FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

15/11/2010

Macri – Eskenazi: Hijos y herederos que buscan su espacio en los negocios

Ezequiel Eskenazi y Gianfranco Macri buscan su propio espacio. El director de YPF adhiere al estilo paterno en sus emprendimientos personales. En cambio, el heredero de Socma se diferencia con otro rumbo.
EZEQUIEL ESKENAZI y GIANFRANCO MACRI. Empresarios y herederos.

Sus padres, Franco Macri y Enrique Eskenazi son grandes empresarios, que lograron armar holdings diversificados a partir de constructoras vinculadas a la obra pública desde hace décadas: Socma y Grupo Petersen. Gianfranco Macri y Ezequiel Eskenazi tienen parecidos y diferencias, algunas sutiles y otras de fondo. Gianfranco es el único de sus hermanos que trabaja desde siempre en el grupo empresario, mientras que Mauricio, el más famoso, se dedicó a la política y es el jefe de Gobierno porteño.

Ezequiel –a diferencia de sus hermanos Sebastián y Matías, que como su padre son ejecutivos en YPF y las demás empresas del Grupo Petersen– ingresó al negocio familiar con la condición de trabajar en las áreas más relacionadas con su perfil personal. Gianfranco, como en su momento Mauricio, buscaba despegarse de la imagen empresaria paterna, algo que ahora desde la presidencia del directorio de Socma hace explícito.

“Antes el grupo estaba relacionado con las mega obras con el Estado como comitente, pero hoy estamos enfocados hacia proyectos relacionados directamente con el sector privado”, explica Gianfranco, estableciendo un antes y un después.

Por el contrario, Ezequiel no llegó al grupo a cambiar nada sino más bien a no ser modificado en sus aspiraciones por una estructura rígida. “En la familia aclaré que en la única parte de la empresa que puedo entrar es en la que siento que tiene relación conmigo, por eso me hice cargo de la Fundación YPF, que es una plataforma de RSE impresionante”, explica a FORTUNA Ezequiel.

Desde un enfoque de los roles en las empresas familiares, Gianfranco viene a ser un rupturista del legado paterno y estableció una nueva visión estratégica desde que hace dos años Franco dejó su sillón. “Estamos atravesando una nueva etapa en el grupo desde que mi padre se ha retirado –aclara el presidente de Socma–. Ahora estoy al frente de la conducción con una redefinición de la orientación del holding mientras que mis hermanos son sólo accionistas”. Ezequiel encontró su lugar en el grupo familiar y agradece el apoyo constante de su padre y hermanos. Sin embargo, en lugar de ingresar a las empresas existentes, decidió crear la suya propia en base a sus intereses personales: vino, arte, cultura, naturaleza y en San Juan encontró su lugar en el mundo. Hoy es vicepresidente de la Fundación YPF y dirige Santa Sylvia Agrícola Industrial, la firma creada por él que produce los vinos XumeK en el Valle del Zonda.

Lea el artículo completo en la última edición de Revista Fortuna

15/11/2010

Archivado en: