FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

28/03/2011

Fuerte queja de industriales de Brasil por las trabas a 20% de lo que vende a la Argentina

Entrevista con Paulo Skaf, presidente de la Federación de Industrias de San Pablo. "Hay pedidos de compras que comienzan a ser cancelados", dijo el titular de “la UIA brasileña”.
PAULO SKAF. Máximo representante de los industriales brasileños. (Foto: CEDOC)

Por R.B. *

El reciente endurecimiento de las restricciones a las importaciones a través de licencias no automáticas que alcanzan ahora a 600 artículos ya está despertando la ira del principal socio comercial argentino, Brasil.

El presidente de la Federación de Industrias de San Pablo (FIESP) –“la UIA brasileña”–, Paulo Skaf, dialogó con PERFIL respecto del impacto que estas nuevas trabas están teniendo en la industria del gigante del Mercosur, que ya venía golpeada por la apreciación del real. “Nuestras exportaciones pierden espacio en el mercado mundial y la competencia interna con los importados se hace más difícil por el super real”, se quejó Skaf. “Además, la devaluación artificial de la moneda de otros países, principalmente de China, agrava aún más la cuestión y genera una situación de competencia desleal”, agregó.

—¿Cómo marcha el otorgamiento de licencias para las importaciones brasileñas?
—El atraso en la concesión de licencias no automáticas ha sido constante y ha perjudicado de manera significativa nuestro comercio con la Argentina. Por cada licencia librada, otras tantas (antiguas y nuevas) siguen en fila. De esa manera, la situación jamás se normaliza. La reciente decisión de aumentar el número de productos bajo licencias no automáticas elevó a más del 20% el total de las exportaciones brasileñas afectadas. Eso no puede pasar entre socios preferenciales.

—¿Qué sectores industriales brasileños se están viendo más afectados por las restricciones?
—Además de los graves retrasos en las licencias no automáticas, las ventas de alimentos brasileños enfrentan enormes dificultades para obtener los certificados necesarios para su libre circulación en el territorio argentino. Como resultado, los productos están parados en camiones en la frontera o en depósitos en Argentina. Más grave aún, hay pedidos de compras que comienzan a ser cancelados y eso sucede en la época más importante del año para algunos productos, como chocolates.

—¿Van a pedirle a la presidenta Dilma Rousseff que tome represalias?
—La Argentina es un compañero estratégico para Brasil y todo lo que queremos es previsibilidad en el comercio bilateral. Sólo una relación estable y constructiva resultará de interés para los dos países. La Fiesp defiende, por sobre todo, el libre comercio y el cumplimiento de las reglas internacionales.

* De la redacción de Diario Perfil

28/3/2011

Archivado en: ,