FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Mercados

21/06/2011

Si Grecia entra en default, ¿cae el Euro?

La economía helena se tambalea, a pesar de que se estudia un nuevo rescate. ¿Qué sucedería con la divisa si Atenas quiebra?
A
A
MANIFESTACIONES. En Atenas para protestar contra el Gobierno.

Por Leandro Dario

El euro está en terapia intensiva, convulsionado por la crisis en Grecia, que ayer aspiraba a escapar a la cesación de pagos de su deuda mediante un nuevo rescate de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que podría ser de 60 mil millones de euros. Aunque la cumbre entre Francia y Alemania tranquilizó a los mercados y el euro se apreció a 1,42 dólares, aún perdura un incierto y sombrío escenario en Atenas. Por el momento, el pacto entre Nicolas Sarkozy y Angela Merkel tan sólo se trató de un respirador artificial para una economía moribunda.

Ante esa situación, Grecia tiene tres caminos: adoptar un mayor ajuste fiscal y continuar recibiendo préstamos, reestructurar su deuda, o abandonar la eurozona y regresar a un tipo de cambio nacional que le dé mayor competitividad a sus exportaciones. Sin embargo, si el gobierno de Giorgios Papandreou emprende la última opción y sale del euro, le asestará un golpe mortal a la moneda común europea.

Es altamente improbable que Grecia abandone la eurozona ya que no sólo debería devaluar, sino que también tendría que restablecer un patrón monetario nacional. Pero si eso ocurre, sin duda el euro sufriría un impacto negativo, probablemente desatando otras reacciones en cadena”, afirmó a PERFIL Roberto Bouzas, profesor de la Universidad de San Andrés. “En el peor escenario, el euro se reduciría a una moneda común entre países europeos más homogéneos. Grecia difícilmente entrará en un default desordenado. Si lo hiciera, sería un fracaso de la unificación monetaria”, completó el director de la Maestría de Relaciones y Negociaciones Internacionales de Flacso.

En consonancia con ese análisis sombrío, el FMI admitió que el “sacrificio” fiscal de Atenas, que implica recortes de 28 mil millones de euros, tendrá un fuerte impacto político y social. “Todos sabíamos que sería un ajuste muy doloroso, pero es fundamental que se encare y que el gobierno griego esté listo para hacer el sacrificio necesario”, dijo el economista jefe y Director de Investigaciones del FMI, Olivier Blanchard.

En su informe “Perspectivas para la economía global”, publicado ayer, el organismo activó nuevas alarmas, al alertar que la crisis de Grecia y los problemas de deuda de Europa podrían cruzar las fronteras de la Unión Monetaria y afectar el crecimiento mundial. Ante ese panorama, la Casa Blanca felicitó ayer la “determinación” con que Papandreou está manejando la crisis. “Saludamos la determinación del gobierno griego para tomar las medidas necesarias y difíciles para llevar a Grecia a través de sus problemas financieros”, dijo Jay Carney, vocero del presidente Barack Obama.

Opiniones

En tanto, Nouriel Roubini, célebre por predecir la crisis financiera de 2008, comparó la crisis helena con lo sucedido en la Argentina en 2001. Según el profesor de la Universidad de Nueva York, Grecia debe “abandonar el euro, volver a una moneda nacional y lograr una depreciación masiva nominal y real”. Sin embargo, el economista cree que la idea de dejar la moneda aún es un tema tabú para la dirigencia europea. “Supondría grandes pérdidas comerciales y de capital en el resto de la eurozona, como sucedió en la Argentina con la pesificación de su deuda en dólares”, consideró Roubini esta semana.

Desde Buenos Aires, Bouzas opinó que “los casos de Argentina y Grecia son comparables por la rigidez que impone un tipo de cambio fijo y por los efectos potenciales de un default o de una quita en el valor de la deuda sobre los balances de los bancos griegos”. Y agregó que la lección que Atenas debe aprender de Argentina es que “frente a una situación de sobre-endeudamiento la mejor cura es el restablecimiento de la solvencia”.

La situación de Grecia, cuyo déficit fiscal es de 10,5%, y su deuda soberana es 1,5 veces mayor que su Producto Bruto Interno (PBI), estremeció a la Unión Europea, ante el temor de que la crisis genere problemas en los mercados internacionales y arrastre a Portugal, Irlanda, Italia y España –los países con más déficit fiscal que fueron bautizados como los Pigs (cerdos)–. Con el objetivo de evitar el default de Atenas, mañana se reunirán en Bruselas los ministros de Finanzas de la Unión Europea, que pugnan no sólo por salvar a la economía de ese país, sino también por proteger al euro y al bloque regional.

Galería de Fotos | Huelga en Atenas »

*De la redacción de Diario Perfil

21/6/2011

Archivado en: ,

 

 

Expertos