FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

13/02/2011

La evolución de las importaciones indica que limitarían las de ropa y cosméticos

Primero fueron por los autos, pero la caída del superávit comercial por las mayores compras al exterior llevaron a reducir su flujo por el Gobierno. Los próximos objetivos. Sectores expuestos a la caída del dólar.
Clic para ampliar

Pedro Ylarri *

Si se malacostumbró en los últimos tiempos a las cervezas belgas, whiskies escoceses, el diseño italiano, los cosméticos franceses, al café colombiano o el chocolate suizo, será mejor que se aprovisione de estos productos importados antes que el Gobierno restrinja su ingreso al país. Con las importaciones, que crecieron el doble de rápido que las exportaciones en 2010, el Gobierno intensificó el control en mercados de consumo para intentar frenar la reducción del superávit comercial, uno de los pilares del modelo K.

Como nunca, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, está siguiendo la máxima del ex presidente Néstor Kirchner, según la cual “si sale más que lo que entra, entonces estamos en problemas”; y en coordinación con el Ministerio de Industria, que conduce Débora Giorgi, está sentando a “negociar” a los que más importan para que reduzcan el déficit de cada sector. Medicamentos, indumentaria, valijas y cosméticos, entre otros, serían los próximos objetivos.

Diego Pérez Santisteban, titular de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), lo reconoció cuando fue consultado por PERFIL: “Arrancamos un año muy intenso, con las mismas prácticas de 2010: licencias no automáticas y los ‘valores criterio’, que en la práctica significan tramitación adicional, demoras y mayores costos para importar”. El dirigente proyecta un año “intenso” y “largo” en este sentido, ya que “la producción local está trabajando a full”, con lo que habrá más presión para importar.

La maquinaria agrícola, el sector textil y los autos de alta gama fueron los primeros objetivos del año, y entonces los empresarios comenzaron a ver los números para intentar adelantarse a los nuevos pasos de Moreno y Giorgi. El Gobierno sigue en especial mercados con “fuerte crecimiento en importaciones” y “aquellos que dan déficit en la balanza comercial” (ver infografía), con la intención de “sustituir importaciones y fomentar la industria local”, explicaron a PERFIL fuentes del ministerio de Giorgi. La persecución no alcanzaría a los importados del Mercosur o a los que abastecen a la industria.

Según un análisis de la balanza comercial realizado por PERFIL, los primeros objetivos de Moreno podrían ser: medicamentos, indumentaria, valijas y cosméticos. Los cuatro tienen un fuerte índice de déficit comercial y lideran el ránking de crecimiento de importaciones. La compra al exterior de indumentaria, por ejemplo, creció casi cuatro veces entre 2005 y 2010 (274%) y el déficit fue de U$S 1.014 millones el año pasado. El mercado de bolsos, valijas y equipaje importó en 2010 US$ 141 millones, el triple que los US$ 47 millones de 2005.

La importación de motocicletas y bebidas creció 262% y 227% respectivamente en el último lustro, aunque no registran un fuerte déficit comercial, según datos de la Aduana provistos por Comtrade, la base de datos de la ONU. La mira en los cosméticos y perfumería y en medicamentos también sería inminente. El primer mercado vio crecer la llegada de productos el 197% en cinco años y tuvo un déficit de US$ 55 millones en 2010; y el segundo creció 175% y tuvo un fuerte déficit de US$ 1.109 millones el año pasado. También hubo fuertes aumentos en la compra de confecciones de azúcar, chocolates, café y muebles. Según Pérez Santisteban, “las trabas están ligadas a la necesidad del Gobierno de tener superávit comercial más que a posicionar a los productos locales”, ya que “producto que se produce, producto que se vende”. Sin embargo, la cartera de Giorgi destacó el papel oficial para lograr la sustitución de importaciones.

Por su parte, el economista de Ecolatina Rodrigo Alvarez advirtió que la reducción del superávit no sólo es producto de la mayor importación de artículos de consumo, sino, “en especial, de combustibles”.

En 2010, el superávit comercial ascendió a U$S 12.057 millones, casi U$S 5 mil millones inferior (-29%) al de 2009, en un contexto donde las importaciones (46%) crecieron dos veces más rápido que las exportaciones (23%), según un informe de la consultora EconViews. Para 2011 se espera un superávit comercial aún menor, de US$ 9.700 millones, en un entorno donde las importaciones (14%) volverían a crecer más rápido que las exportaciones (ocho por ciento).

* De la redacción de Diario Perfil

13/2/2011

Archivado en: ,