FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

08/11/2010

Cristina viajó a Corea del Sur con el Club de París como objetivo

Boudou presentará un balance de la economía argentina para intentar convencer al G20 de eludir la auditoría del FMI, para renegociar la deuda con acreedores europeos.
CRISTINA. Despegó desde El Palomar hacia Seúl, para atender al G20 (Foto: Archivo)

La presidenta Cristina Fernández viajó este lunes a las 15:30 hs a Seúl, Corea del Sur, para participar de la cubre de presidente del G-20 donde intentará acercar posiciones para destrabar la negociación por deuda con el Club de París. Sin embargo, el evento estará dominado por la “guerra de monedas”: un cojunto de tensions cruzadas entre Estados Unidos, Europa, Japón, Inglaterra y China por los devaluaciones de sus monedas.

La Presidenta partió del aeropuerto del Palomar  junto al ministro de Economía, Amado Boudou, que tendrá como misión encontrar espacios para avanzar en la idea del Gobierno de eludir una auditoría del FMI como condición necesaria pare renegociar una deuda de U$S 6.700 millones (aproximadamente) que el país mantiene con acreedores europeos.

Boudou tendrá un trabajo arduo: dado que todas las miradas están puestas en la negativa de China de revalorizar su moneda (el renminbi o yuan chino) y la decisión de EE.UU. de inyectar U$S 600.000 millones para devaluar de hecho al dólar.

Argentina se encuentra al margen de esta discusión, pero los efectos de esta serán directos sobre la economía local, ya que el tipo de cambio es una de las herramientas que utiliza el Gobierno de Cristina Fernández, para sostener la competitividad de la economía.

BOUDOU. Presentará un balance propio ante el G-20 sobre la economía argentina.

SITUACIÓN CON EL CLUB DE PARÍS
Boudou preparó un informe con el balance de la economía argentina para poner en consideración del G-20 e intentar conseguir su aprobación. Este documento fue elaborado por el Banco Central, el INDEC, Economía y la Comisión Nacional de Valores.

Si al Club de París no se le paga al contado y en efectivo, un convenio en cuotas requiere en forma inexorable aceptar las condiciones del FMI, entre ellas las supervisiones anuales.

Pero además de controlar este aspecto, Boudou tendrá que tratar de convencer a sus pares del G-20 para que acepten la decisión de la Argentina que no quiere al FMI como auditor. La administración Kirchner pretende que el país presente sus números al G-20 ignorando las condiciones que imponen las reglas del artículo 4 del FMI.

8/11/2010

Archivado en: , ,