FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

23/08/2010

Para Broda, en 2011 se frenará el efecto de expansión económica por consumo

El analista económico pronosticó que esta año la economía crecería 8,5%, pero el año que viene tendrá una fuerte desaceleración.
Miguel Ángel Broda

Por Carmen López Imizcoz *

“La Argentina será el país de América latina que más crecerá este año.” Tal pronóstico no fue vertido por el ministro de Economía, Amado Boudou, sino por el economista crítico del modelo kirchnerista Miguel Angel Broda, en el marco del Día de la Exportación que festejó la Cámara de Exportadores de la República Argentina.

Según las proyecciones de Broda, la economía local se expandirá entre 8 y 8,5% este año, por encima incluso de Brasil, que crecería entre 7 y 7,5 por ciento.

Sin embargo, en 2011 la expansión económica local sufriría una fuerte desaceleración. Pasaría de crecer a un ritmo superior al 8% a hacerlo tan sólo al 4,3 por ciento.

FIN DEL BOOM
En cuanto a la disminución del crecimiento local en 2011, el analista explicó que obedecerá a que “el efecto de expansión del consumo no estará presente”.

“Actualmente, hay un boom de consumo, producto de una política que estimula el desahorro. Pero en 2011 la economía local crecerá menos porque operará el límite al endeudamiento en las tarjetas de crédito y habrá problemas de oferta. De todos modos, crecer al 5% con una inflación de 30% todavía es favorable”, sostuvo, en un diálogo con la prensa.

Durante su disertación, Broda explicó que los países emergentes dan cuenta del 75% de la tasa de crecimiento mundial y que continuarán siendo los motores del crecimiento. “El mundo que viene es extremadamente favorable para la Argentina”, dijo, pero advirtió que no ve “en ningún candidato a presidente a alguien que la tenga clara.”

RECALENTAMIENTO
“Con la inflación en 23 y 24% es evidente que la economía está recalentada. Mientras el resto de los emergentes están retirando los planes de estímulo, nosotros hemos decidido acelerar (el gasto)”, opinó. De todos modos, el consultor privado consideró que “no hay riesgos de espiralización” de la inflación.

Respecto del achique del superávit comercial, Broda sostuvo que éste se debe a que el Gobierno estimula el gasto agregado y a que se ha perdido competitividad.

Sin embargo, “no me parece que tengamos una restricción externa hasta después de octubre de 2011”, dijo, y pronosticó que el dólar en diciembre se ubicará en torno a $ 4,15, suponiendo que no haya una crisis que genere una salida de capitales.

Para 2011 prevé que la divisa se ubicará entre $ 4,20 y $ 4,40, lo que “nos retrotrae a la convertibilidad en términos bilaterales”.

* De la redacción de Diario Perfil

23/8/2010

Archivado en: ,