FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

26/06/2011

El director de la Cámpora que habla con empresarios para recargar el modelo

Iván Heyn, director estatal en Aluar. Afirma que habrá más capital nacional en las firmas estratégicas y menos subsidios tras las elecciones. Los ejecutivos se ilusionan con que les abra puertas para llegar a Cristina.
0626_ivanheyn
HEYN. Trabaja desde hace meses con un equipo sobre los temas que suele negociar el Ministerio de Planificación.

Por Rodolfo Barros *

Más capital nacional, menos subsidios. Iván Heyn, uno de los jóvenes economistas guardianes del modelo –designado por la presidenta Cristina Kirchner y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, como director por el Estado en Aluar donde se foguea para proyectarse en el próximo gabinete–, se reunió con varios empresarios nacionales con inversiones en energía.

Desde hace meses trabaja sobre los temas que hoy maneja el Ministro de Planificación, Julio De Vido. Es por ello que colegas, militantes y ejecutivos lo ven ocupando un lugar de decisión en la cartera que distribuye obra pública, subsidios y controla a los organismos que deben vigilar a las empresas de servicios públicos.

Heyn habló a los empresarios de profundizar el modelo, ampliando la propiedad de la “burguesía nacional” en las compañías donde hay capital extranjero, de un mayor control sobre las cuentas de las firmas en las que la Anses tiene acciones heredadas de las AFJP para limitar la salida de capitales y de una nueva etapa para ese sector, con precios controlados a base de subsidios, que son los principales culpables de la erosión del superávit comercial.

Las charlas entre Heyn y los empresarios fueron confirmadas por ejecutivos que pidieron estricto off the record y fuentes partidarias del oficialismo que solicitaron lo mismo: “Hay que acordarse de Néstor (Kirchner) cuando decía, ‘el que suena, suena’”, explicó un funcionario que aprecia a Heyn y que coincidió con los empresarios consultados para esta nota en que el diálogo abierto por el también ex director de la Corporación Puerto Madero se produce por varios motivos:

◆ La Presidenta observó que no tiene puentes de diálogo ordenados con los empresarios, que hasta la muerte de Néstor Kirchner tenían aceitado diálogo con el Gobierno.

◆ Heyn, secretario general del think tank K Asociación Económica para el Desarrollo Argentino (Aeda), trabaja con un grupo de siete economistas –entre los que se destaca Matías Kulfas, director del Banco Nación– en una “matriz” para el sector energético. Las reuniones con los empresarios de ese sector alinean tanto la necesidad de abrir puertas de la Presidenta en un segundo mandato como su intensión de, progresivamente, dejar atrás la “etapa de los parches”, personificada por el obediente De Vido.

Heyn cayó bien entre los ejecutivos que lo recibieron. Sonó como música en sus oídos la intención gubernamental de ampliar las alianzas para extender sus posiciones en las compañías. También reconocen que ninguno llega a Cristina con la fluidez que demandan. Es que no logran con Zannini la relación que les facilitaba De Vido cuando el ex presidente vivía. Creen ver en el militante, que les dice que “el modelo está en una etapa de consolidación cultural” y destaca la activa participación del Estado en la economía, un puente a la Presidenta.

Entre los que lo cuidan, admiten que Heyn tiene trato con Cristina Kirchner, pero rechazan que se convierta en un abrepuertas. Funcionarios del ala K y del peronismo coincidieron en que es más probable que Heyn ocupe un puesto técnico en Planificación, como el que conduce Roberto Baratta, que el sillón de ministro, que seguirá en manos patagónicas.

“Venimos de una matriz de simplificar la materia económica heredada de los 90, en donde se pensaba que con políticas cambiarias se resolvían todos los problemas”, puntualizó Heyn en mayo en el seminario “Desempeño del modelo económico: hacia su profundización”. En ese encuentro reiteró: “Los antiguos economistas que formaron parte de este proyecto político no logran entender el modelo económico”.

Ante los ejecutivos insiste: “Tener al Estado participando en los directorios de las empresas es sano porque permite una mejor cooperación entre el sector público, el privado, y coordinar los intereses. Al Estado le conviene que a las empresas les vaya bien porque si les va bien se genera más empleo, más riqueza, mejores salarios, y esto a su vez causa que haya más aportes en el fondo previsional y mejores jubilaciones para todos”.

Heyn, que participa activamente de la campaña de Daniel Filmus, amainó sus visitas a los empresarios hasta que termine la contienda electoral porteña. Entre las energéticas aguardan definiciones. Aseguran que Petrobras desinvertirá en Edesur y Electroingeniería quiere entrar. Pero, además, empresarios de otros sectores lo esperan. Temen no estar en la lista del economista. Es que en la profundización del modelo ven una gobernabilidad que no ofrecen otros.

*De la redacción de Diario Perfil

26/6/2011

Archivado en: , ,

 

 

Expertos