FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

18/03/2011

Persisten diferencias entre el Mercosur y la UE por un TLC

Tras cinco días de negociaciones en Bruselas, los dos bloques no lograron acercar posiciones comerciales. Se aleja la posibilidad de firmar este año un Tratado de Libre Comercio.

Representantes de los países miembros del MERCOSUR y de la Unión Europea concluyeron este viernes en Bruselas la cuarta ronda de negociaciones bilaterales para un tratado de libre comercio sin una fecha precisa para intercambiar las primeras ofertas, por lo que habría naufragado la aspiración inicial de concluir el acuerdo comercial este año.

Luego de cinco días de tratativas a puertas cerradas, la UE y los países de Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) reconocieron a través de un comunicado de prensa que todavía “se debe trabajar intensamente en todas las áreas de negociación” para alcanzar un acuerdo “exhaustivo, equilibrado y ambicioso”.

KRECKLER. Secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales.

Al respecto, el secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales, Luis María Kreckler, admitió que “existen limitaciones” bajo el actual escenario para concretar ofertas de apertura de mercados.

También el secretario de Industria, Eduardo Bianchi, consideró que todavía no están dadas las “condiciones propicias para un futuro intercambio de ofertas”.

Hasta este encuentro, ambas partes mostraban un exultante optimismo en avanzar decididamente hacia un entendimiento, sobre todo de parte de la Unión Europea cuyos negociadores relativizaban las críticas de Francia y el bloque de naciones agrícolas del viejo continente.

Ahora, el próximo encuentro entre los bloques será en Asunción (Paraguay), entre el 2 y 6 de mayo.

ANTECEDENTES
Después de la anterior ronda en Río de Janeiro, los negociadores argentinos concluyeron que para avanzar el Mercosur debía superar el ofrecimiento que hizo hace 6 años, en el que admitía una apertura del 75% de sus mercados, llevándola al orden del 9%.

Y suponían que la Unión Europea debía reducir la canasta de productos que considera sensibles, casi toda del capítulo agrícola y que equivalía al 10% de mercado.

AFP y DyN

18/3/2011

Archivado en: ,

 

 

Expertos