FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

22/07/2011

La intimidad de la asamblea que cerró el acuerdo entre Techint y la ANSES

Exclusivo | Los entretelones de la votación en Siderar que selló el pacto de convivencia al que habían arribado durante la última semana el Estado y la empresa. La crónica y los momentos clave.
ANSES. Van Morlegan y Nissen, al salir de la asamblea, este jueves.

Por Juan Pablo De Santis *

Quedaron atrás los eslóganes críticos sobre “seguridad jurídica” y las referencias oficiales indirectas a “algunos que no quieren distribuir dividendos“. Y también pocas veces un conflicto entre accionistas había impactado tanto en los medios de comunicación.

Durante la Asamblea de Accionistas de Siderar, la ANSES y Techint cerraron un acuerdo de convivencia hacia el interior del directorio de la mayor siderúrgica del país: el conflicto puntualmente fue por dinero (dividendos) y poder (designación de directores estatales).

Techint intentó pulsear con el Gobierno, pero no se dimensionó la fuerza del brazo estatal: debió permitir el ingreso de más directores y terminó repartiendo 3,7 veces más dividendos que los estipulados en la orden del día original.

Negocios son los negocios. Si algo quedó claro en la Asamblea del jueves, es que las diferencias políticas sobre Siderar se dejaron de lado para dar paso a un acuerdo económico.

La antesala

Accionistas y abogados esperaron el inicio de la asamblea en el subsuelo de la torre de Siderar en el barrio de Retiro, al lado del auditorio. A las 15:50 hs bajó las escaleras Daniel Novegil, presidente de la empresa, y saludó con máxima amabilidad María José Van Morlegan, representante del Estado y Gerenta Legal de la ANSES, y su asesor Ricardo Nissen.

La Asamblea estaba convocada para las 15:30 hs, pero se demoró su inicio. Los representantes de la empresa esperaban dentro del auditorio, algunos accionistas caminaban por la antesala tomando café o jugo y la comitiva de la ANSES charlaba en la antesala. Entre todos los asistentes se confirma la versión del acuerdo que se tejió en la semana: “Se aprobarán 1.500 millones en dividendos y [Francisco] Cudos es el tercer director que pondrá la ANSES” y algunos inversores recordaban “La Bolsa cierra a las 5, esperemos, está todo cocinado, las acciones repuntaron”.

El inicio y los protagonistas

Novegil tomó su posición al frente del auditorio y abrió formalmente la Asamblea “para salvar los errores de la anterior”, según rezaba el texto legal. El representante de Ternium (60,94% delas acciones) se sentó a la derecha de la sala y Van Morlegan, a la izquierda. Todas las miradas estaban puestas en qué tenía cada uno para decir.

Cada uno de los accionistas mayoritarios pidió la palabra y dejaron constancia de que la participación en la Asamblea no los hacía desistir de las acciones legales que se habían iniciado mutuamente por la constitucionalidad del DNU 441/11.

Al principio de la orden del día se repasaron los estados contables de Siderar. Van Morlegan pidió la palabra y pidió a la gerenta financiera de la compañía que especifique el monto de las “reservas para futuros dividendos”. Son los $6.455 millones que la ANSES pretendía cobrar. Las preguntas de la apoderada oficial continuaban y pedían más y más detalle de las cuentas.

Allí irrumpió un accionista y, malhumorado, pidió la palabra: “Estoy asombrado de las cosas que pregunta la ANSES, que extraña que no hayan leído el balance. Los analistas económicos que tienen dejan mucho que desear”.

Novegil retomó la palabra, la ANSES se dio por satisfecha por las respuestas y se acordó realizar una Asamblea Extraordinaria antes del 31 de diciembre para debatir sobre “las reservas”. A continuación, se materializó el acuerdo.

VOTO ACUMULATIVO. Al inicio de la reunión, la ANSES reiteró que “venía a ejercer su derecho de voto acumulativo por el 25,97% de las acciones” y no fue legalmente cuestionado. Fue el primera señal de que el pacto previo se materializaría.

Tres meses en cinco minutos

A las 17 horas en punto, el apoderado de Ternium levantó la mano y pidió la palabra: presentó una moción para distribuir dividendos por $1.511,5 millones. Se votó afirmativamente por unanimidad y minutos después Van Morgelan retomaba la palabra para avisar que la ANSES realizaría “todas las acciones para viavilizar el pago”. Es decir, se declararía ante la Justicia por saldada la diferencia que motivó una medida cautelar que frenó el pago de las ganancias.

Luego de tres meses demandas judiciales y conflictos, cinco minutos más tarde, a las 17:05 horas el pago de dividendos había quedado completamente saldado. Fueron minutos de palabras técnicas ágiles y entonadas con el más estricto sentido jurídico.

CONFUSIÓN y RISAS. Durante la lectura formal de distribución de dividendos se consignó $910.000 serían para la Fundación Paolo&Agustín Rocca. Al repasar los montos a asignar, el secretario legal de la Asamble por error leyó “910 millones” en vez de “910 mil”. Comenzaron los murmullos en el auditorio y luego las risas que matizaron al momento. Al final confirmó, “son $910.000, leo bien”. El error involuntario llegó durante la moción que saldaba la cuestión dividendos, uno de los puntos que había sido objeto de una pelea legal.

Los directores

Más tarde llegó el séptimo punto en la orden del día o el origen del conflicto: la Asamblea debió votar por 11 directores titulares y 11 suplentes. Allí Van Morlegan volvió a pedir la palabra y pidió hacer nota que “mi representada (la ANSES) votará acumulativamente por deseo propio y hará uso del derecho acumulativo de voto”. Es decir, buscará imponer tres directores por su tercio de participación en la empresa.

Este era el paso que dejaría las diferencias atrás, no se escuchó ningún comentario. Allí Ternium retomó la posta para consignar a sus ocho postulantes titulares y suplentes, que fueron todos aprobados.

“Pido la palabra, señor Presidente”, dijo Van Morlegan a continuación y postuló al camporista Axel Kicillof, Damián Camacho y Francisco Cudos para ser designados como directores titulares por el Estado.

Inmediatamente, el apoderado de Ternium retomó la palabra y dijo estar “en contra” de los dos primeros nombres, pero a favor de Cudos. Fue sólo un acto simbólico para la constancia del acta. Una y otra vez se repasó con el secretario de la Asamblea la cantidad de votos que ejercería el organismo previsional, se chequeaban datos y sacaban cuentas.

Última decisión

“Señor Presidente, esta discusión es abstracta. La ANSES ejercerá el derecho a voto acumulativo, aunque todos los demás no queramos, igual con su voto basta para designar a sus tres directores”, disparó el representate de un accionista minoritario ante las dilaciones de los números y las cuentas.

Allí se procedió. Van Morlegan votó en nombre de la ANSES e impuso a los tres directores antes resistidos. Unos minutos antes de las 18 hs estaba todo finalizado, sólo restaban algunos formalismos. En total, saldar esta última diferencia demoró tan sólo 22 minutos.

Los últimos dos en hablar durante la asamblea fueron Francisco Cudos (sindicalista de la UOM), que “celebró en nombre de los trabajadores” el acuerdo alcanzado, y Daniel Novegil, que además de clausurar formalmente la Asamblea se permitió recordar con humor que River Plate descendió al Nacional “B”.

Galería de fotos | La asamblea de accionistas de Siderar »

* Editor de FortunaWeb
Twitter @juanpdesantis

22/7/2011

Archivado en: , ,

 

 

Expertos