FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

21/01/2011

Álvaro Uribe: “El capitalismo de América Latina es muy cobarde”

Entevista con el ex presidente de Colombia, sobre la economía y política de Latinoamérica. Por qué considera que el capitalismo ha sido cobarde para sostener políticas de largo plazo.
ÁLVARO URIBE. Ejerció la presidencia de Colombia en dos períodos, entre 2002 y 2010.

Por Lourdes Ubieta *

—¿Cómo definiría al capitalismo de América Latina?

—El capitalistamo es muy cobarde, la iniciativa privada es lo único que a los pueblos les da prosperidad, pero los dirigentes del capitalismo en el mundo han sido muy cobardes a lo largo de la historia. Por eso permitieron que se enseñoriara el comunismo por tantos años. Cuando la cobardía del capitalismo prefiere las utilidades de corto plazo que la vigencia de los principios democráticos, ese capitalismo más temprano que tarde pierde las utilidades y anula la posibilidad de tener nuevas iniciativas empresariales. Siempre preferí los principios democráticos a las utilidades de corto plazo.

—¿Qué punto de encuentro ideológico deben encontrar los países sudamericanos?

—Para estimular a la ciudadanía de todos los países para que trabajemos por lo que no llamo ni izquierda ni derecha sino que democracias modernas. Yo creo que hablar de izquierda o derecha hoy es bastante equivocado cuando se quiere girar al rededor de la regla democrática. Hay gente que le parece popular decir que son de izquierda, pero a la hora de la verdad la gente que se autocalifica de izquierda incurre en las prácticas más odiosas de dictadores de derecha. Eso muestra que no hay razón para hablar de izquierda o derecha. Para hablar bien hay que hablar de democracias modernas. Hay que hablar de las libertades y ahi es fundamental hablar de la iniciativa privada con responsabilidad social. No se puede dejar anulada, entonces esos son los debates electorales que hay que dar.

ENTREVISTA. El ex presidente durante respondiendo preguntas de este reportaje.

—¿Cuál considera que debe ser el principal motor de la inversión?

—Un gran error en América Latina es no asignarle la importancia que requiere a la inversión. No hacer de la inversión una política pública. La inversión del sector privado tiene que ser materia de política pública. Eso nos ha faltado en América Latina, yo procuré en los ocho años de Gobierno [en Colombia] darle un gran impulso a l inversión como política pública esencial. Estoy convencido de que una alta tasa de inversión no hay posibilidad de resolver los problemas sociales. Muchas veces los países tienen una lotería, como el petróleo, entonces hacen inversión social.  Si eso no está sustentato en una alta tasa de creación de riqueza por parte del sector privado, esa inversión social no es sostenible.

—¿Qué país le genera preocupación en este aspecto?

—Una de las preocupaciones que tengo con Venezuela, hermana patria que tanto queremos, es que así tenga ese valiosímo recursos del petróleo, si sigue auyentando al sector privado, sigue anulando la inversión. En el largo plazo las políticas sociales no van a ser sostenibles, no obstante que tenga una gran reserva de petróleo.

—¿Cómo afrontó el diálogo con Venezuela cuando ocupó la presidencia?

—Yo tuve en la mayor parte del tiempo toda la paciencia y el diálogo con el gobierno de Venezuela, inclusive se me criticaba mucho por eso. Llegaban muchos mensajes diciendo que yo estaba en una política de apaciguamiento con el gobierno de Venezuela. Diálogo no me faltó, me sobró. Uno tiene el deber de defender los valores democráticos en los que cree y tiene el deber de defender a sus ciudadanos. Ningún país le perdona a un Gobierno que sabiendo que hay terroristas al otro lado de la frontera n haga nada. Lo que hice fue cumplir el deber, ese cumplimiento tiene muchas críticas.

QUIÉN ES QUIÉN
Álvaro Uribe (abogado, 58 años) se desempeñó como presidente de Colombia en dos períodos entre 2002 y 2010. Su gestión elaboró en “Plan de Seguridad Democrática”, el cual con apoyo de Estados Unidos, desarrolló una lucha militar frontal contra organizaciones guerrilleras y paramilitares que permitió bajar drásticamente la tasa de homicios y secuestros. Sin embargo, recibió numerosas críticas de partidos políticos disidentes y organizaciones sociales sobre violaciones a los derechos humanos. Su gobierno mantuvo una visión crítica de la Venezuela gobernada por Hugo Chávez. Particularmente en 2008 se tensaron los vínculos con Ecuador luego del bombardeo de un campamento de las FARC en territorio extranjero. Al finalizar su mandato se retiró del cargo con un nivel de aprobación cercano al 70%. Su sucedor fue Juan Manuel Santos, quien antes se desempeñó como su ministro de Defensa.

* Periodista de Actualidad 1020 Miami en colaboración especial con FortunaWeb.

21/1/2011

Archivado en: ,