FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

04/09/2011

“Habrá nuevas caídas en el precio de las materias primas en los próximos dos o tres años”

Entrevista a Robert Skidelsky. Sobre la crisis mundial agrega: “No creo que la Argentina esté exenta, no me parece que los precios de los alimentos sean particularmente resistentes”.

Por Jorge Fontevecchia *

—En los 70, Nixon dijo: “Ahora todos somos keynesianos”. En 2011, ¿todos volvieron a ser keynesianos otra vez?
—Cuando estalló la crisis mundial, la respuesta fue instintivamente keynesiana. No creo que haya habido demasiada teoría detrás de esa respuesta, pero sí vieron el peligro de que la crisis se transformara en una nueva Gran Depresión. Sabían cuáles habían sido las consecuencias de la última Gran Depresión luego de lo que había pasado en 1929 y 1932, y estaban dispuestos a evitar que volviera a suceder. Entonces crearon paquetes de estímulos de una manera relativamente coordinada durante los primeros doce meses, luego del colapso de Lehman Brothers, y pusieron en recirculación 2,6 trillones de dólares en la economía mundial y eso detuvo el colapso. En ese sentido, estaban actuando de una manera keynesiana. Pero hoy queda muy poco de ese espíritu. Porque creo que no era keynesianismo intelectual, sino instintivo. Los políticos sabían que tenían que frenar la catástrofe y siempre supieron que la única manera de hacerlo era gastar dinero.

—¿Siguen pensando que la economía es un ciencia natural en lugar de social? 
—Temo que los economistas tienden a creer que es una ciencia natural. Y ese es el problema con la economía. Por supuesto que es una ciencia social porque trabaja con el comportamiento de los seres humanos y no con el comportamiento de objetos naturales. De hecho, Keynes dijo que, en la física newtoniana, la manzana cae al suelo, pero que en cuestiones humanas, la manzana diría: “¿Debo caer al suelo? ¿Quiero caer al suelo? ¿Qué tan lejos está el suelo? Quizás quiera quedarme en el árbol”. Esa es la diferencia en el contenido de ambos enfoques.

—¿En el futuro, la mayoría de la humanidad trabajará en servicios y solo una minoría en la producción de bienes?
—Eso va a camino a convertirse en una realidad porque la automatización sigue moviéndose constantemente en el sector de producción, pero no tanto en el sector de servicios. A medida que las sociedades crecen en riqueza, la demanda de todo tipo de servicios aumenta en proporción al empleo. Las sociedades del futuro serán economías basadas en servicios. Y esa es la principal razón por la cual el trabajo ha disminuido tanto como se había pensado cuando se decía: “Todo será hecho por máquinas”. Pero no hemos llegado todavía a tener máquinas que puedan cortarnos el pelo. Igual creo que la gente trabajará menos en las sociedades del futuro y tendrá más tiempo libre.

—Los incrementos en la productividad del sector de servicios son muy inferiores a los del sector de producción porque un operador en un call center tendrá siempre dos manos y una boca. ¿Hay alguna conexión entre la alta tasa de crecimiento de las economías emergentes, basadas principalmente en el sector de producción, y el crecimiento menor de las economías avanzadas basadas en servicios?
—Sí, porque en el sector de producción las tasas de ganancias son más altas. Y, como consecuencia, uno supone que las tasas de crecimiento de las economías emergentes deberán ser mayores porque tienen un espectro mucho más amplio de crecimiento productivo, aunque esta tendencia irá disminuyendo con el paso del tiempo. Esa es la razón por la cual países de rápido crecimiento pueden transformarse en países de crecimiento lento. Hemos observado dicho fenómeno en el caso de Japón. Y también será una realidad tanto para otros países en desarrollo de América latina como para China. ¿Por qué los países en desarrollo crecen hasta dos o tres veces más rápidamente que los países desarrollados? Y la respuesta debe encontrarse en su mayor capital productivo, en su mayor crecimiento productivo potencial. Pero eso disminuirá con el tiempo. Y está bien porque la productividad de una economía de servicios es menor. Además, los empleos de servicios son mucho más aburridos. ¿Puede pensar en un trabajo más aburrido que estar en un call center?

Páginas: 1 2 3 4

Archivado en:

 

 

Expertos