FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

15/02/2011

10 reglas para que ejecutivos aprendan a cultivar su oratoria

No sólo se trata de tomar decisiones sino de saber comunicarlas de forma adecuada. Conozca las reglas de oro que lo ayudarán a construir un discurso coherente en su empresa.
ORATORIA. Claves para comunicarse con su empresa y clientes.
ORATORIA. Claves para comunicarse con su empresa y clientes.

Para dominar el arte de la retórica son necesarias muchas horas de entrenamiento. Según la revista Horizont, un buen jefe debería construir su discurso oral en torno a las siguientes diez reglas de oro:

1. Repita lo ya repetido
Las repeticiones aumentan la probabilidad de que el contenido central del mensaje termine fijándose en el oyente.

2. Haga comparaciones
Con esto, los directivos refuerzan la claridad y eficacia del mensaje transmitido.

3. Evoque imágenes
Un buen discurso debe estar plagado de imágenes para conectar así mejor con el auditorio. Las imágenes, además, aumentan el nivel de recuerdo del mensaje.

4. Cuente historias
Un jefe con buenas dotes de comunicación oral debe contar historias, historias que hablen de su empresa.

5. Utilice los contrastes
Estos promueven la claridad del mensaje: victoria o derrota, arriba o abajo. La confrontación de ideas opuestas se dibuja mejor en la mente de un auditorio.

6. Apóyese en las cifras
Un número es un dato claro y preciso y refuerza la credibilidad del mensaje y del orador.

7. Pregunte y dirija
Preguntar es en primer lugar dirigir, ya que quien pregunta correctamente dirige. Y en segundo lugar, preguntar es investigar, puesto que quien dirige correctamente pregunta.

8. Use adjetivos comparativos
Un jefe con buena capacidad de oratoria es similar a un dramaturgo. Y, como tal, hace buen uso de los adjetivos comparativos para darle energía al discurso.

9. Conciba nuevos universos retóricos
Para la creación de nuevos universos retóricos es condición sine qua non tener la voluntad de comunicar algo.

10. Gane conocimientos
Saber es poder. Y la oratoria también es poder. Por este motivo, un discurso cimentado en conocimientos sólidos hace más poderoso al que lo comunica.

15/2/2011

Archivado en: