FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Estilo

16/05/2011

Tim Harford: “Me le declaré a mi esposa usando la teoría económica”

El autor de El economista encubierto asegura que hasta las cifras oficiales muestran que la economía argentina está recalentada y tiene una alta inflación.
HARFORD. La economía puede responder preguntas "realmente intresantes".

Por Carmen López Imizcoz *

Hace seis años, cuando salió a la venta el libro Freakonomics (de Steven Levitt y Stephen J. Dubner), los economistas comenzaron a mostrar al público masivo que la teoría en la que se especializan también puede ser útil para entender cuestiones de la vida cotidiana. Seguidor de esta tendencia editorial, Tim Harford, autor del best-seller El economista encubierto. La economía de las pequeñas cosas, columnista del The Financial Times, asegura que “casi todo el comportamiento humano tiene un componente económico”, incluso el amor.

Aún en Londres, Harford, que expondrá en el WOM Marketing Update, un foro de negocios que tendrá lugar este martes y miércoles en la Ciudad de Buenos Aires, defendió su particular punto de vista y consideró que la economía argentina, incluso según las estadísticas oficiales, está recalentada, con alto crecimiento e inflación.

“La Argentina se ha beneficiado de los precios de las materias primas, por lo que el reto es invertir ese excedente sabiamente”, opinó.

—¿Todo comportamiento humano puede ser visto como racional y maximizador de beneficios?
—Sin duda sería ingenuo suponer que las personas son siempre racionales. Casi todo comportamiento conlleva responder, consciente o inconscientemente, a incentivos y asumir soluciones de compromiso. Pero también creo que siempre hay algo más: el modelo de elección racional nunca puede ser la historia completa. En consecuencia, los economistas deben ser humildes y ver en qué pueden contribuir a otras disciplinas y también ver en qué otras disciplinas pueden contribuir a la economía.

—¿El impacto de “Freakonomics” cambió la imagen de los economistas?
—Freakonomics les abrió los ojos a la gente respecto de la posibilidad de que la economía puede responder a preguntas realmente interesantes y poco comunes, por lo que fue muy útil.

—¿Puede el amor ser explicado por los incentivos?
—Los incentivos juegan un rol. Mirando los datos de las “speed dates” y las citas por Internet, observamos que a las mujeres les gusta salir con hombres de altos ingresos, algo que tal vez no es una sorpresa para algunas personas, pero yo prefiero mirar la evidencia en vez de los prejuicios. Los hombres con altos ingresos están en las ciudades. Y resulta que las mujeres jóvenes, en su mayoría, también viven en las ciudades.

—¿Usó la teoría económica en su historia de amor personal?
—Usé una parte de la “teoría de la opción real”, que se refiere al momento en que se toman las decisiones irreversibles, para decidir cuándo declararme a mi esposa. La decisión de declararme era evidente, pero el momento no. Estamos a punto de celebrar el nacimiento de nuestro tercer hijo. ¡Un triunfo para la economía!

* De la redacción de Diario Perfil

16/5/2011

Archivado en:

 

 

Expertos