FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Negocios

10/05/2011

Quieren prohibir la venta de la cajita feliz

Se trata de una iniciativa kirchnerista que vetaría los menúes hipercalóricos ofrecidos junto con juguetes como incentivo en Capital Federal.
MENÚ. El kirchnerismo porteño quiere regular la venta de comida a niños.

Los menúes infantiles de las cadenas de hamburguesas Mc Donald’s o Burger King, que incluyen un juguete como regalo, no podrían seguir vendiéndose en el distrito porteño si prospera un proyecto de ley presentado por el diputado kirchnerista Juan Cabandié en la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires.

La iniciativa del jefe del bloque kirchnerista propone prohibir “la venta de menús que estén acompañados de objetos de incentivo para consumo en todos los establecimientos expendedores de alimentos y bebidas” porteños.

El borrador sólo exceptúa de la restricción los productos que contengan frutas y verduras, o que no superen el nivel calórico recomendado por los expertos en nutrición. De esto se deduce que el proyecto va dirigido a ofertas de comida rápida, del tipo de los menúes infantiles con juguetes que representan a personajes de películas.

En marzo pasado, la Legislatura porteña ya había sancionado una ley que prohíbe cualquier tipo de anuncio en la vía pública que induzca a niños y a adolescentes a la compra de alimentos procesados hipercalóricos que los tiente con promociones de regalos, descuentos o sorteos.

“Vamos a combatir la comida chatarra que perjudica la salud de los chicos”, se entusiasma Cabandié, quien confía en conseguir los 31 votos necesarios en el recinto para que su proyecto se convierta en ley.

Bajo la idea de promover el hábito de la alimentación saludable desde la niñez, sus asesores se inspiraron en los modelos de San Francisco y Santa Clara, dos ciudades de los Estados Unidos que ya avanzaron con este tipo de restricciones al uso de juguetes como punta de lanza de campañas de marketing de películas y programas de TV que encandilan a los chicos, pero que preocupan a los padres.

En San Francisco, por ejemplo, la ley ya fue aprobada y entra en vigencia en diciembre de este año: para venderse con un juguete, la Cajita Feliz deberá tener menos de 600 calorías y un total de grasas inferior al 35%.

Según confiaron fuentes de McDonald’s, una hamburguesa con queso que viene en la Cajita Feliz tiene 280 calorías y las papas fritas 236. Pero con los aderezos y una bebida cola con azúcar, suman aun más que ese límite.

¿Qué penas establece la ley para aquellos comercios que la inclumplan? Esencialmente, una multa de entre 200 y $2.000, la posibilidad de decomisar la mercadería y la eventual clausura del establecimiento. Consultados al respecto, fuentes de McDonald’s aseguraron desconocer el proyecto.

Redacción FortunaWeb

10/5/2011

Archivado en: , ,

 

 

Expertos