FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

19/11/2010

Ante la UIA, Cristina defendió la intervención estatal en la economía

Ante empresarios, la Presidenta abogó por un pacto social tripartito entre el Estado, sector privado y trabajadores. Por la polémica por distribución de utilidades pidió que el debate se de con "racionalidad institucional".
CRISTINA FERNÁNDEZ. Este viernes en la conferencia industrial de la UIA.

La presidenta Cristina Fernández defendió este viernes la intervención del Estado en la economía, al subrayar que “si alguien habla en Europa de un mercado que se autoregula se le ríen en la cara”.

De cualquier forma, la jefa de Estado aclaró que “nadie piensa en un Estado empresario”, al hablar en la Conferencia Anual Industrial, luego de que ayer desde la propia Unión Industrial Argentina (UIA) se advirtió sobre la “excesiva” intervención estatal en la economía.

Fernández sostuvo que su gobierno está “impulsando fuertemente el acuerdo tripartito entre el sector privado, el Estado y trabajadores” y sostuvo que “es imposible que alguien se regule de acuerdo a sus propios intereses, y no lo haga el Estado para toda la sociedad”.

Las declaraciones de Cristina Fernández se sintieron en respuesta a Federico Nicholson, presidente de la XVI Conferencia Industrial de la UIA, quien había afirmado este jueves que “la excesiva intervención estatal no sólo ahoga a la economía, sino que tiene consecuencias intrínsecas para el propio Estado, porque el que mucho abarca poco aprieta”.

DISTRIBUCIÓN DE UTILIDADES
Cristina Fernández sostuvo que a la puja por la distribución del ingreso entre empresarios y trabajadores se le debe dar “racionalidad institucional y legal y encauzarla en el marco de las leyes y de la Constitución”.

Al hablar en la Conferencia Anual de la Unión Industrial Argentina (UIA), la jefa de Estado remarcó los empresarios industriales y los trabajadores “son los dos vínculos más fuertes que se han dado en un modelo económico como el que se instaló en el 2003”.

Fernández admitió que la relación entre empresarios y trabajadores es “conflictiva” por la puja distributiva, pero sostuvo que ello “no es sólo una cuestión económica sino que hace a la condición humana”.

19/11/2010

Archivado en: