FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

11/12/2010

Ensayan un acuerdo de precios sin la participación de Moreno

El secretario de Comercio no sólo está siendo desairado por la consultoría del FMI para elaborar un índice de precios. Quedó al margen de negociaciones directas con los supermercados.
ATERRIZAJE. La misión del Fondo que asesorará para un IPC nacional llegó el miércoles, encabezada por Robert Rennhack. PERFIL los sorprendió en un reconocimiento de terreno gastronómico en Puerto Madero. El jueves iniciaron la tarea.

Por Matías Barbería

Sin la intervención del “zar de los precios” –el secretario de Comercio, Guillermo Moreno–, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, negocia con el comercio minorista un acuerdo de precios, como parte de los esfuerzos para concretar un “diálogo social” entre empresas y sindicatos para moderar las expectativas inflacionarias en 2011. Las gestiones de Fernández son la otra pata del acuerdo de “salarios y precios” que encabeza el ministro de Planificación, Julio De Vido, conversando con los gremios y las cámaras empresarias para acercar posiciones de cara a las negociaciones paritarias del año próximo.

La ausencia de Moreno en estos acuerdos de precios, con los que se pretende que la inflación no supere los aumentos salariales, es una prenda de paz para los empresarios del comercio minorista, la posibilidad de negociar “con otro tono”, distinto al del belicoso Moreno.

Dos fuentes del sector minorista, y una tercera allegada al Gobierno, confirmaron a PERFIL la oferta a cadenas de supermercados, almacenes y autoservicios chinos de un nuevo canal de negociación para el año que viene.

Ese canal lo está abriendo Aníbal Fernández en la más absoluta de las reservas, extremando los cuidados al pisar un terreno que desde su llegada a la Secretaría de Comercio, en el año 2006, fue exclusivo de Moreno.

Hasta ahora, el pedido de la presidenta Cristina Kirchner a empresarios y sindicalistas para que lleven adelante un “diálogo profundo”, con vistas a coordinar expectativas económicas como el ritmo de aumento de salarios y precios, sólo se concretó en acuerdos de “paz social” en los sectores minero y petrolero, aunque también avanza en el de la construcción.

También, desde el sector empresario, se empezaron a garabatear los primeros números de referencia para las negociaciones paritarias del año que viene: un techo del 20%, con la posibilidad de ajustes en caso de que las subas se desmadren. Pero hasta ahora no se había avanzado con los precios.

El acuerdo. Según empresarios del sector minorista, semanas atrás enviados de Aníbal Fernández se acercaron a distintas cámaras y empresas, con la oferta de sumar “nuevos actores” a las negociaciones por precios, conducidas hasta hoy por Moreno.

A cambio de este canal de diálogo sensato, los supermercados deberían “ayudar” a la armonía entre salarios y precios, manteniendo al menos una parte de la oferta de alimentos y bebidas de sus góndolas con precios congelados. Además, se les está pidiendo “no sumarse a carreras de precios”, en caso de que surjan tensiones en algún bien de la canasta básica.

Aníbal Fernández está haciendo particular hincapié en aquellas áreas del Conurbano y zonas de las grandes ciudades del país con población de menores recursos, en donde se procura que tengan mayor impacto los esfuerzos de los comerciantes para frenar los precios. Para ello, el jefe de Gabinete intenta aceitar sus contactos con intendentes de esos distritos, a quienes conduce el jefe comunal de Florencio Varela y presidente de la Federación Argentina de Municipios (FAM), Julio Pereyra.

Una buena conexión en los barrios le permitirá al Gobierno monitorear en el terreno el respeto del acuerdo de precios que formará parte del acuerdo social.

Con empresarios. En paralelo con estas negociaciones, Moreno mantiene el perfil bajo pero no detiene su actividad.

Como cada viernes, se reunió ayer con empresarios y titulares de cámaras de empresas del sector alimenticio, la carne y el comercio, pero en esta ocasión fue excepcional la cantidad de asistentes, unas ochenta personas, según algunos de los presentes.

Moreno pasó revista a sus preocupaciones habituales: celebró bajas en el precio de la carne, pidió mayores esfuerzos a ese sector, confirmó que mantendrá abiertas las importaciones de alimentos al menos por este año y alentó a los frigoríficos a exportar achuras –como resultado de un acuerdo con China– pero sin desabastecer las carnicerías argentinas.

Combustibles. Ayer, en tanto, trascendieron versiones acerca de que el ministro de Economía, Amado Boudou, había tomado cartas en materia de los precios de combustibles. Según publicó El Cronista, Boudou habría negociado con las empresas petroleras la posibilidad de un aumento pactado para el precio de los combustibles en los surtidores.

* De la redacción de Diario Perfil

11/12/2010

Archivado en:

 

 

Expertos