FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

10/12/2010

Rusia 2018 y Qatar 2022, cómo serán los mundiales de los nuevos ricos

Los desafíos que enfrentará cada país para la Copa del Mundo. La falta de alojamiento e infraestructura y las grandes distancias, entre los problemas de Moscú. El calor y la sobre oferta de hoteles, para los árabes.
QATAR 2022. El Emirato invertirá más de U$S 3.000 millones en estadios nuevos.

Por Roberto Anselmino

Países candidatos con tradición futbolera como Inglaterra y otros no tanto como Estados Unidos quedaron sorprendidos con la decisión: la FIFA de Joseph Blatter había inclinado la balanza de la organización de los mundiales de fútbol a favor de Rusia para 2018 y de Qatar para 2022. El claro objetivo es incorporar dos enormes mercados y culturas al negocio, con la garantía de que son dos estados en los que el dinero no es problema.

Rusia y Qatar pueden ofrecer los millones que hoy día ya no pueden dar naciones aún ricas y con pasión futbolera como Inglaterra, España y Holanda. El plan de Blatter es sencillo: moverse en el sentido en que se mueve la geopolítica y la economía internacional.

La apuesta es fuerte. Pero, ¿cuáles son las ganancias que beneficiarían a Rusia y Qatar? Si se habla en dinero contante y sonante se podría remitir como ejemplo a Sudáfrica 2010. Según el ministro de Turismo, Marthinus van Schalkwyk, el turismo durante el torneo disputado entre junio y julio dejó u$s 519,6 millones.

En realidad, el gran ganador en Sudáfrica fue la FIFA con un beneficio de unos u$s 3.500 millones. Mientras que estima ganar u$s 3.800 millones antes de la pitada inicial de la Copa Mundial en Brasil en 2014. O sea, que si de dólares se hablara, Rusia y Qatar apenas saborearían una pequeña porción de la torta de ingresos netos. La ganacia pasa por mejorar y explotar la imagen del país.

INFRAESTRUCTURA. Además de estadios, Rusia deberá realizar una multimillonaria inversión en mejorar sus atractivos turísticos.

Rusia

Cuando la noticia de que Rusia será la sede en 2018 llegó al mercado moscovita, los precios de las valores comercializados en la Bolsa de Moscú se dispararon. Los inversores anticiparon el aumento en el gasto de infraestructura que tendrá que realizar el Gobierno, y no sólo en los estadios sino en toda la red de transporte público, a lo que hay que sumar hotelería. “No tenemos nada, pero lo construiremos todo”, se llegó a decir en los pasillos de Kremlin. El costo total de la construcción y reforma de los estadios –el torneo requerirá de un programa de construcción masiva de 13 estadios en 11 ciudades– es u$s 3.820 millones.

En hotelería, la FIFA exige 60 mil habitaciones y Rusia garantizó 100.000. Y lo real es que hoy el país brilla por la ausencia de buenos hoteles, en general, y de hoteles de precio económico, en particular. Lo que es seguro es que la cifra que se destinará en invertir en hoteles de tres estrellas, que son los requeridos fundamentalmente por la FIFA, será más que importante.

En cuanto al transporte, su déficit es crónico. El mundial se hará en las principales ciudades del país separadas por largas distancias. Sólo seis de ellas están unidas por ferrocarril. Pero son trenes comunes y no de alta velocidad. ¿Habrá que construirlos? Y la aviación aerocomercial también tiene sus falencias. Moscú centraliza todos los vuelos. Además, deberá haber obras aeroportuarias en al menos 12 ciudades.

Qatar

Es sin duda un país con tradición en organización futbolera en toda la historia de los mundiales. Como experiencia, tiene la organización en 1995 del Mundial Sub 20 y en 2006 de los juegos asiáticos. También recibirá en 2011 la Copa de Asia de fútbol. Su mayor ventaja es que dispone de miles de millones de dólares para armar la Copa del Mundo. Con solo 833.285 habitantes, es el país que ocupa el segundo mayor ingreso mundial per cápita con u$s 119.500, debido a su petróleo y gas.

Se construirán nueve estadios y se renovarán otros tres, lo que costará u$s 3.000 millones. Otro desafío es que nueve canchas serán desmontables porque uno de los pilares del proyecto es la posibilidad de trasladar los estadios a los países en desarrollo una vez que termine el Mundial.

Qatar necesitará, además, invertir en un nuevo aeropuerto internacional y un sistema de transporte público con aire acondicionado. De hecho la remodelación de aeropuerto internacional de Doha se inició hace tres años y demandará mas de u$s 1.100 millones. Su terminacion esta prevista para dentro de cuatro meses.

Video | Los faranónicos estadios que propone Qatar »

10/12/2010

Archivado en: ,