economía, Amado Boudou, y a su interlocutor en el BCRA, Sergio Chodos, pero cuando se consulta a portavoces de ambas partes se soslaya un enfrentamiento personal.

En cambio, subrayan el foco sobre la iniciativa de los encajes, que para las cuentas a la vista (cuentas corrientes, cajas de ahorro) son del 19% mientras que en Brasil llegan al 47%. Por esa razón, algunos interlocutores definieron a la de estos días como “una etapa de turbulencias y operaciones”. El 23 de septiembre vence el mandato de Marcó del Pont y el de su principal aliado en el directorio Arturo O’Connell.

También el de los kirchneristas Waldo Farías, Arnaldo Bocco (del Frente Grande) y Miguel Pesce. Zenón Biagosch, que ingresó al BCRA de la mano de Roberto Lavagna, “decididamente quedará afuera”, coincidieron las fuentes. Ex mano derecha de Martín Redrado, Carlos Pérez tiene mandato hasta 2013, como los kirchneristas Carlos Sánchez y Gabriela Ciganotto; y el propio Chodos.

Según se especula en la entidad, el kirchnerismo no intentará cubrir todas las vacantes en un mismo acto: se le haría difícil que sus pliegos pasen por el Senado. Propondría el kirchnerismo a uno o dos, de manera que el Central siga funcionando, y esperará el resultado de las elecciones de 2011 para saber si puede proponer al resto.

Los nuevos directores tendrán mandato por seis años, por lo cual abarcarán tres términos del Poder Ejecutivo.

La decisión de mantener a Marcó del Pont al frente del BCRA, darle a Boudou la posibilidad de colocar más de los suyos en el directorio u otras sorpresas sólo serán tomadas por Kirchner en primavera.

* Prosecretario de redacción y ** Subeditor de economía de Diario Perfil

2/8/2010

Archivado en: , ,