FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

31/08/2010

La minera chilena San Esteban está al borde de la quiebra

Cómo opera la empresa, propietaria del yacimiento aurífero y de cobre San José donde están atrapados los 33 mineros. Deuda por u$s 500.000 y la posible bancarrota.
ALEJANDRO BOHN Y MARCELO KEMENY FULLE. Están al frente de la Compañía Minera San Esteban Primera.

Por Victoria Álvarez Benuzzi *

Situación financiera delicada. Deuda de medio millón de dólares y operaciones paralizadas en el único proyecto que generaba dinero, son tan sólo una muestra del momento que vive el Yacimiento San José, propiedad de Compañía Minera San Esteban Primera, presidida por Marcelo Kemeny Fulle y Alejandro Bohn. Se trata de una de las principales minas de cobre y oro ubicada a 800 metros al norte de Chile, en Copiapó, pleno desierto de Atacama, donde 33 trabajadores esperan que los saquen del refugio ubicado a 700 metros de profundidad, lugar en el que quedaron atrapados desde el 5 de agosto último luego de que se produjera un derrumbe.

Los responsables de esta empresa fueron calificados de “impresentables” por las autoridades chilenas. Sin embargo, el motivo no fue el accidente ni la respuesta (tardía) al mismo, sino sus últimas declaraciones, en las que deslizaron que hay chances de que San Esteban entre en quiebra y que tienen dinero sólo para pagar los salarios de agosto.

En ese sentido, destacaron que podrán seguir cumpliendo con sus obligaciones sólo si el gobierno de Chile los asiste con algún tipo de subsidio, ya que la principal fuente de ingresos de San Esteban es el yacimiento San José, y que actualmente se encuentra paralizado por tiempo indeterminado.

San Esteban Primera tiene una deuda de u$s 500.000 y un flujo positivo que no alcanza con las operaciones paralizadas. Hernán Tuane es el abogado de los dueños de la mina y advirtió sin rodeos que existen serios peligros de quiebra. Bohn había advertido antes que la situación financiera de la empresa es “bastante débil”.

También generó malestar en el gobierno de Sebastián Piñera las declaraciones de los dueños de San Esteban respecto a que los trabajadores de la mina no estaban asegurados porque los costos de las pólizas son muy altos y las coberturas insuficientes. Desde la superintendencia de seguros le respondieron que los seguros de trabajo en Chile son de los más baratos del mundo.

Olvidémonos que el Gobierno vaya a ayudar a esta empresa que ha tenido este comportamiento”, dijo el ministro de Minería chileno, Laurence Golborne. El presidente Piñera también salió a responder diciendo que la empresa deberá asumir la responsabilidad civil y penal que le competa. “No habrá impunidad para los responsables del derrumbe”, dijo.

* De Revista Fortuna

31/8/2010

Archivado en:

 

 

Expertos