FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Opinión

12/11/2010

Empleos que se agotan por la venta de copias pirata

Opinión. | El cierre de Blockbuster en Argentina acarrería 400 despidos en 43 locales de la firma, que se desencadenan por el avance de la piratería, que agotó un modelo de negocio.

Por María de Monserrat Guitart Piguillém *

Hace algunas semanas trabajadores de Blockbuster Argentina junto a empresarios del video y del cine realizaron una manifestación en Buenos Aires “contra el comercio ilegal pirata y por la continuidad de la compañía en la Argentina”. De acuerdo a lo estimado el precipitado cierre de la cadena estadounidense de alquiler de DVD y juegos más grande del mundo pondría en riesgo “400 puestos de empleo, de 43 locales”, que se sumarían a los 40 que ya cerraron. Todo un número.

En el año 2008 Microsoft ya advertía, en la presentación de su Informe anual de acciones contra la piratería, sobre la incidencia que estaba teniendo la piratería en detrimento del empleo. Según datos de IDC, si Argentina reducía (en ese momento) en 10 puntos su tasa de piratería se generarían 7.036 nuevos puestos de trabajo a nivel local y el crecimiento económico alcanzaría los 1.107 millones de dólares adicionales para la industria de IT.

En 2008, en Europa, se perdieron 185.000 empleos debido a la ausencia de controles y políticas de estado que persigan la descarga y el intercambio indebido de películas, series de televisión, música y software, entre otros. Sólo en la península ibérica el “paro” sumo 13.200 puestos de trabajo.

Los números son escalofriantes y el informe presentado a comienzos de este año por diversos Sindicatos y Representantes de las Industrias Europeas ha superado todo lo previsto. De acuerdo a las cifras que se desprenden de dicho trabajo se podrían perder en la Unión Europea, para el 2015, hasta 1,2 millones de puestos de trabajo y 240 millones de euros si no se actúa contra la “piratería digital” y no hay “cambios significativos” en las políticas sobre propiedad intelectual, en especial por lo que respecta al intercambio de archivos por medio de descargas P2P (peer to peer) y al streaming (acceso directo al contenido sin necesidad de descarga).

Nada de lo que hoy se ve como algo natural de la evolución humana hubiera sido posible sin la decisiva participación de la iniciativa privada, del capital en riesgo, del ánimo de lucro y de gloria que se encierran dentro de cada invención, creación y emprendimiento. Pero debemos entender el juego y las reglas que lo visten, sino estamos atentando contra el crecimiento de las empresas que son los máximos generadores de empleos de un país.

Es por eso que tal vez la evaluación que debería hacer cada persona al momento de intentar copiar, intercambiar, comprar o simplemente mirar un producto pirata este asociado al peligro que correrá por violar las leyes y al efecto dominó que provocará sobre las personas que elaboran el producto de consumo.

Porque en ese caso el quiste habrá cumplido su objetivo: una persona habrá infringido la ley y la otra se habrá quedado en la calle. Es bueno saber que otra mirada es posible. Sólo hay que dejarse ganar por lo que debe ser y no por los que andan por la vida creyendo que todo está permitido. Inclusive lo expresamente prohibido.

* Abogada especialista en tecnología. Socia del estudio Carranza Torres & Asociados.

12/11/2010

Archivado en: ,

 

 

Expertos