FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

01/02/2011

Por los aumentos, De Vido calificó a Shell de “opositor” y pidió “ir a cargar a YPF”

El Gobierno obligará a la petrolera retrotraer sus precios al 18 de enero y dejar sin efectos los aumentos en combustibles que aplicó este martes. Duros términos para con el presidente de la compañía.
SHELL. Había aumentado los precios de sus combustibles entre 2% y 3,6%.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, y el ministro de Economía, Amado Boudou, mostraron su enojo con la petrolera Shell tras los aumentos en combustible que comenzó a aplicar este martes. “No es la primera vez que Shell hace esto y estamos saliendo muy fuerte a pararlo”, advirtió Boudou y agregó que cualquier alza de precio en este rubro debe ser autorizada por la Secretaría de Comercio Interior. De este modo, la petrolera deberá retrotraer sus precios al 18 de enero.

El gobierno llevó a la petrolera al terreno político. De Vido aseguró este martes en declaraciones radiales que los últimos aumentos de Shell “tienen una clara intencionalidad política” y apuntó que el presidente de la empresa, Juan José Aranguren, “más que un gerente de una compañía extranjera parece un referente de la oposición política”.

ARANGUREN. Presidente de Shell Argentina. (Foto: CEDOC)

El titular de Planificación, en un claro pedido de boitcot contra la firma anglo-holandesa, pidió a los consumidores “ir a cargar a YPF”. Vale recordar que el Gobierno ha presentado 57 querellas penales en los últimos cinco años contra Aranguren y Shell tuvo más de 100 denuncias de Comercio Interior que se tradujeron en multas millonarias.

Este freno que pretende poner el Gobierno a los aumentos de Shell no es el primero: en agosto pasado una medida cautelar obligó a la empresa a retrotraer los precios al 31 de julio.

Shell es la segunda empresa de combustibles de la Argentina con un 15% del mercado; YPF, posee el 57%; mientras que ESSO y Petrobras se reparten el resto del mercado.

1/2/2011

Archivado en: