FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

15/01/2011

Brasil desmiente al Central y dice que imprimió los pesos en tiempo récord

Una de las causas de la crisis fue por demoras de la Casa da Moeda, dijo Marcó del Pont. El técnico del BCRA que determina cuántos billetes faltan fue desplazado.
MAQUINITA. Marcó del Pont pidió más ayuda al brasileño Denucci Martins, que la desmintió.

Por Carmen López Imizcoz *

Brasil salió a desmentir la versión del Gobierno argentino de que la escasez de efectivo que aqueja al país se debió a demoras en la impresión de billetes que lleva a cabo la casa de la moneda brasileña.

Según fuentes del BCRA, en diciembre, la Casa da Moeda do Brasil (CMB) incurrió en una demora de dos semanas por sobre lo pautado con la Argentina debido a ajustes técnicos, lo que, sumado a la mayor demanda de efectivo asociada a las fiestas, provocó cuellos de botella en el abastecimiento de billetes.

Sin embargo, la CMB, presidida por Luiz Felipe Denucci Martins, desmintió la explicación de la autoridad monetaria argentina.

“La Casa da Moeda do Brasil produjo, en diciembre de 2010, billetes de $ 100 para el Banco Central de la Argentina, trabajo ejecutado en un tiempo récord de 33 días”, informó el jueves último la imprenta de seguridad del país vecino desde el sitio web oficial.

En diciembre, la CMB cerró otro contrato para fabricar billetes extranjeros: guaraníes para Paraguay, un país que, a diferencia de la Argentina, no posee una imprenta de seguridad estatal.

Además, la capacidad instalada de la CMB es tal que imprimirá 100 millones de gourdes, moneda de Haití, como donación del gobierno brasileño.

El contrato de noviembre para proporcionar 130 millones de billetes de $ 100 al BCRA –que esta semana se extendió a 160 millones– significó el retorno de la CMB al mercado internacional después de 25 años.

Con una inflación de 5,9% en 2010, Brasil ya no necesita emitir tanto dinero, por lo que la CMB diversificó su oferta de productos e invirtió sus utilidades en mejorar y aumentar la capacidad productiva.

Gracias a desembolsos recientes por US$ 166 millones, la CMB puede producir, en dos turnos, 2.800 millones de billetes y, operando al límite, puede llegar a 4 mil millones de billetes anuales. En tanto, la Casa de Moneda de la Argentina sólo puede fabricar 350 millones de billetes al año.

Faltantes. Mientras la presidenta del BCRA, Mercedes Marcó del Pont evita la responsabilidad política de la escasez de billetes y efectúa cambios dentro del organigrama de la autoridad monetaria (ver recuadro), la falta de efectivo sigue sin resolverse por completo.

En el Central, aseguran que “en estos días” están completándose los envíos de los 130 millones de billetes iniciales y que “entre fin de mes y principios de febrero”, arribarán los treinta millones adicionales.

Ayer, la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (Adeba) anunció que continuará con su campaña bautizada “No use efectivo”, que inició en octubre, para promover el uso de los medios de pago electrónico y las plataformas on line de las entidades.

Motivada inicialmente por el aumento de las salideras bancarias, “la tarea de difusión continuará este año para hacer frente a la escasez de billetes que se vive en estos primeros días del año”, expresó Adeba en un comunicado.

“En la mayoría de los casos, las operaciones que se hacen on line no implican ningún costo y representan un ahorro de tiempo y más comodidad para el usuario”, recordó la asociación que preside Jorge Brito.

Las actividades de difusión incluirán la entrega de volantes en las principales ciudades del país y en ferias y exposiciones.

Vale recordar que tras el incremento de las salideras bancarias, el Central obligó a las entidades a no cobrar las transferencias de hasta $ 10 mil, siempre y cuando se realicen a través de cajeros automáticos o e-banking.

*De la redacción de Diario Perfil

15/1/2011

Archivado en: