FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

09/01/2011

Con 28% de pedido de suba salarial, los bancarios golpean el pacto social

Los aceiteros lograron que su sueldos crecieran 26%. Temen que estas dos negociaciones se conviertan en la referencia para las que vienen. La ausencia del Gobierno en el diálogo.

Por Matías Barbería *

Los impulsores del diálogo entre empresarios y sindicalistas tienen la vista puesta en las paritarias del sector bancario, que ya están en marcha. Las expectativas del gremio de alcanzar un aumento salarial de alrededor del 28%, luego de que en la industria aceitera se cerrara con 26%, desaniman a empresarios que se ilusionaban con subas moderadas que no fogonearan el proceso inflacionario, como habían conversado en noviembre con el Gobierno. La semana que viene, los líderes de la Unión Industrial Argentina (UIA) y la CGT se reunirán para tratar de reflotar las conversaciones.

Luego de obtener un plus de fin de año de $ 900, más $ 1.000 mensuales hasta marzo próximo, los bancarios negocian hoy un aumento de entre $ 300 y $ 500 para la categoría más baja, y de alrededor del 28% para el resto, con techo de hasta $ 4 mil. Resta definir cómo se acopla esta fórmula a los $ 1.000 ya acordados.

Empresarios de otros sectores temen que la cifra que finalmente obtengan los bancarios, junto con el 26% conseguido por los aceiteros, pase a ser la referencia para el resto de los convenios.

Durante el año pasado, la mayor parte de los sindicatos obtuvo aumentos de entre 25% y 35%. Los más beneficiados en 2010 fueron los trabajadores de la alimentación y los gastronómicos.

Los aumentos obtenidos en los primeros meses de 2010 quedaron rezagados en comparación con los que lograron quienes negociaron más tarde, y esa disparidad generó presiones para reabrir paritarias.

La UTA, Camioneros y empleados bancarios formaron parte de la lista de los que creyeron verse perjudicados, intentaron reabrir las conversaciones en varias ocasiones y finalmente pelearon y obtuvieron un plus de fin de año.

Según un relevamiento de la Universidad Torcuato Di Tella, la mitad de los argentinos espera una inflación de 30% o superior para los próximos 12 meses. Con semejantes expectativas, es muy difícil que un sindicato acepte un aumento de salario por debajo de esa cifra, si pretende que sus afiliados no pierdan la carrera contra la inflación.

Como explica un reporte de Ecolatina, “si la mayoría de los acuerdos cierran por encima del 30%, el traslado a precios del mayor costo de la mano de obra exacerbará aun más las presiones inflacionarias”.

Los sindicatos saben esto, pero no quieren ser los únicos en pagar los costos. “El dilema es apretar sin estrangular a la gallina de los huevos de oro, que para nosotros es este modelo”, comentó un líder sindical cercano a Moyano y afirmó que, para lograrlo, necesitan del Gobierno.

ENCUENTRO
Los principales interesados en la concreción del “pacto social” parecen ser en estos momentos los empresarios y los sindicatos, que se quejan, consonantes, de la falta de apoyo político por parte del Gobierno.

La semana que viene, el presidente de la UIA, Héctor Méndez, y el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, volverán a reunirse para dar una “imagen de continuidad” al diálogo.

Aunque todavía no tenga fecha, será la segunda reunión en menos de un mes entre los dos principales protagonistas de la mesa de diálogo, y en esta ocasión se hará especial hincapié en el deseo de las partes por contar con la participación del Gobierno.

* De la redacción de Diario Perfil.

9/1/2011

Archivado en: , , , ,