FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

23/11/2010

Krugman, en Buenos Aires, recomendó más gasto público para afrontar la crisis

El premio Nobel reconoció que no está en condiciones de predecir hacia dónde irán las finanzas mundiales en el corto plazo. "Estados Unidos va a tener una política errática", afirmó.
PAUL KRUGMAN. El Nobel de economía disertó este martes en Buenos Aires.

El premio Nobel de Economía, Paul Krugman, admitió este martes que no está en condiciones de predecir hacia donde se dirige la economía mundial luego de la crisis y advirtió sobre la revaluación del real de Brasil.

Krugman disertó hoy en la 58º Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción, donde admitió que no puede predecir hacia donde evolucionará la crisis actual, a la cual consideró “no tan seria”. Se mostró pesimista sobre una resolución de la crisis, a la que ubicó en el Atlántico Norte, al afirmar que “hay un crecimiento débil”.

El Nobel reconoció que “no puedo predecir” como evolucionará la crisis y señaló que “Estados Unidos va a tener una política errática”.

“Para poder empezar a solucionar en parte estos problemas, es necesario aumentar el gasto público, algo que por ejemplo en Estados Unidos no se está haciendo y que impide que alrededor de 1,5 millones de trabajadores aún estén desocupados”, indicó el economista.

Krugman señaló que “el panorama a nivel mundial es de una gran incertidumbre, porque a diferencia de lo que sucedió en los años 90, las inversiones en tecnología no van a resultar suficientes para dar respuestas a la crisis global”.

Con relación a Brasil consideró que “esta película ya la hemos visto” al hablar sobre la revaloración del real frente al dólar, y las consecuencias negativas que puede tener para la economía de ese país el fuerte ingreso de capitales.

Krugman comparó la situación del gigante sudamericano con China, país que a través de un férreo control de capitales mantiene una política de devaluación de su moneda, el yuan.

“Los datos existentes permiten comprobar que, en general, las economías desarrolladas en crisis están creciendo a un ritmo del orden del 3,5%, un nivel aceptable para frenar el desempleo pero aún insuficiente para poder recuperar puestos de trabajo”, señaló.

23/11/2010

Archivado en:

 

 

Expertos