FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

29/10/2011

Sólo podrán comprarse dólares con aval de la AFIP

Cristina necesita otros US$ 4 mil millones para no sacrificar reservas y abastecer la demanda cambiaria. Cuándo termina la emergencia.
RESTRICCIÓN. A partir del lunes 31 de octubre, las compras de dólares de personas y empresas deberán ser autorizada por la AFIP, que evaluará la capacidad contributiva y el destino de los fondos.
RESTRICCIÓN. A partir del lunes 31 de octubre, las compras de dólares de personas y empresas deberán ser autorizada por la AFIP, que evaluará la capacidad contributiva y el destino de los fondos.
FILTRO. A partir del lunes 31, todas las compras de dólares deberán ser autorizada por la AFIP, que evaluará la capacidad contributiva y el destino de los fondos.

Por Pedro Ylarri *

El Gobierno dispuso ayer que a partir del lunes las compras de dólares por parte de personas y empresas deberá ser autorizada por la AFIP, que evaluará la capacidad contributiva y el destino de los fondos.

El ministro de Economía, Amado Boudou anunció que tanto bancos como casas de cambio deberán cruzar la información en forma inmediata con la AFIP antes de procesar la venta, en lo que es la quinta medida de la seman para frenar la fuga de capitales.

Boudou afirmó que la Resolución 3210, emitida por Economía y la AFIP busca “transparentar” el mercado y negó que restrinja la compra de divisas. Voceros de las entidades bancarias expusieron anoche sus reparos para aplicar la medida en forma inmediata.

El Gobierno buscará inyectar en el mercado de cambios US$ 4 mil millones adicionales para saciar la sed por el dólar, que no menguó tras las elecciones del domingo y por la que lanzó esta semana medidas para incrementar la oferta de la moneda y restringir su demanda.

La pretensión es conseguir US$ 8 mil millones para “aguantar” hasta abril, cuando lleguen los sojadólares, y así reducir la presión sobre el tipo de cambio y la destrucción de reservas del Banco Central.

Entre las medidas que podría tomar el Gobierno para inyectar dólares están liberar la exportación de trigo, fomentar la venta de la soja almacenada en silos y el ingreso al sistema de una parte de los US$ 120 mil millones que las familias tienen en el “colchón”, a través de más subas de tasas o alternativas de blanqueo.

Según los analistas, además, hay otras tres fuentes de dólares: la que tienen los bancos por US$ 7.300 millones inutilizados; la de residentes en el exterior y la que se utiliza para la compra y venta de inmuebles, unos US$ 600 millones por mes, sólo en Capital.

Con una combinación de éstas o nuevas formas “creativas”, el Gobierno espera llevar a la venta unos US$ 4 mil millones que calmen la sed por el dólar y se sumen a una cifra similar que asegura haber conseguido esta semana con las nuevas medidas. En total, el Central debió vender US$ 750 millones esta semana ante una demanda que no cayó.

Batería de medidas

“Necesitamos recuperar US$ 8 mil millones de acá a fin de año”, afirmó un vocero de un ministro del Ejecutivo. Explicó que la lógica fue siempre la misma: evitar el endeudamiento y mantener el tipo de cambio. Por eso, la jefa de Estado no descansó ni un minuto tras la victoria. Ordenó el lunes confeccionar el decreto para obligar a las mineras y petroleras a liquidar sus divisas en el país. Según la consultora ACM, aportarían US$ 2 mil millones.

El miércoles, decretó que las aseguradoras repatrien sus dólares que están afuera, US$ 1.600 millones. Desde el Gobierno, añaden que “irán por todos los negocios que no tienen regulación actualmente”, ya que se busca reforzar el concepto de “blindaje” que el Gobierno repitió en la campaña. “Ella misma es la que controla y supervisa. Asumió un rol similar al que tenía Néstor”, aseguran las fuentes.

Las siguientes dos medidas, el jueves, aumentaron los controles a quienes compran más de US$ 250 mil anuales y obligó a no residentes que adquieran empresas a efectivizar en el país el pago. Todo se complementó con los férreos controles en la City por parte de cuatro agencia estatales. Los US$ 8 mil millones tienen una explicación. Hernán Lacunza, de Empiria Consultores, explica el Gobierno “necesita poner los dólares en el mercado para que no presione al tipo de cambio, al menos hasta que comience la cosecha gruesa”.

Un cálculo conservador, incluye una fuga de capitales por US$ 12.500 millones hasta marzo y el pago del cupón PBI en diciembre por US$ 2.500 millones del lado de la demanda. Respecto de la oferta, el superávit hasta el mismo mes sería de US$ 2 mil millones mientras que el Central estaría dispuesto a inyectar otros US$ 5 mil millones de sus reservas. La diferencia son los US$ 8 mil millones.

Celina Cartamil, socia de SMS, dijo que “tal vez se intente reducir el monto tope de US$ 2 millones por mes”.

* De la redacción del diario Perfil.

29-10-2011

Lea la nota completa en la edición impresa de PERFIL.

Archivado en: , , , , , , , , , , , , ,

 

 

Expertos