FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Protagonistas

06/10/2011

Desarrollan norma que protege a las empresas ante desastres naturales y financieros

Gacetilla de Prensa| La 25999:2007 es una norma que garantiza la continuidad de negocios ante desastres. Grupo Crescent es la primera consultora que ofrece su certificación a nivel local

Terremotos, tsunamis, atentados terroristas, crisis económicas mundiales o caídas masivas de las bolsas financieras son situaciones de desastre que marcaron los últimos años en diversos países del mundo. Los estudios internacionales indican que sólo sobrevive un 8% del total de las empresas que sufren un accidente natural o de su economía.

Ante este panorama, la consultora en gestión de calidad Grupo Crescent (www.grupocrescent.com.ar) incorporó a su cartera de servicios la certificación de la  norma BS 25999:2007, creada especialmente para ayudar a las empresas a sobreponerse ante contingencias económicas extremas o desastres de la naturaleza.

La norma 25999 intenta incrementar la habilidad de una organización para resistir los impactos de un incidente sin verse afectada, salvaguardando su propio porvenir y el de las partes interesadas en su continuidad tales como accionistas, sociedad, Estado, contratistas, proveedores, etc. Certificar esta norma es una manera de asegurar estabilidad de las compañías.

La gestión de la continuidad del negocio actúa como un plan maestro que la empresa debe seguir al pie de la letra cuando un desastre ocurre. Por ejemplo: quiénes serán los primeros responsables suplentes de cada proceso crítico, quienes los segundos o los terceros; dónde podrá operar la empresa si su sitio de emplazamiento se ve severamente afectado; como se recuperarán los activos de información más críticos; como se protegerá a su personal y bienes; como podrán relocalizarse las operaciones sin sumar acciones más traumáticas a las ya vividas.

El 40% de las empresas no sobrevive a la próxima semana de un desastre de consideradas dimensiones, otro 40% desaparece antes del año y medio y el resto no llega a los cinco años:  “Muchos de nosotros podemos vernos tentados a pensar que acontecimientos como la crisis financiera del 2008, el tsunami Japonés o los ataques terroristas en Nueva York en 2001 son cuestiones aisladas de las cuales estamos a salvo pero ¿pensaría lo mismo una empresa chilena, radicada en Valparaíso, antes del gran terremoto de 2010, o que hubiera pasado si el ataque terrorista a la Embajada de Israel en Buenos Aires o a la AMIA hubiera sido dirigido a empresas de capital multinacional en nuestro país?”, se pregunta Marcelo Carbone,  director de Grupo Crescent.

Esta norma marca una tendencia mundial, ya que hay países europeos que actualmente requieren que las empresas que quieran cotizar públicamente en ellos certifiquen sus planes de continuidad del negocio bajo este estándar.

“La BS 25999, nos muestra un nuevo concepto en seguridad y nos garantiza que pensar y prever desastres potenciales es pensar a favor de la organización, de su gente y de los que dependen directa o indirectamente de ella. Porque de una buena gestión de riesgos se constituirán aquellas empresas en las que más se puede confiar; en tiempos en los que la confianza, la información y el prestigio son los bienes más importantes a proteger”, señala Carbone.

6/10/2011

Archivado en: ,

 

 

Expertos