FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Mercados

02/08/2011

Economía real: ¿Qué preocupa a EE.UU?

El mercado interno sigue sumida en problemas más allá del acuerdo sobre la deuda, que supone ir del estímulo a la austeridad. El acuerdo no aleja al fantasma de la baja en la nota de los bonos.

Así lo apuntaba este martes el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, en declaraciones al programa Good Morning America de la cadena ABC, al decir que no está seguro de que EE.UU. mantenga la calificación AAA -excelente-, que ha hecho de este país la inversión más segura del mundo durante un siglo.

El acuerdo, que promulgará antes de medianoche el presidente Barack Obama, incluye recortes de gastos del Gobierno de entre U$S 2,1 billones y U$S 2,4 billones de dólares durante los próximos diez años.

El impacto en el gasto

Los economistas de JPMorgan Chase y Deutsche Bank Securities han calculado que el impacto de esa disminución en el gasto público no será inmediato y sustancial en la economía, pero sí se sumará a la reducción en el Producto Interior Bruto (PIB) que resultará del final de los programas de estímulo aplicados por el Gobierno y la Reserva Federal.

El paso del estímulo a la austeridad coincide con una desaceleración del crecimiento de los últimos dos años registrado después de la recesión que finalizó a mediados de 2009.

Entre abril y junio, el PBI creció a un ritmo anual del 1,3% después de un incremento de solo el 0,4% en el trimestre anterior.
El desempleo ha vuelto a subir al 9,2% -hay más de 15 millones de desempleados- y ha subido a más de seis meses el período promedio para obtener un nuevo empleo.

EL DATO. Estados Unidos tiene su nivel de endeudamiento más alto desde la Segunda Guerra Mundial. Actualmente es más del 100% de su PBI.

Los legisladores más activos del Tea Party, el ala más derechista del Partido Republicano, que han tenido gran protagonismo en el debate sobre la deuda, insisten en que la fórmula para la reactivación económica es sencilla: recorte del gasto gubernamental y, si no más rebajas, al menos no aumentar los impuestos.

Empleo

Desde hace más de un año en todos los meses hubo una ganancia neta del empleo del sector privado, pero desde mayo de 2010 las diferentes administraciones han eliminado 916.000 empleos, lo cual ha contribuido a la alta tasa de paro y la contracción del gasto de los consumidores, que cayó un 0,2 por ciento en junio, según se conoció este martes.

Es la primera disminución en casi dos años, mientras en el mismo mes los ingresos de los trabajadores aumentaron apenas un 0,1.
Estos últimos datos se añaden al del sector manufacturero, que redujo considerablemente su crecimiento en julio, según el Instituto de Gestión de Suministros (ISM).

El índice que elabora el ISM para medir la actividad de ese sector, difundido ayer, se situó en julio en 50,9 puntos, su nivel más bajo desde el mismo mes de 2009. En junio fue de 55,3 puntos.

Bill Hassiepen, vicepresidente de la firma calificadora Egan Jones, indicó hoy a la cadena NPR de radio que “la economía de EEUU crece muy lentamente y el Gobierno sigue pidiendo prestado demasiado para pagar sus cuentas”. Pese al acuerdo sobre la deuda “las cosas no han cambiado”, añadió. “En el cálculo más optimista Estados Unidos añadirá 830.000 millones de dólares a la deuda en cada uno de los próximos diez años”.

Para Carmen Reinhart, del Instituto Peterson para Economía Internacional, “de ninguna forma el compromiso sobre la deuda disipa la amenaza de una baja en la calificación del crédito” de EEUU.

Obama: “Este compromiso es sólo el primer paso” »
Por Andy Jud, desde Washington

Con Agencias

2/8/2011

Archivado en: ,

 

 

Expertos